INSOMNIO DÁMASO ALONSO

Para escuchar al poeta y filólogo: ENTREVISTA EN A FONDO DE TVE- Dámaso Alonso (Youtube)

GENERACIÓN DEL 27: DESPUÉS DE LA GUERRA. EXILIO Y ESPAÑA

Federico García Lorca, Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Jorge Guillén, Pedro Salinas, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Dámaso Alonso, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados.

Con la Guerra Civil, Lorca ha muerto (1936) y el resto (excepto Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso y Gerardo Diego) parten al exilio. El grupo se dispersa. Cada uno sigue su camino poético. Les une la creación de una poesía cada vez más humana. En el exilio, Jorge Guillén, modelo de poeta "puro" inicia en 1950 un nuevo rumbo poético con Clamor. Alberti, Cernuda y Salinas cantarán la nostalgia de una patria perdida. En España, la poesía deriva hacia un humanismo angustiado, de tonos existenciales, cuyo mayor ejemplo es Hijos de la ira (1994, segunda edición corregida y aumentada en 1946) obra de Dámaso Alonso en la que se incluye el poema "Insomnio".

ETAPAS DE SU OBRA-

Poesía pura de inspiración juanramoniana está presente en Poemas puros, poemillas de la ciudad (1921).

Poesía desarraigada. Durante la posguerra y conmovido profundamente por la Guerra Civil publica Hijos de la ira (1944) Inspirándose en el procedimiento estilístico del paralelismo progresivo presente en la poesía bíblica de los salmos y en la filosofía existencialista de posguerra, expresa una visión desgarrada de la condición humana utilizando largos versículos y un lenguaje violento que da cabida al léxico vulgar y malsonante. Siguieron a esta obra que abre e inspira la llamada Poesía desarraigada, Hombre y Dios (1955) y Oscura noticia (1959), dos libros líricos de poesía desarraigada y de una religiosidad no ortodoxa. A esta etapa corresponde también su labor filológica.

La poesía desarraigada es la que escribieron los “perdedores” después de la Guerra civil frente a todo el dolor y las muertes sin sentido que habían presenciado. El desarraigo, que apareció como contraposición a la poesía arraigada de los “vencedores”, necesitaba denunciar la realidad que estaban viviendo. Por esa razón, desde su condición de creyente ortodoxo, Dámaso Alonso pide a Dios explicaciones y le pregunta qué sentido han tenido todas estas muertes.

TEMA

Las dudas existenciales que provocan una situación de miseria y sufrimiento.

Dámaso Alonso protesta ante está situación insostenible. El mensaje es este sentimiento de rabia, de decepción ante un Dios que le ha abandonado en un mundo de miseria. Su visión del mundo es de un pesimismo radical y tiene también un tono de protesta.

ESTRUCTURA DE CONTENIDO

La 1ª parte ocupa casi la totalidad del poema. Describe el ambiente de muerte y podredumbre que invade Madrid y toda España, y se pregunta por qué Dios permite tanta desolación.

La 2ª parte se resume en los tres últimos versos, donde el poeta lanza una interrogación retórica a Dios, culpándolo de todo el sufrimiento: "Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre" sobre la estéril injusticia del mundo.

MÉTRICA

El poema consta de una sola estrofa en la que destacan los versos por su longitud (el más corto es alejandrino, el más extenso llega a las cuarenta y ocho sílabas). La rima es libre. El ritmo se logra con las anáforas, los paralelismos y las cesuras, por ejemplo tras la séptima sílaba en los cinco primeros versos. El ritmo lento está calculado para hundir al lector en la ansiedad de la voz del poeta. Todas estas características nos aproximan a la prosa.

FIGURAS LITERARIAS

Las metáforas que tienen lugar durante la noche son siniestras, angustiosas, como la imagen de Madrid llena de “más de un millón de cadáveres” o Madrid como “nicho”. También transmiten esta sensación los sonidos que describe, “oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros o fluir blandamente la luz de la luna”, incluso “la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.” Estas imágenes hacen referencia directa a la guerra civil española, al desasosiego que sintieron aquellos del bando perdedor que sobrevivieron, como Dámaso Alonso.

Personificación: "gemir al huracán" (verso 4).

Anáforas: "Y paso largas horas" (versos 3 ,4 y 6), "por qué" (versos 7 y 8).

- Comparación: "gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente" (versos 4 y 5)

- Interrogaciones retóricas: "Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?" (versos 9 y 10)

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.