Loading

El Coro de la EOI de Gijón Un cuento de navidad

Me recuerda facebook que por estas fechas estaría el coro preparando el concierto de Navidad, que desde 2015 ofrece en diferentes escenarios de la ciudad.

¡Madre mía, cuántos ensayos!

Ahora por cuerdas, luego nos juntamos todos... y entre semana, ensayan los que puedan. Quedamos el sábado también. ¡Que no hay tiempo, no llegamos!

Grandes voces, vocecitas, músicos consagrados, entregados, entradas a destiempo, repetimos, armonías, acordes, desacuerdos... Vuelta a empezar, repetir, repetir, repetir.

¡Qué bien suena! ¡Espera! ¡La pronunciación! Grabaciones de las letras. ¡Atención a la fonética! Escuchar, escuchar, escuchar.

¡Y luego la puesta en escena!

Todos los miembros del coro se convierten en verdaderos técnicos de sonido e iluminación, en sastres, modistas, artesanos, floristas, maquilladores, presentadores... ¡Hasta en reposteros para repartir soul cakes entre el público!

A soul cake, a soul cake

Please, good missus, a soul cake

An apple, a pear, a plum or a cherry

Any good thing to make us all merry

Como duendes que se afanan en fabricar la magia de la Navidad, revuelven en desvanes, desempolvan antiguas prendas, ajustan ropa prestada, ...

... fabrican sombreros, se intercambian accesorios y atrezo para completar la indumentaria que los transforme en aquellos carolers de la Inglaterra Victoriana que les gusta emular.

¡El resultado salta a la vista!

¡Aunque transformar a algunos resulte tarea pelín más ardua!

Y al llegar los conciertos, las fechas señaladas, se emocionan al ver a los suyos entre el público: sus familiares, sus amigos, sus compañeros de clase, sus profes.

Todos ellos expectantes, cámara en mano, para no perderse detalle.

Los escenarios han sido muy variados: la EOI, el IES Fernández Vallín, la Colegiata San Juan Bautista en Cimadevilla, el Antiguo Instituto Jovellanos, el Centro Municipal Integrado Pumarín Gijón Sur.

¡Incluso el Teatro Jovellanos!

Este año nada de esto ha sido posible, pero han escrito en algún sitio que volverán.

Mientras tanto, me piden que os diga que seáis felices, que os cuidéis.

¡Nos vemos el año que viene!

¡FELIZ 2021!