ISEF: un instituto que demuestra las falencias en la educación pública

Comienzo de año accidentado

Los sanitarios en malas Condiciones, sumado a los techos y las paredes en pésimo estado, Una tribuna con Riesgo de derrumbe Que Debajo de ella Funcionan Seis aulas y dos baños, hijo algunos adj de los evidentes Problemas Que Presenta el edificio Donde Funciona el Instituto Superior de Educación Física N ° 11 (ISEF).

El ISEF “Abanderado Mariano Grandoli”, es una Institución Educativa de Nivel Superior, de Gestión Pública. Nació en la Ciudad de Rosario en noviembre de 1944, con ya 72 años de antigüedad y de intensa labor educativa al Servicio de la Comunidad.

Esta Casa de Estudios, la más grande y antigua de la Provincia, en su calidad de Instituto Superior de Formación Docente en la Especialidad de Educación Física, es a su vez en su género uno de los Establecimientos Educativos más grandes e importantes del País y Sudamérica, con Acciones y Programas que lo ubican a la vanguardia de los Institutos de Formación Docente.

El 2016 arrancó con la ilusión de que algunos de los problemas que presentaba la institución se solucionen, para no tener que llegar al extremo. Sin embargo, comenzado el año se encontraron con un panorama similar al que había cuando se despidieron del 2015. No había nada distinto, nada mejorado, como esperaban.

"Había una cancha que hacía del año pasado que estaba clausurada por problemas de derrumbe en una tribuna, eso nunca se solucionó. Arrancamos este nuevo ciclo y notamos que estaba igual y hasta peor. A las pocas semanas dieron el cierre definitivo", enfatizó Lucas Tshudy, estudiante de Educación Física en el ISEF, que se encuentra cursando el segundo año, en el turno tarde. Y además uno de los tantos perjudicados por la situación que atraviesa el instituto.

Sin embargo, antes de llegar a este cierre el director del ISEF, Ángel Corvalán, remarcó que desde el instituto se pidió la inspección edilicia porque "se habían detectado problemas con los disyuntores y había una tribuna lindera en malas condiciones", por lo que lo llevó a solicitar una supervisión por parte del área de Infraestructura del Ministerio de Educación.

Son problemas que vienen desde hace ya varios años, pero que fueron empeorando con el paso del tiempo y que finalmente con esas requisas se derivó la clausura preventiva del establecimiento el dos de abril. Dejando a entre 2000 y 3000 alumnos sin cursado, teniendo en cuenta que en el lugar hay tres turnos y se dictan las carreras de profesor de educación física, técnico superior en periodismo deportivo, guardavidas y director técnico de fútbol y fútbol infantil.

"Nos dio bronca el hecho del cierre, pero la mayor impotencia era ¿Por qué no solucionaron el problema antes?", se preguntaba Tshudy muy enojado. Para luego ampliar su posición: "Tuvieron todo el año pasado y todas las vacaciones, y ver que no hicieron nada, eso era la bronca. Tuvieron que esperar a arrancar dos semanas, que no nos habíamos ni acomodado para darle el cierre definitivo".

Las movilizaciones no tardaron en llegar

Eran muchos los alumnos que se habían quedado sin cursado, a pocas semanas de haber comenzado el mismo. Pero eso no era lo que más les molestaba, sino las condiciones con las que se habían encontrado cuando empezó el año lectivo. Las cuales eran muy similares a las del 2015. Por tal motivo decidieron movilizarse, que todos escuchen su pedido, su descontento, alzar sus voces para ver si podían cambiar algo o al menos mejorarlo.

Movilización en el ISEF. Foto: Por un ISEF de verdad

Esta no fue la primera vez que se realizó algo similar, ya que en 2013 los alumnos habían hecho una protesta frente a la Casa de Gobierno para solicitarles el compromiso de mejorar las condiciones edilicias a los funcionarios de Educación.

"Organizamos marchas, movilizaciones, para que se den clases y para que destinen fondos al mantenimiento del edificio", resaltó Luciano Boveri, de 20 años y que cursa el segundo año en la quinta comisión del ISEF, del turno tarde.

A raíz de esta problemática, hubo un grupo de alumnos que decidió involucrarse de lleno en el tema y formar un centro de estudiantes. "Hicimos un grupo en Facebook, muchas personalidades del deporte se sumaron a la causa y a partir de eso se formó lo que es hoy '¡ISEF de verdad!'", declaró Iago Lozano, el presidente de dicho centro y luego aclaró que "un año atrás el instituto había quedado sin centro y nadie se quiso hacer cargo".

Algunas personalidades con el cartel que repartían los alumnos. Foto: Por un ISEF de verdad

Con Lozano a la cabeza comenzaron a contactar a distintos deportistas y les entregaron carteles que decían 'el ISEF quiere clases'. Fueron muchos los que se unieron a esta causa, con el cartel y la foto. La repercusión de la marcha, sumado a las imágenes de las personalidades públicas, fue tan grande que llegó a los medios de comunicación, que, según Lozano, "se mostraron muy interesados en el tema y cubrieron el antes y el después de la movilización".

Algunas personalidades con el cartel que repartían los alumnos. Foto: Por un ISEF de verdad

"La marcha tuvo mucha más gente de la que esperábamos, entre 700 y 800 personas, si bien el número no es muy grande porque el instituto tiene 3000 alumnos, a comparación de movilizaciones que se habían hecho años anteriores fue muy importante", comentó el presidente.

Además, explicó que a través de la marcha lograron dos reuniones en el Ministerio de Educación, en una de las cuales tuvo participación la Ministra, Claudia Balagué. Lozano describe el encuentro como algo muy positivo, en el cual se llegó a un acuerdo, se trabajó en conjunto y destacó: "Los alumnos tuvimos voz dentro de las mismas reuniones, prácticamente los directivos no hablaron, fue toda una movida de los alumnos". Y quiere dejar muy en claro que "fue plenamente una movida de los alumnos" y que contaron "con gran apoyo de algunos del cuerpo directivo y con otros no tanto".

Aquellos que no estaban de acuerdo con la forma del reclamo de los alumnos decidieron dar sus razones y una de ellas fue La subsecretaria de Coordinación Técnica y Legal del ministerio, Daiana Gallo Ambrosis, que explicó que unas horas antes de la manifestación "los especialistas habían terminado de chequear el sistema eléctrico y se había dado un acta en la que había quedado asentado que las instalaciones estaban óptimas". Luego, detalló que hubo un grupo de estudiantes que decidió no ir a la marcha y se los convocó en las aulas para que el ingeniero Héctor Cortadi, quien había chequeado los problemas eléctricos, les explicara a los alumnos el sistema de protección que se había hecho, se reunió con gremios, docentes y estudiantes y les habló, como si les estuviera dando una clase, sobre el funcionamiento de los disyuntores, para llevarles así mayor tranquilidad.

Folleto que se repartía para volver a clases. Foto: Por un ISEF de verdad

Por esta razón la representante ministerial consideró: "Creo que la manifestación fue imprudente y apresurada, porque después del mediodía, tras la charla con el técnico, los estudiantes quedaron conformes".

La vuelta en las mismas condiciones

La rápida reanudación de cursado llamó mucho la atención, ya que sólo habían tenido seis días para solucionar los problemas. Voces que se escuchaban de todos lados, diciendo que el lugar no estaba en condiciones, que no se podía continuar así. Sin embargo, el siete de abril, sin haber transcurrido una semana, el ISEF volvió a retomar las clases.

"Cuando volvimos a las clases había medio ISEF clausurado, dos canchas atrás de una tribuna estaban clausuradas, no se podía pasar, no se podía utilizar. Nos tuvimos que adecuar a lo que pasaba", relató Boveri.

Uno de los principales problemas era de electricidad y cuando se retomó el cursado todo seguía exactamente igual. La mitad del ISEF clausurada por cuestiones de derrumbe y Tshudy enfatizó: "Se siguen usando las aulas que supuestamente son las que peores están y también se usan las que están debajo de esas, entonces no le encuentro la gracia". Además, contó, con un tono que demostraba su descontento por la situación, que "por ahí se corta la luz, entonces si los problemas eran eléctricos no se qué solucionaron ahí".

Por su parte, el presidente del Centro de Estudiantes se animó a ir más allá y opinó: "Con la repercusión que tomó todo se volvieron a las clases a los ponchazos. Todos los problemas que llevaron a clausurar un instituto y a los días se retomaron las clases, me pareció una locura". Lozano fue muy duro y calificó al regreso a clases como un "maquillaje porque el tema había tomado gran repercusión en los medios y el instituto no quería ensuciar su imagen" y agregó que "nada había cambiado" desde aquel dos de abril.

Y ahí volvieron las marchas, las movilizaciones. Los estudiantes cuando escucharon que se iban a reanudar las clases tomaron la decisión de realizar una asamblea ese mismo día a las ocho de la mañana. Lo que pretendían era manifestar que ellos no estaban de acuerdo con el reinicio repentino, ya que no sentían que estuvieran dadas las garantías de seguridad para cursar, al menos, con normalidad. Por esta razón marcharon desde el instituto hasta la sede de Gobernación de calle Santa Fe y Dorrego. Para alzar su voz y reclamar que el retorno a clases sea con las mejoras edilicias correspondientes.

Una vez en el lugar hicieron una clase abierta sobre la calle Santa Fe que incluyó fútbol, tenis, vóley, canciones y coreografías. "Siempre pacíficamente, porque eso nos caracteriza a nosotros por ser una institución de formación docente", aclaró el presidente del Centro de Estudiantes.

Las materias prácticas: en el aula o fuera del instituto

El profesorado de Educación Física fue el más afectado, ya que al no haberse solucionado los problemas edilicios tuvieron que realizar algunas cátedras prácticas en el aula. Sí, en el aula. Fútbol, hockey, handball, básquet. Sin embargo, hay muchos salones que también están clausurados y Tshudy dio un ejemplo y detalló: "Un día de lluvia nos ha pasado de que no dan las aulas porque algunas están clausuradas y hemos tenido que dar clases en las bibliotecas o directamente nos liberaron porque no había dónde darlas".

El ISEF cuenta con una cancha de vóley, una de básquet, una de fútbol, una softball y una de rugby. La afectada era la de handball y pese a todas esas instalaciones, el lugar no alcanzaba y por eso los alumnos debían movilizarse para poder realizar las materias prácticas. Por eso la Municipalidad fue la encargada de ceder instalaciones, dos galpones que tiene La Rural, para que los alumnos vayan a hacer las actividades necesarias. Los estudiantes tenían que hacer cuatro kilómetros y medio para ir a cursar la materia, debido a que ese playón estaba clausurado.

Por su parte, Iago Lozano criticó: "La verdad que las instalaciones para el instituto no alcanzan, son muy pocas". Y a su vez, mencionó que algunas clases tuvieron que hacerlas en el Parque Independencia, que se encuentra frente al ISEF e hizo hincapié en que no tenían ningún resguardo, las hacían en la calle.

Cuando el día no ayuda, los alumnos deben adecuarse a las condiciones que tiene el instituto. Aulas que chorrean, humedad, muchos cursos juntos en un mismo lugar porque no alcanzan los salones. Además, años diferentes, temas diferentes.

"Una vez llovía y nos metieron a todos en un gimnasio a compartir la clase, nosotros en segundo, con un grupo de primero. De por sí te distorsiona todo porque damos diferentes cosas y las condiciones no eran buenas", recordó con bronca Tshudy. "Yo ese día me fui, no entré".

Esta es una de las grandes problemáticas que se presenta a la hora de que los alumnos vayan a cursar, deben depender de si llueve o si no llueve, si hay humedad o no hay humedad, para ver si pueden dar clases con normalidad.

En búsqueda de un nuevo lugar

Todavía no está definido el paso a un edificio propio y en buenas condiciones para el próximo año, ya que a fines de este, se termina el contrato con el Hipódromo. Se empezó a debatir sobre dónde iba a ser el 'futuro ISEF' ya que hay tres proyectos que van a ser presentados para el traslado del instituto, debido a las falencias edilicias que fueron detectadas en las instalaciones.

Por el momento, los lugares que van a ofrecer desde el Ministerio de Educación provincial son el predio del ex Batallón de Comunicaciones 121 (ubicado en Ayacucho y Lamadrid), y otros dos que no fueron especificados.

Luciano Boveri contó que en junio tuvieron que votar a donde iba a ir el ISEF y nombró otro lugar, que se sitúa en Godoy y Lagos, además de Ayacucho al 5000. "Casi todos votamos para hacerlo en Godoy y Lagos porque es más cerca de donde estamos ahora", contó.

Gustavo Teres, representante de la Asociación de Magisterio de Santa Fe (AMSAFE), fue muy directo y expuso: "Tenemos derecho a tener un edificio propio, pero también tenemos derecho a aprender en condiciones mínimas hasta que ese edificio se resuelva". Para luego dejar en claro que "hoy las condiciones de aprendizaje y enseñanza del instituto son pésimas" y "el gobierno tiene que actuar rápidamente para empezar a resolver la situación".

Y finalmente un día.. se habilitó

Después de tanta espera y de tantas idas y vueltas, los alumnos llegaron al ISEF y se encontraron con que el playón principal estaba disponible para usarse, ya que habían arreglado la tribuna. "La aseguraron de un fin de semana para otro, un viernes nos fuimos con que no se podía usar y el lunes cuando volvimos, nos dijeron que la habían asegurado y se podía utilizar", declaró muy poco confiado Leandro Barrera, estudiante de Educación Física, que se encuentra cursando el tercer año de la carrera. Sin embargo, según Barrera "no hubo cambios" y aclaró: "Capaz la reforzaron pero no es visible".

Tribuna asegurada. Foto: Belén Alegre

Por su parte, el Presidente del Centro de Estudiantes amplió: "El arreglo que se hizo en la tribuna fue en la parte superior del techo, lo arquitectónico, lo estructural, no se puede tocar porque eso fue declarado Patrimonio Histórico de la Ciudad". Por lo que dejó en claro que por esta razón sólo se "restauró para que pueda ser utilizado nuevamente y que no se iba a modernizar el sector ni nada por el estilo".

Tribuna y playón asegurados. Foto: Belén Alegre

Para ser más detallista Iago Lozano describió: "Sinceramente los arreglos del techo no se ven porque fueron hechos por encima y salvo que sobrevueles el instituto con un helicóptero uno no puede ver esas cosas". Y aclaró que ellos estudian educación física, "arquitectura se da en otro lado" y suponen que la gente del Ministerio de Educación que fue a supervisar los arreglos es "gente capacitada para realizar ese trabajo". "Nosotros más que confiar en ellos no podemos hacer", comentó.

Sin embargo, recordó que en el momento en el que vieron que las cosas estaban fallando, que los problemas edilicios persistían, que había peligro de derrumbe, problemas de electricidad, entre otras cosas, hicieron nuevamente un reclamo y solicitaron el arreglo. Lozano definió como "muy importante" a la habilitación de la tribuna y aclaró que "si bien en la apariencia no hay muchos cambios", es relevante que se haya podido volver a utilizar ese sector.

Mancha de humedad que persiste en la tribuna. Foto: Belén Alegre

Los problemas en el ISEF datan desde ya aproximadamente cuatro años, aunque de a poco se van arreglando los alumnos cada año presentan una queja distinta, dejando en claro que nunca terminan de solucionarse por completo dichas complicaciones. La educación pública parece retroceder cada vez más, los problemas edilicios dificultan que los alumnos vayan a estudiar con tranquilidad. La falta de presupuesto en los institutos y las escuelas, los sueldos a los docentes y las desastrosas condiciones edilicias, son las premisas del Estado provincial en materia de educación.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.