Destino Fatal El estilo de administración actual

Por: Iria Rodríguez Suárez / Diciembre 2016

Tres billones de búsquedas en Google al día, más de 1600 millones de usuarios en Facebook, el dramático cambio climático (habrá que explicarle a Trump), crisis sociales en todo el mundo, pluriculturalidad, igualdad de género y libertad sexual son solo un reflejo de nuestra sociedad actual. Todo está cambiando a velocidades vertiginosas y el mando lo tienen hoy las empresas que van de la mano con los avances tecnológicos. Estas empresas han aprendido la clave del desarrollo y es la visión sistémica.

Empresas como Google, Apple, Toyota (una de mis favoritas) han aprendido a manejar el cambio y a estar conscientes de los movimientos y necesidades de su sistema para adaptarse a ellos y ofrecer productos, servicios y procesos adecuados a las necesidades de sus stakeholders.

Por el contrario, tenemos casos como Kodak que siendo la empresa líder en cuanto a la fotografía fue desplazada al no apostar por las cámaras digitales, al no adaptarse a los cambios en su sistema.

Cualquier idea de negocio que asegurará el éxito en el siglo XX asegurará el fracaso en el siglo XXI. La forma de trabajar, de comunicarse, de administrar los recursos y cuidar el impacto de nuestros procesos está cambiando cada día. Los cambios sociales son una constante también, estamos viviendo una revolución de género que cambia en gran parte la tendencia de consumo, estamos en medio de una crisis entre la tecnología y el naturalismo y aún no es claro que ideología tendrá la estafeta en el futuro, estamos a la deriva de las tendencias en los cambios naturales y sociales.

Existen científicos que marcan una tendencia mayormente tecnológica y otros que se oponen completamente a su visión y que aseguran que la naturaleza nos dará una sacudida tal que nos llevará a un regresar a lo básico.

La realidad es que no tenemos claro que es lo que le depara a nuestra sociedad en un futuro cercano. Ciertamente vemos que los cambios vienen con mucha más fuerza y rapidez. La única constante es el cambio y aquellas empresas que no generen un aprendizaje continuo y capacidad de adaptación en cada una de sus células, no logrará resistir.

Ya desde 1994, Peter Drucker nos hablaba de las empresas inteligentes, que describe como aquellas estructuradas como un todo y que muestran capacidad para cambiar su esencia y adaptarse a las necesidades del ambiente generando un constante impacto positivo en su sistema.

Hoy tenemos claro que solo las organizaciones inteligentes son las que podrán ser capaces de adaptarse a los cambios, diversificar o especializar sus productos de acuerdo a las cambiantes necesidades del sistema. Una visión sistémica hoy, es clave para estar atentos a los cambios que están ocurriendo, conocer las tendencias y tener un preciso análisis de la información nos llevará a un aprendizaje y adaptación como empresas que nos permita no solo subsistir si no generar un impacto trascendente en la sociedad.

La administración actual en México llevará a las empresas en picada o por lo menos lo facilita. El recurso humano, la parte medular de las organizaciones está cambiando. Los stakeholders demandan co-creación de las estrategias y un impacto social positivo que dé a las empresas un sentido más humano y con un enfoque más social que económico.

Kaplan y Norton hablan de “El cuadro de mando integral” y proponen que la estrategia organizacional debe manejar cuatro enfoques integrados:

  • Financiero: La estrategia debe contemplar los cambios financieros y las tendencias económicas mundiales para asegurar su permanencia y competitividad en el sistema.
  • Clientes: El conocer al cliente ya no es suficiente, las empresas exitosas deberán involucrar no solo a los clientes si no a los proveedores y clientes internos en la generación de sus estrategias.
  • Proceso interno: Estandarización flexible de procesos que asegure la calidad de los mismos pero permita al mismo tiempo el empoderamiento y mejora continua de las personas involucradas para ajustarlo de acuerdo a las necesidades de todos los stakeholders.
  • Aprendizaje y crecimiento: Una cultura de aprendizaje continua, de desarrollo del personal de manera integral, compromiso con el capital humano y un enfoque kaizen en la cultura organizacional aseguran la estabilidad y desarrollo de los grandes negocios.

Solo generando un cambio en el sistema de administración de las empresas mexicanas, para hacerlas más adaptables, flexibles y atentas a las necesidades, (no solo de sus clientes si no de su personal, proveedores, etc.) es que podrán subirse al tren de los 300 kilómetros por hora con destino final:

Éxito y desarrollo sustentable.

Y tú, ¿Estás listo para subirte?

Todos los Derechos Reservados © México, 2014 | Iria F. Rodríguez Suárez
Created By
Coaching Alto Nivel
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.