LA MODA Y SU IMPACTO EN EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Un nuevo estudio de Greenpeace ha encontrado residuos de varias sustancias químicas peligrosas en ropa fabricada por 20 marcas internacionales de moda. Las sustancias detectadas incluían altos niveles de ftalatos tóxicos en cuatro de los productos y aminas cancerígenas procedentes del uso de colorantes azoicos en otros dos.
También se encontraron nonilfenoles etoxilados (NPE) en 89 de las 141 prendas analizadas, lo que muestra poca diferencia en cuanto a los resultados de la investigación realizada por Greenpeace en 2011 sobre la presencia de estas sustancias en prendas deportivas. Además, se descubrieron muchos tipos distintos de sustancias químicas industriales peligrosas o potencialmente nocivas en varios de los productos analizados.

CASO ZARA

  1. Zara sumó una tercera denuncia por utilizar mano de obra esclava en talleres clandestinos en Argentina y se encuentra en la “lista sucia” de compañías en Brasil.

2. A pesar de que Amancio Ortega acrecentó el valor monetario de su negocio, no lo hizo totalmente en materia de derechos laborales y humanos en los países donde terciariza su proveeduría con costureros que operan en la clandestinidad, en condiciones inadecuadas de trabajo, sin contrato ni seguridad social, por poco dinero y con jornadas de 16 horas, como sucede en Argentina según las tres denuncias que interpuso la Fundación Alameda.

3. En Argentina existen alrededor de tres mil talleres esclavos (principalmente al Sur), donde trabajan 30,000 obreros en pésimas condiciones.

La marca de la empresa española Inditex retiró una camiseta para niños debido a las críticas por su supuesto parecido con el uniforme utilizado por los judíos en los campos de concentración durante el Holocausto. La prenda inspirada en el Western americano, de acuerdo con la firma de ropa, incorpora una imagen de una estrella que se ubica en el mismo lugar donde los nazis forzaban a los judíos a llevar la Estrella de David, según señaló el diario israelí Haaretz. Zara pidió una disculpa tras anunciar la suspensión de la venta de este producto y subrayó su máximo respeto por todas las culturas y religiones.

OTRAS MARCAS

La organización medioambiental Greenpeace ha presentado su último informe 'Trapos sucios'. En él revela que existen vínculos comerciales entre una serie de marcas internacionales de ropa como Adidas, Nike o Li-Ning con dos fabricantes chinos responsables de vertir sustancias químicas peligrosas en importantes ríos de China como el Yangtzé o el Perla.

La investigación estudió la contaminación tóxica del agua en China. Greenpeace ha detectado sustancias químicas en los vertidos de dichas fábricas ubicadas en los deltas de los ríos. También han desvelado que existen relaciones comerciales entre el grupo español Cortefiel y una de estas fábricas, concretamente con la de Youngor.

Esta práctica supone una grave amenaza para la biodiversidad y la salud de las personas. Li Ning, Abercrombie & Fitch, Bauer Hockey, Calvin Klein, Converse, Cortefiel, H&M, Lacoste, Phillips-Van Heusen Corporation y Puma, e incluso marcas chinas como Meters/bonwe y Youngor también engrosan la lista.

Greenpeace identificó vínculos entre un gran número de marcas de ropa incluyendo los gigantes en ropa deportiva, Nike y Adidas, además del minorista de “Moda-Rápida” H&M  y fábricas textiles en China que están desechando químicos peligrosos en nuestros ríos.

Greenpeace sigue investigando los procesos de producción de grandes marcas internacionales de ropa para asegurarse de que el sector textil ya no sea contaminante y se convierta en un sector líder hacia un futuro libre de tóxicos. Las siguientes investigaciones descubrieron sustancias químicas en prendas de vestir con etiquetas de 14 marcas internacionales, prendas que se descomponen en el agua formando tóxicos, químicos que alteran las hormonas. Estos químicos son una seria amenaza a la salud humana y al medio ambiente, envenenando preciadas vías fluviales alrededor del mundo.

PROBLEMA

El agua limpia no sólo es un derecho humano - es el recurso esencial más amenazado mundialmente. A parte de ser un hábitat indispensable para la vida silvestre, las vías fluviales tales como los ríos y lagos suministran un recurso vital para casi toda la vida en la Tierra. Mucha gente depende del agua para beber, el cultivo, y para alimentos tales como el pescado y los mariscos. Sin embargo, la industria abusa de estas vitales fuentes de agua y las utiliza como si fueran alcantarillas privadas.

La industria textil es químicamente intensiva, utilizando una cantidad de diferentes productos químicos para todo, desde la tintura de los tejidos, hasta las impresiones y los acabados. Las aguas residuales de estos procesos, a menudo, son tóxicas y pueden contaminar vías fluviales importantes. Estas peligrosas descargas, pueden afectar negativamente la salud humana, la fauna y el medio ambiente.

SOLUCIÓN

Greenpeace está haciendo un llamado a todas las compañías de ropa a abogar por un futuro libre de tóxicos y a trabajar en conjunto con sus proveedores para eliminar la liberación de sustancias químicas peligrosas a través de sus cadenas de producción y sus productos. Para hacerlo, ellos deben:
  • Diseña un mejor futuro. Adoptar políticas limpias para la compañía y proveedores, pasando de tóxicos a sustancias químicas no peligrosas, con metas de tiempo claras y realistas.
  • Lleva a la “Pasarela” el discurso. Responde de acuerdo a la urgencia de la situación, demostrando acción real y sustancial en el terreno, priorizando los peores químicos y eliminándolos de inmediato.
  • Que la transparencia esté en boga. Dejar la información sobre quiénes son los proveedores al alcance del público, compartir la lista de sustancias restringidas, revelar qué químicos tóxicos están liberando estos proveedores en este viaje hacia un futuro libre de tóxicos. ¡La luz solar es un poderoso desinfectante!

MARCA TENDENCIA

Una vez que se han comprometido, como compañías influyentes, también tienen el poder de catalizar el cambio a través de la ropa deportiva y la industria de la moda, trabajando en colaboración con otros.

Zara y Mango son, junto a otras 14 marcas, “Detox Líderes” debido a sus importantes esfuerzos en la descontaminación de sus procesos productivos y sus productos. Mientras tanto, otras marcas deportivas como Nike y Li-ning se catalogan como los “Greenwashers”, empresas que solo buscan limpiar su imagen sin llevar a cabo acciones creíbles que revelen un verdadero compromiso.

“Las empresas de moda que se han comprometido a eliminar las sustancias tóxicas de sus procesos productivos en los últimos cuatro años de campaña representan aproximadamente el 10% del mercado mundial de la ropa y el calzado, por lo que consideramos que estamos en un momento en el que podemos hablar de un nuevo paradigma en el sector”, ha declarado Yixiu Wu, responsable de Tóxicos de Greenpeace en el Sudeste Asiático. “Ya podemos afirmar que para hacer moda atractiva para todo el mundo no es necesario contaminar”.

La Pasarela Detox evalúa qué han hecho las empresas comprometidas para eliminar los productos químicos peligrosos de sus prendas y procesos de fabricación, y qué medidas se están tomando para que sus proveedores publiquen información sobre la contaminación que provocan con sus vertidos durante la fabricación.

Created By
Mariana Lamuño Sardá (153781), Sandra Paulina Jiménez Porras (154270), Odette Fuentes Machuca (152263), Andres Kuri Grajales (155442), Antonio Rafael Bravo Pacheco (154409), Virgilio Bonilla Vergara (154371), Jose David Hanan Theran (152963), Karla Patricia Cantú Garza (153743), Samira Jimenez Mendoza (154169), Fernando López Sainz (153543) rugarcía
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.