EXXON VALDEZ ALASKA

¿QUÉ PASÓ?

  • El 24 de marzo de 1989 el barco petrolero Exxon Valdez encalló en Prince William Sound Alaska derramando 41,600 toneladas de petróleo.
  • El mayor desastre ambiental ecológico de la historia.
  • La compañía y la guardia costera tardaron 15 horas en reaccionar al suceso.
  • El petróleo se expandió por 26,000 km2 de mar y en otros 2,500 km de costa afectando seriamente a la fauna circundante
  • Se calcula que fallecieron 350.000 aves, 3.000 nutrias marinas, 300 focas, 250 águilas calvas, 22 orcas y billones de huevos de salmón y arenque.
  • Exxon Mobil negó su culpa.
  • Posteriormente la compañía aceptó la culpa, sin embargo, sus esfuerzos fueron mínimos y Exxon Mobil pretendió regresar al mercado como si nada hubiera sucedido.
  • Hoy se siguen encontrando restos de petróleo que continúan afectando el ecosistema y generando efectos dañinos
  • Exxon Mobil aún no se hace completamente responsable de la catástrofe y no accede a pagar la compensación completa a los afectados por el derrame.

EXXON MOBIL

ExxonMobil, compañía petrolera estadounidense, fue fundada tras una fusión en 1870 bajo el nombre de Standard Oil, y actualmente está basada en Irvine, Texas. A su vez, es considerada una de las empresas dedicadas a la refinación más grandes del planeta, si no es que la mayor.

Dentro de los negocios que maneja, pueden contarse tres grandes divisiones: Upstream (exploración, explotación, perforación), downstream (refinación, distribución, venta) y químicos.

Dentro de los principios que le rigen hoy en día, la empresa se encuentra completamente comprometida a mantenerse como la mejor y mayor compañía petrolera y petroquímica, por lo que siempre buscan obtener mejores resultados financieros y operativos mientras de adhieren a “altos estándares éticos”, que involucran diversidad en el trabajo, respeto a los derechos humanos y cuidado del medio ambiente, entre otros.

Dado el giro de la compañía, buscar maneras de preservar y ayudar al medio ambiente deben mantenerse siempre como una prioridad. De lo contrario, poseen el poder para generar daños en los ecosistemas que pueden resultar extraordinariamente negativos, como el accidente acaecido el 24 de marzo de 1989 en Alaska.

Exxon Valdez, barco perteneciente a la petrolera, encalló en un arrecife mientras se dirigía a Long Beach, California, lo que provocó que 41 millones de litros de crudo fueran derramados en la costa.

¿La causa? Error humano. ¿Consecuencias? Pérdidas incontables dentro de la flora y fauna marina de Alaska que hasta la fecha, no han podido reponerse.

ExxonMobil afirma haberse responsabilizado de la tragedia, en la cual invirtió más de 4.3 billones de dólares para poder limpiar la zona afectada, incluyendo de las compensaciones, acuerdos y otros gastos.

En 1992 se dio por terminada la limpieza, por lo que ahora la compañía afirma que el ecosistema en Prince William Sound se encuentra saludable y robusto.

Es difícil comprobar que, efectivamente, el lugar haya recuperado el antiguo esplendor que solía poseer, sobre todo dada la naturaleza del agente contaminante. Reportes afirman que sólo 7% del petróleo ha sido retirado, pero ExxonMobil no da señales de preocuparse por lo que considera un capítulo oscuro ya cerrado en su historia de más de 100 años.

Fácil es deslindarse de lo ocurrido diciendo “ya apoyé. No hay más que hacer” como hace esta petrolera. Sin embargo, no sólo la vida de los animales en aquel sitio se vio afectada: Los habitantes que dependían de la misma también vieron consecuencias negativas a sus estilos de vida.

Daños que no se repararán jamás, aún si la compañía afirma que ya están resueltos. Deslindándose del problema limpian su consciencia y se manifiestan como socialmente responsables, pero lo cierto es que hablando desde un punto ético sus acciones ni siquiera son suficientes para resarcir todos los daños sufridos.

.

CONSECUENCIAS:

  • En la misma rueda de prensa, convocada por el 25 aniversario del derrame del Exxon Valdez, habló el pescador Dune Lankard, de la tribu indígena Eyak, quien afirmó que la "forma de vida de pesca salvaje desapareció de la noche a la mañana".
  • El derrame puso en peligro a diez millones de pájaros y aves acuáticas migratorias, nutrias, leones de mar, marsopas, ballenas y peces.
  • Con la falsa idea de que los restos de crudo se dispersaran al cabo de unos años se terminaron las labores y el riesgo tóxico sigue casi igual que cuando el accidente. El daño a la bahía sigue, las organizaciones ecologistas estiman que tan sólo se ha limpiado el 7% del crudo derramado.
  • Alrededor de 350.000 aves, 3.000 nutrias marinas, 300 focas, 250 águilas calvas, 22 orcas y billones de huevos de salmón y arenque. Los daños se extendieron también a la industria pesquera y al turismo en la zona.
  • Actualmente el caso continúa siendo una batalla legal en los tribunales, entre la empresa petrolera más grande del mundo y 32.000 pescadores, propietarios e instituciones locales afectadas. Exxon Mobil aún no asume toda la responsabilidad del accidente y se niega a pagar la compensación completa a quienes sufrieron daños económicos debido al desastre.
  • Mortalidad de los huevos de salmón durante 4 años
  • Multa para Hazelwood de 5,000 MDD. y 1,000 horas de servicio comunitario;La multa se redujo a 4,500 MDD, exxon logró reducir la multa a 2,500 MDD y en el 2008 nuevamente la redujeron a 507 MDD
  • Cambiaron su nombre a “Sea River Mediterranean”

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.