Estrenos y viajes Los ausentes de esta Navidad

El plato típico navideño no es la única regla que se saltan los venezolanos en esta Navidad. Si bien desde hace algún tiempo ha disminuido el interés por comprar prendas de vestir dispuestas a ser estrenadas en Nochebuena y Fin de año, este 2016 esta posibilidad se convirtió en una opción casi inasequible para la familia en su conjunto.

En un recorrido realizado por ENPaís por los mercados de La Hoyada y El Cementerio, especializados en venta de ropa, se constató que los precios por cada pieza se han triplicado en comparación con 2015.

Más límites para vestir a los niños

Es así que, para ataviar a un niño varón, se necesitan mínimo 40 mil bolívares. En La Hoyada, un conjunto de bermuda o pantalón con una franela ronda los 38 mil, sin contar el calzado, que puede superar los 15 mil y alcanzar los 25 mil bolívares. Una braga, que suele ser lo más asequible, tiene un valor de 18 mil.

Mientras que, en El Cementerio, el monto mínimo por unos zapatos casuales no baja de 7 mil, al igual que unos modelos tipo botas pueden llegar a valorizarse en 20 mil bolívares.

En este mercado popular, las franelas de niño tienen un precio de 7 mil a 10 mil bolívares, y las camisas de 10 a 15 mil. Un pantalón ronda los 17 mil, el mismo precio que el más económico para un adulto.

Vestir a una niña tampoco resulta fácil. Un conjunto de franela y falda o short puede superar los 20 mil bolívares y, si se complementa con unas zapatillas, el precio mínimo estaría alrededor de los 40 mil, en La Hoyada. Un vestido, el más económico, podría costar entre 12 y 20 mil bolívares.

Pero en El Cementerio no es mayor el ahorro. Los precios de la vestimenta para niñas suele ser similar a los de los varones.

Adultos sin estrenos

Si un adulto se propone estrenar en las festividades de diciembre, debe pensarlo bien. En La Hoyada, los precios de las franelas de hombres oscilan entre los 8 mil y los 17 mil bolívares, mientras que los suéteres rondan los 20 mil. Un jean, en un rango mínimo, puede tener un valor de 32 mil y llegar incluso a los 50 mil bolívares. Las camisas manga largas no bajan de 40 mil bolívares y las manga corta están en 25 mil aproximadamente. Por otro lado, el calzado puede estar entre 25 mil y 40 mil bolívares.

La ropa femenina resulta igual de costosa que la de los caballeros / Créditos: 2001

En El Cementerio, un pantalón para caballero puede ir de los 17 mil a los 25 mil, y las camisas se pueden encontrar entre 15 y 30 mil bolívares. Por lo tanto, un adulto masculino podría vestirse por completo si dispone de, mínimo, 65 mil bolívares.

Para damas, en La Hoyada hay variedad. Las camisas o blusas pueden costar entre 15 y 30 mil bolívares, mientras que un pantalón de vestir no supera los 12 mil. Un jean ronda los 30 mil y unos zapatos no superan los 40 mil, siendo estos dos elementos los más costosos.

En el otro mercado consultado al sur de la capital, los precios son parecidos a las prendas de vestir para los caballeros. Una dama también debe disponer de 65 mil bolívares, al menos, para vestir de pies a cabeza.

Para quien corre con los gastos de la casa, comprar estrenos para toda la familia significaría emplear casi 200 mil bolívares.

En La Hoyada, los pantalones de dama pueden ir de los 10 mil hasta los 30 mil bolívares / Créditos: Archivo

Boletos por las nubes

Claudia Cetroni es dueña de una agencia de viajes ubicada en Sabana Grande. En exclusiva para ENPaís, indicó que las ventas de su negocio, destinado a la dispensa de pasajes, cayeron un 50% en comparación con 2015. También resaltó que su oferta de boletos para rutas nacionales ha disminuido, pues las aerolíneas han abierto otros destinos internacionales, lo cual resulta más rentable.

Por otro lado, señaló que las aerolíneas están copadas de viajeros, sobre todo en las rutas nacionales, que ya están agotadas. Sin embargo, han reducido su oferta. Como ejemplo, indicó que si el año pasado había 30 vuelos hacia Margarita, en 2016 solo hay 6 o 7. Los itinerarios hacia el exterior aún tienen un 25% de disponibilidad.

En la agencia de viajes que administra, las ganancias se han incrementado debido al 3.000% de aumento en los precios de pasajes, pero esto no ha sido beneficioso a causa de la elevada inflación que arropa al país, señaló Cetroni.

"Se ha reducido la oferta de asientos en los vuelos nacionales porque las aerolíneas han abierto nuevas rutas internacionales y les es más rentable que las nacionales, además de que los precios de las rutas nacionales no han subido y le están generando pérdida a las aerolíneas", explicó Cetroni.

Indicó que los destinos nacionales más solicitados son Porlamar, El Vigía, Santo Domingo, La Fría y Barcelona, mientras que hacia el exterior los más buscados son Madrid (desde Bs. 1.050.000), Buenos Aires (desde Bs. 600.000), Miami (desde Bs. 1.500.000), Panamá y Aruba.

La aerolínea más costosa es Avior y la más económica es Conviasa. Pero las más buscadas son las que se cancelan en bolívares, como Santa Bárbara, Aserca, Laser, Avior y Aeropostal, de acuerdo a la información ofrecida por Cetroni.

Desmovilización por tierra

En un recorrido realizado por el terminal La Bandera, se constató la escasa presencia de usuarios en busca de pasajes para viajar en expresos. Colas cortas fueron la mayor atracción de la principal estación donde confluyen líneas de autobuses de varios lugares del país.

Angie León, usuaria del terminal, aseguró que le parece “bastante fluido” el movimiento de pasajeros. Denunció que mientras que dentro del lugar un pasaje está en 2 mil bolívares, un carro por puesto hacia la misma ruta sale en 7 mil bolívares.

A pesar de que faltan 15 días para el 24 de diciembre, los caraqueños parece que prefieren no viajar / Créditos: José Mayorca

Sobre la facilidad para obtener transporte, lo mismo opinó la usuaria Ariannis Hernández, quien reiteró que logró comprar pasaje con comodidad.

“Fácil es una palabra utópica en Venezuela”, aseguró Luis Chacón, quien se disponía a viajar a Valencia, cuando fue consultado por la dificultad para abordar un transporte, el cual calificó de “precario” y “barato”, luego de tener que cancelar Bs. 900.

Los usuarios aseguraron que hay facilidad para transportarse, aunque las unidades piratas cobran con sobreprecio / Créditos: José Mayorca

Si bien celebrar la Navidad se ha convertido en un viacrucis a causa de la crisis económica que ha afectado a todos los estratos de la sociedad, en Venezuela hasta vestirse, comer y visitar a la familia resulta un lujo imposible de pagar.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.