Reporte Escucha Creativa Cecrea Coyhaique, mayo 2017

¿Cómo fue la experiencia de niños, niñas y jóvenes (NNJ) en los laboratorios del primer ciclo programático 2017 de Cecrea Coyhaique? ¿Cómo creen ellos/as que podría mejorar la programación? Con estas preguntas en mente, Cecrea Coyhaique realizó su primera Escucha Creativa del año.

La experiencia se enmarcó en la Semana de la Educación Artística. Por ello, los participantes compartieron, previo a la actividad, un circuito cultural por las casas patrimoniales de la ciudad, para reconocer y valorar su patrimonio.

Una Escucha Creativa es una metodología participativa, lúdica y de consulta que busca recopilar información para la constante retroalimentación del programa, y la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a niños, niñas y jóvenes (NNJ) que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de los NNJ a participar y ser escuchados.

En Coyhaique, la Escucha Creativa se realizó el 18 de mayo de 2017, en las dependencias del Cecrea.

Objetivo

Escuchar las opiniones y emociones de niños, niñas, jóvenes sobre las experiencias vividas en Cecrea Coyhaique, durante el primer ciclo programático del año 2017, y proyectar futuros laboratorios para el próximo ciclo programático, por medio de metodologías participativas que fomentan el desbloqueo creativo, la participación y el diálogo.

¿Quiénes participaron?

21 niños, niñas y jóvenes (NNJ) de 8 a 16 años.

Los participantes eran del segundo medio del Liceo Josefina Aguirre; de tercero básico de la Escuela Pedro Quintana Mansilla y un grupo de estudiantes de la Escuela España.

+ 4 facilitadores del equipo Cecrea + 3 observadores + 1 audiovisual

¿Qué hicimos?

Almuerzo

Los participantes compartieron un almuerzo en dependencias del Cecrea como transición entre el circuito cultural y la Escucha Creativa.

Luego, se invitó a los participantes a crear de forma libre una etiqueta con una adivinanza para desafiar a los demás a descubrir su nombre. Esto buscaba activar la creatividad, familiarizarnos unos con otros y romper el hielo.

Primer momento: la recepción

Luego del almuerzo hubo un espacio de juego libre, para posteriormente encontrarnos todos/as los/as participantes, dar la bienvenida y explicar el sentido de la Escucha Creativa.

¿Por qué creen que los invitamos hoy aquí? Preguntamos. Esto nos dijeron:

Somos los que nos portamos bien.
Por el día de la cultura
Colaboramos y hacemos caso a la profe.
Venimos a compartir.
Para celebrar.
Para compartir con los compañeros que no han venido al Cecrea.

En sus respuestas se denotan dos dimensiones. Por un lado, una desinformación sobre los objetivos de la jornada; y por otro, una percepción positiva sobre venir a Cecrea, pues reconocen la instancia como una especie de “recompensa o refuerzo positivo”.

Segundo momento: activación de recuerdos

Posteriormente invitamos a los participantes a activar sus recuerdos. Nos reunimos todos/as y a partir de la proyección de una serie de fotografías de las actividades realizadas en Cecrea Coyhaique, los invitamos a hacer memoria. Los niños, niñas y jóvenes tuvieron la posibilidad de dar cuenta de sus emociones, recuerdos y acciones que pudieron vivenciar en sus experiencias Cecrea.

Los niños, niñas y jóvenes se sorprendieron en la medida que se reconocieron en las fotografías. Se nombraron y mencionaron a sus compañeros cuando se veían. Sus expresiones eran de alegría y entusiasmo cuando recordaban lo vivido.

¡Mi foto! Ahí estaba yo haciendo manualidades.
¡La Coni! Estaba buscando cosas para hacer un dibujo.
Estábamos haciendo un diario de emociones.
Estábamos plantando, haciendo maceteros para decorarlos.
Me gustó venir al Cecrea y que fueran a mi escuela.
Me gustaron todas las actividades.

Frente a la pregunta qué prefieren, si venir al Cecrea o que el Cecrea vaya a la escuela, hay casi una respuesta unánime de “venir al Cecrea” .

“Me gustó conocer compañeros de otras escuelas cuando vine al Cecrea”

Tercer momento: el cahuín ciudadano

Con la intención de invitarlos a dialogar convocamos luego a los participantes a inscribirse en uno de los tres grupos de trabajo: identidad, educación y derechos. Cada uno de ellos rotaría luego de 20 minutos para que todos los participantes tuvieran la posibilidad de participar en las tres temáticas.

En cada uno de los grupos se realizaron distintas acciones para profundizar en las reflexiones. La rotación de los grupos permitía que se fuera construyendo a partir de lo que el grupo anterior había propuesto.

Grupo 1: Identidad

Se invitó a los participantes a plasmar, a partir de la experimentación con distintas materialidades, qué es lo que más les gustaba y lo que menos les gustaba de vivir en la ciudad de Coyhaique, así como compartir con el grupo la forma en que habitaban su ciudad.

El primer grupo que transitó por este tema, -todos de una escuela especial-, para expresar lo que les gustaba de la ciudad, dibujó en su mayoría elementos asociados a la naturaleza (tulipanes, pasto, flores, uvas). La quinta niña participante construyó con una botella plástica y masking tape una montaña. “Mi montaña es azul”, dijo. Durante todo el proceso estuvo muy concentrada fabricando su montaña. No alcanzó a terminarla cuando participó por primera vez en el grupo, pero se mostró contenta cuando pudo volver para terminarla.

Fue difícil incentivar el diálogo. Los participantes demostraban sentirse más cómodos con la experimentación manual que con la palabra. Fue a través del dibujo que percibimos su mayor interés por la naturaleza.

El segundo grupo -integrado especialmente por estudiantes de enseñanza media- decidió no utilizar materiales para hacer actividades plásticas, y así expresar lo que más y lo que menos les gustaba de su ciudad. Optaron por tomar mate, comer galletas y conversar.

Varios de los participantes no eran de Coyhaique y vivían en residencias. Este dato es relevante pues decían que es difícil la adaptación, pero hay más independencia y madurez. Asimismo, aunque aseguran que los amigos se convierten en la familia, esta última “no se reemplaza”.

Los participantes del tercer grupo decidieron utilizar los materiales disponibles pero principalmente escribieron en el papelógrafo con plumones de diferentes colores.

Esto fue lo que nos dijeron:

¿Qué me gusta y qué no me gusta de mi ciudad?

No me gusta el ambiente. Es muy ciudad.
No hay mucho que hacer después del colegio.
Me gusta la naturaleza y los senderos.
Hay mucha contaminación y duele la cabeza

¿Qué me gusta hacer en mi tiempo libre?

Leer.
Cantar.
Ir a talleres para que pase el tiempo, como teatro u orquesta.
Pintar.
Gastronomía.
Astronomía.
Hacer manualidades.
Hacer deportes.
Escuchar música con mis parlantes.
Salir con mis amigos.
Estar en contacto con la naturaleza.

Educación

En esta mesa, se abrió con cada grupo una conversación respecto a las impresiones e ideas que los NNJ tenían sobre la temática de la educación: ¿cómo sería una educación ideal?, ¿cuál sería el rol de los adultos?, ¿qué carencias identificas en este ámbito?, ¿cómo Cecrea puede contribuir en este aspecto de sus vidas?, ¿qué diferencias o semejanzas ven entre Cecrea y la escuela?

¿Qué es para ti una educación ideal?

Participativa.
Libre.
Debe haber tolerancia para todos.
Tiene que ser gratuita.
Debe generar pasión por aprender.
Nos debe permitir ser más inteligentes y alguien en la vida.
Deberíamos aprender haciendo cosas que sirvan como cocinar o construir.
Tiene que ser más entretenida.
Me gustaría poder bailar y cantar.

¿Qué diferencias ven entre el Cecrea y la escuela?

En la escuela hacemos tareas, en Cecrea no.
En Cecrea podemos jugar con muchos materiales, en la escuela hay pocos.
Cecrea es un espacio más cercano. Me gustaría poder venir con mi mascota.

Derechos

En esta mesa se mostraron algunos de los los derechos que promueve Cecrea:

  1. A descansar y jugar.
  2. A disfrutar de la naturaleza.
  3. A imaginar y crear.
  4. A participar de decisiones que me afectan.
  5. A ser escuchado.
  6. A aprender.
  7. A reunirse con amigos.

Los NNs participantes debían indicar el o los derechos que sintieron más respetados en Cecrea y aquellos que les gustaría gozar más en sus experiencias creativas futuras.

Luego, todos los participantes plasmaron en una lira el derecho que les parecía más importante compartir con los demás en el Consejo -momento final de la Escucha- y una imagen que vinculaban a su experiencia en Cecrea.

Consejo

Para este momento de la Escucha, cada NNJ retornó a su grupo original y con el resto de su grupo, ideó la mejor manera de presentar una síntesis de toda la información recopilada en la jornada.

En la lira de la mesa de derechos, los NNJ representantes rescataron tres derechos que consideraban esenciales a la experiencia Cecrea, tanto en su vivencia durante visitas previas como en sus expectativas de lo que está por venir: derecho al juego, a ser escuchados y a la naturaleza.

En el grupo de identidad los participantes dieron cuenta de sus gustos e intereses, y las problemáticas que identificaron en su vida cotidiana, las que también deseaban que se vieran recogidos en futuros ciclos programáticos de Cecrea.

¿Qué proponemos a Cecrea?

Hacer manualidades.
Cantar y tocar instrumentos musicales.
Hacer historietas.
Maquillaje.
Reciclar cosas.
Trabajar con tierra. Plantar.
Gastronomía.

El grupo de Educación, a través de una representación teatral con música, destacó el rol que tenían en la formación instancias educativas fuera de la escuela, entre las cuales, se encontraba Cecrea. Plantearon entonces, el desafío de potenciar el Centro como un núcleo educativo desde donde nos podemos aproximar al conocimiento desde otro lugar.

Al finalizar la presentación dijeron:

La educación es ser libres. Uno aprende en muchas partes no sólo en el liceo: en la calle, con los amigos, la familia. Uno tiene derecho a disfrutar y hacer lo que uno quiera si tiene la edad (risas al cierre).

Conclusiones de lo escuchado

Características de las experiencias Cecrea

  • En el momento de la recepción inicial se percibe que los participantes desconocen los objetivos del proceso. Es importante promover el derecho a la información de los niños, niñas y jóvenes, como condición de posibilidad de cualquier proceso participativo. Para la próxima Escucha por ejemplo, se podría diseñar una invitación donde se explique el sentido del proceso, y al mismo tiempo, utilizar un momento inicial, a partir de dinámicas, para comprender el sentido de participar.
  • No todos los participantes, especialmente los de la escuela especial, se sentían cómodos expresando a través de la palabra. Es muy importante considerar en las distintas instancias de participación otros modos de expresión y problematización de la realidad, donde el arte juega un rol clave en este sentido.
  • Los participantes aprecian el poder vivir la experiencia Cecrea tanto dentro como fuera de su escuela. Dentro de esta última, es una posibilidad de romper con la rutina; asimismo, trasladarse al Centro brinda la posibilidad de compartir en un espacio diferente, más libre y distendido.
  • Se demostró interés por que Cecrea ofrezca actividades fuera de la jornada escolar a las que se pudiera acceder voluntariamente puesto que los participantes reconocían que no había una gran oferta de actividades extraprogramáticas en la ciudad.
  • Se observó que la continuidad en la experiencia Cecrea es fundamental para que los NNJ puedan experimentar el modelo en mayor plenitud. Los participantes de la Escucha pertenecían a cursos y escuelas que tuvieron numerosas oportunidades de visitar el Centro, lo que se tradujo en una mayor apropiación del espacio, una visión más crítica respecto de lo que deseaban que allí ocurriese y mayores expectativas y desafíos para el futuro.

Sobre las relaciones de convivencia

  • Algunos participantes indicaron que dentro de Cecrea, a pesar de participar con todo el curso, las relaciones entre compañeros y compañeras, así como de los NNJ con los adultos, mejoraban respecto a la escuela. Había menos conflictos o bien estos se solucionaban más fácilmente, había mayor cooperación entre pares y mayores posibilidades de participar y decidir libremente. Respecto a la relación con los adultos, se observó una mayor horizontalidad y fluidez en la comunicación, cercanía y confianza, lo que permitió que cada NNJ pudiese expresar su opinión en libertad, todo en un marco de buen trato y diversión.
  • Las distancias y los accesos entre ciudades de la región genera que, tal como mencionaban los participantes, muchos jóvenes deban vivir en residencias en Coyhaique. Esto se convierte en una oportunidad para Cecrea, pues el espacio puede ser el lugar de encuentro para los jóvenes que viven esta situación. Nos gustaría “ir a un lugar después del colegio pero no hay opciones”, “me gusta ir a talleres para que pase el tiempo”, dijeron algunos de ellos. Cecrea entonces, con su programación, puede contribuir en esta línea, aportando al bienestar de jóvenes que viven lejos de sus familias.
  • Otra oportunidad que tiene el programa es fortalecer los espacios de diálogo y encuentro de la diversidad de niños, niñas y jóvenes de la ciudad. Promover la opinión crítica y la concepción de ciudadanía son oportunidades que se vislumbran a partir de la motivación de los participantes por participar y expresar sus ideas.

Sobre ideas para la programación

  • Entre los intereses expresados para futuros períodos programáticos, fueron recurrentes las actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza, deportes, cocina (repostería), karaoke y baile. Este interés se relaciona probablemente con que en la escuela están mucho tiempo al interior. En general, los NNJ sentían que se debía aprovechar la cercanía que los habitantes de la región tenemos con la naturaleza.
  • Se observa un fuerte interés en las actividades artísticas. Lo que implica un doble desafío: por un lado, considerar las disciplinas artísticas en los laboratorios, y al mismo tiempo, generar experiencias donde el arte converja con las ciencias, las tecnologías y la sustentabilidad. Es necesario promover el cruce significativo de disciplinas para que experimenten con elementos novedosos y de ese modo se hagan nuevas preguntas y construyan nuevas ideas.
  • La necesidad de dormir se repitió entre los participantes, lo que denota la necesidad de generar espacios de ocio, y/o maestranzas para la habilitación de zonas de descanso. Un espacio donde los NNJ puedan llegar a encontrarse y descansar.
  • Se nombra además en varias oportunidades el interés por la comida y la gastronomía. El desafío está en generar laboratorios convergentes, donde por ejemplo, se exploren elementos de la naturaleza local para cocinar; o energías renovables (cocina solar); o cocina molecular (ciencia); siempre desde una mirada integral de la alimentación (vida sana).
  • El interés en la comida y la gastronomía puede ser una oportunidad para que los mismos NNJ preparen alimentos para instancias de encuentro, para fomentar el trabajo colaborativo, para compartir entre ellos.
  • La diversidad de temáticas señaladas nos plantea el desafío de considerar los amplios temas de interés en laboratorios donde no sólo vivamos las experiencias sino que estas contribuyan en el bienestar social. Entonces, podemos preguntarnos de qué manera cada laboratorio aporta a este bienestar.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.