¡En vivo desde la cancha! Con Miguel Calderón

¨Quedan pocos minutos, el balón pasa de Adolfo para Joseph Mora y…¡ATENCIÓN!...¡PITA EL ÁÁÁÁÁÁRRRRRBBBBIIIIITTTTRROOOO Y…NADA MÁÁÁÁS…ESTO FUE TODO EN EL JUEGO, ÉSTO DEJA EL CLÁSICO! Vamos a la cancha con Miguel Calderón para las versiones de los protagonistas del partido. Adelante compañeros… ¨

Solo tres segundos separan las cámaras de la cancha y el periodista de deportes que entre el nerviosismo, entusiasmo y el bullicio de todo estadio luego de un juego, espera la señal para salir al aire.

Son estos instantes de adrenalina los que provocan pequeñas gotas de sudor en su frente. Los periodistas de distintos medios corren buscando a sus entrevistados y bloquean la salida hacia los camerinos.

Los atletas están cansados pero saben que no pueden salir de la cancha sin antes dar declaraciones. El público está a la espera de saber porque su equipo perdió o como se encuentran sus jugadores favoritos luego de un gran triunfo.

Pocos se percatan de la persona responsable de llevarles estas entrevistas, pues los protagonistas son los que han corrido frente a las cámaras durante 45 minutos.

Tres o cuatro jugadores pasan por el micrófono de Teletica Deportes, pero ya no hay más tiempo, la Sala de Prensa está lista, la última caja de leche Dos Pinos se acaba de acomodar frente al asiento del Directos Técnico del equipo perdedor y es hora de escuchar lo que tiene para decir.

Calderón y su equipo corren para no perder ningún detalle. Los siguientes minutos transcurren con normalidad.

¨Tenemos que seguir trabajando, fue un encuentro muy fuerte los muchachos están cansados, pero así es el fútbol…a veces se gana y otras no…Buenas Noches.¨

De esta forma como si solo hubiesen pasado un par de minutos desde el final del partido, todo termina. Calderón se despide pues es momento de brindar el análisis del partido.

Las cámaras se apagan, allí ya no existen equipos ni medios de comunicación. Ahora todos son amantes del fútbol, su pasión los une pero lo hace más el cansancio que sienten luego de una gran jornada.

Al salir del Estadio, una sonrisa acapara su rostro. La satisfacción de haber concluido su trabajo con éxito no se la da nada más. Quizá solo sea una pequeña victoria en la batalla laboral, pero es un tesoro más en sus recuerdos.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.