Loading

Reporte Escucha Creativa Iquique, julio de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha propusimos un juego que nos invitaba a viajar por el tiempo e ir superando diversos desafíos: encontrar mapas, armar puzles, seguir pistas que nos llevaban a responder preguntas; todo para levantar opiniones, visiones y temáticas de interés para los/as NNJ de la región.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

En la Escucha Creativa de Iquique hubo 23 participantes, de los cuales 11 fueron hombres y 12 mujeres. En cuanto al rango de edad, 11 participantes tenían entre los 11 y 15 años, y 12 entre los 16 y 19 años. Además hubo un participante perteneciente al pueblo Diaguita.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Recepción

A las 10:00 de la mañana del día jueves 05 de julio de 2018 comenzamos la Escucha en Cecrea Iquique.

La actividad comenzó con la llegada de los niños, niñas y jóvenes al espacio Cecrea ubicado en la calle Baquedano. Al llegar, los participantes recibieron un sticker con el logo Cecrea con sus nombres y una bolsita verde transparente, que representaba las energías creativas que usarían durante la Escucha. Se hizo una dinámica de presentación para romper el hielo. Para esto formamos un círculo y cada uno de los participantes tenía que presentarse con su nombre y utilizar como apellido su comida favorita. Por supuesto los apellidos pizzas, papas fritas y sushi fueron los más recurrentes, a excepción de Pablo que dijo: “Pablo Mandarina”.

Mientras se realizaba el juego, llegó la Seremi de Cultura que se presentó como “Laura Pizza”, dio unas palabras de bienvenida y luego se retiró. Al terminar las presentaciones, un facilitador explicó a los niños, niñas y jóvenes cómo se desarrollaría la actividad, para luego entrar a la Casa de la Cultura. Al ingresar, los participantes se dividieron en grupos, de acuerdo a la figura que aparecía en las bolsitas verdes transparentes que les habían entregado al principio. Las figuras eran círculos, estrellas y triángulos.

Una vez que se conformaron los grupos, empezó la primera misión, que consistió en descifrar un acertijo que se entregó en un sobre: Sabrán que bajo el sol crecen las plantas, habrá que tener cuidado con no pisarlas… Los participantes comenzaron rápidamente a buscar un árbol dentro de la Casa de la Cultura. Un facilitador nos indicó la sala en donde trabajaríamos. Allí encontramos una caja de color blanco cerrada con llave. Los niños, niñas y jóvenes buscaron y encontraron las llaves y pudieron abrir la caja. En su interior encontraron varios elementos: un casete, una batería, papeles y lápices.

Los elementos encontrados serían la clave de los desafíos a seguir, los cuales fueron pensados como un espacio de introspección y reflexión en grupo, y asimismo como instancias que tenían por fin ganar energía creativa para desarrollar adecuadamente el resto de las actividades.

En ese momento fuimos invitados a realizar un viaje por el tiempo hacia el pasado.

El Pasado

Los participantes bajaron por una escalera, y llegaron a un espacio en donde había humo, luces, y una cortina con tiras de papeles de colores que se movían con el viento.

Luego viajaron en el tiempo hasta llegar al segundo piso, en donde se encontraron con una radio. Los niños, niñas y jóvenes miraron la casetera y la abrieron, introdujeron el casete, y escucharon una grabación. En ella se les planteaba un desafío para recuperar energías creativas. Para ello, había que escribir en los paleógrafos disponibles, lo que ellos pensaban que dirían los niños del pasado en relación a las siguientes preguntas:

¿A qué me gustaría ponerle energía creativa?

¿Qué me hace feliz?

¿Qué me gusta hacer?

¿Cómo me gustaría que fuera el lugar donde vivo?

Frente a estas preguntas, algunos participantes reflexionaron acerca del reciclaje, mantener limpio el medio ambiente; otros respondieron que les gustaba:

Jugar o saltar la cuerda con los amigos.
Hacer creatividades locas.
Pasar tiempo con mi familia y amigos.
Matarme de la risa con conocidos, amigos y familia.

Respecto a la pregunta ¿Qué es lo que más me gusta hacer? Los participantes respondieron: jugar a la pelota; jugar e intercambiar cartas; escuchar música del pasado; salir a andar en bicicleta; estar con mi familia; tener una buena amistad con mis amigos y familia; respetar a los demás y que me respeten; comer y hacer ejercicio.

A continuación, escuchamos un segundo audio, que nos invitaba a buscar y armar unos rompecabezas. Los niños, niñas y jóvenes encontraron los rompecabezas y luego de armarlos, se enfrentaron a diferentes frases que estaban escritas en ellos. Realizaron una votación en relación a cuáles eran las frases a las que más energía creativa les gustaría aportar. Los participantes invirtieron en: crear manualidades y hacer cosas reciclables; cuidar el entorno, el planeta; cuidado de los animales; derecho a tener una infancia plena, entre otros.

Una vez finalizada esta actividad, nos invitaron a viajar nuevamente en el tiempo, hacia el presente.

El Presente

Al llegar al presente los niños, niñas y jóvenes respondieron una serie de preguntas relacionadas con:

¿Qué proyectos podríamos hacer en Cecrea?

Entre las ideas que surgieron, se propuso hacer una biblioteca móvil. También se planteó la idea de crear un punto de reciclaje móvil y crear nuevos elementos con los desperdicios recolectados. Se conversó acerca de reconstruir los espacios sin vida, como Humberstone, y de cómo estos pueblos están limpios y nuestra ciudad habitada no lo está. Además se propusieron realizar talleres de escritura, dibujo, cómic y música.

A continuación recibimos una nueva invitación para trasladarnos a través de la máquina del tiempo hacia el futuro.

El Futuro

Al llegar a la sala del futuro, nos encontramos con un notebook, en donde había un video que planteaba un mensaje de los niños, niñas y jóvenes del futuro: se nos decía que un virus había destruido la creatividad de los niños, y que era necesario devolver esas energías creativas para el futuro.

Entonces se invitó a los participantes a grabar en la cámara de video las cosas positivas que querían para el futuro. Buscaron la cámara y los elementos necesarios para poder hacerla funcionar y grabaron el video. Los niños, niñas y jóvenes de cada grupo eligieron a sus representantes que darían el mensaje en la cámara. Los participantes escogidos tuvieron que decir las cosas positivas que como grupo habían descubierto durante el viaje en el tiempo realizado a través de la actividad.

Algunas ideas planteadas fueron:

Lo que he descubierto de este grupo fantástico de toda la galaxia, es porque somos unas personas simpáticas, somos personas creativas, algunas veces somos personas loquillas, nos matamos de la risa, hacemos cosas entretenidas.
Descubrí que en estas actividades buenas, es que yo puedo trabajar en equipo, somos muy buenos, ayudándonos y compartiendo entre nosotros.
Fue una experiencia totalmente nueva, no esperaba tanto de esta actividad y fue interesante ver cómo todos daban nuevas opiniones y nuevas ideas para mejorar a la comunidad y eso me gustó mucho.

Consejo

Posteriormente, bajamos al Salón Pacífico, donde nos encontramos con todos los grupos. Mientras los niños, niñas y jóvenes comían sus colaciones, los facilitadores Cecrea, muy entusiastas, les preguntaron: ¿Cómo lo pasaron?; ¿Qué esperaban?; ¿Qué les gustó?, recibiendo como respuestas:

Yo me imaginaba algo más aburrido.
Yo sí esperaba algo entretenido y me gustó el juego de buscar pistas con misiones asignadas.
No esperaba mucho al principio, quería venir solo por cumplir, pero al final me gustó.
Me gustó que todos opinaran y dieran ideas para mejorar la comunidad.
Lo que más me gustó fue cuando dijeron sus nombres con su comida favorita como apellido.
Lo que más me gustó fue que cuando encontraban pistas, corrían por todos lados.
Lo que hicimos fue justo lo que me esperaba, lo creativo fue lo mejor, porque a mí me gustan estas cosas, de hacer esto lo otro, las pistas de un lugar a otro.
Me gustó más el pasado, porque en conjunto podemos ayudarnos para buscar, encontrar.
Me gustó la parte en la que teníamos que buscar pistas, fue súper entretenido e intenso, y cuando lo encontrábamos nos emocionábamos mucho.
A mí también me gustó mucho la parte en la que buscábamos las pistas, porque la única regla que había era que teníamos que trabajar en equipo, era como lo único que se pedía y de verdad fue una experiencia súper agradable.

Luego cada grupo expuso su video. Todos los participantes se mostraban avergonzados de verse en la pantalla gigante. Muchos se tapaban la cara para no verse. Luego de las bromas y risas, un grupo de niños y niñas jugaron a hacer percusión con las manos.

Las principales ideas planteadas en los videos fueron:

Lo que he descubierto de este grupo fantástico de toda la galaxia, es porque somos unas personas simpáticas, somos personas creativas, algunas veces somos personas loquillas, nos matamos de la risa, hacemos cosas entretenidas.
Descubrí que en estas actividades buenas que yo puedo trabajar en equipo, somos muy buenos, ayudándonos y compartiendo entre nosotros.
En esta actividad logré descubrir que todo el grupo es muy creativo, fuerte, con buena actitud y no podemos rendirnos nunca.
Gracias a este grupo en el que estamos en este momento, descubrimos que con el grupo con el que estuve ha sido personas muy creativas, se nota el esfuerzo que ponen cuando hacen un trabajo, saben dibujar mejor que yo y saben hacer mejores manualidades.
Fue muy bueno para trabajar en equipo, todos muy enérgicos, nos motivamos mucho, somos muy buenos dibujando, escribiendo, somos muy positivos.

Finalizamos con una opinión unánime: ¡Estuvo muy divertido!

Lo que escuchamos y observamos

En la Escucha Creativa realizada en Iquique, se levantaron las inquietudes e intereses de los niños, niñas y jóvenes asistentes al Cecrea. Ellos manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas que los hicieron viajar por el tiempo, recordando y proponiendo temas.

Los grupos de trabajo de los participantes fueron escogidos al azar. Por lo que los niños, niñas y jóvenes participantes tuvieron que trabajar durante toda la escucha en conjunto para ganar más energías creativas.

Las tareas fueron resueltas como grupo, colaborando entre todos en desarrollar de la mejor forma cada una de las etapas que se les iba proponiendo a lo largo de la actividad. Los participantes fueron mostrando mayor actitud a medida que avanzaban las etapas, asimismo se expresaron libremente entre los grupos.

Las principales ideas e inquietudes que los niños, niñas y jóvenes pudieron expresar, estuvieron relacionadas al cuidado del medio ambiente, al mal estado actual de la ciudad de Iquique y a la necesidad de reforzar el trabajo colectivo.

Uno de los temas principales abordados fue el cuidado del medio ambiente. En relación a esto, los participantes comentaron que les parece importante mantener limpio el entorno de la ciudad y cuidar a los animales de la zona, realizar campañas para el control de los perros callejeros. Sus propuestas se enfocaron en el reciclaje como método de cuidado, y también en la limpieza de la playa. Por ejemplo, un grupo de participantes propuso hacer una limpieza de la playa y luego ocupar la basura recolectada en la construcción de un árbol hecho de material reciclado.

En relación a la ciudad, los niños, niñas y jóvenes plantearon que en general se muestra una imagen ideal de lo que es Iquique, y no lo que realmente es. Los participantes mencionaron que hay muchos proyectos para mejorar Iquique pero que algunos no se realizan.

Se conversó sobre el Iquique antiguo y se comparó con lo que es hoy: En la antigüedad ¿ustedes han visto fotos?, se ve Iquique así como cálido, un lugar antiguo como de nostalgia, pero ahora está lleno de drogas…; …este lugar está horrible, está asqueroso, tiene un mal olor, entonces a Iquique le hace falta una esencia antigua. Los niños, niñas y jóvenes manifestaron su inquietud por hacer algo para aportar a mejorar su ciudad, las cuales en general se enfocaron en aportar en la limpieza de playas, disminuir la contaminación y reforzar el reciclaje.

Los/as participantes expresaron en las actividades que les gustaría vivir en diversidad, y poder tener más espacios de participación y de compartir con otros niños, niñas y jóvenes como ellos: jugar a la pelota; jugar e intercambiar cartas; escuchar música del pasado; salir a andar en bicicleta; respetar a los demás y que me respeten entre otras, fueron las inquietudes. Los/as participantes le dieron importancia también al hecho de realizar trabajo comunitario y compartir con sus pares, para mejorar el diálogo, la comunicación y el respeto por otros.

Al finalizar todas las actividades planteadas por los facilitadores para la realización de la Escucha Creativa, los participantes se mostraron entusiastas y agradecidos de la experiencia vivida.

Conclusiones

Los niños, niñas y jóvenes de Iquique, demostraron tener un fuerte interés en potenciar su territorio. Rescatan el hecho de que Iquique es una ciudad con historia y potencial, sin embargo la ven abandonada y sucia, por lo mismo es que para ellos el cuidado del entorno se transforma en una necesidad y también una forma de potenciar la ciudad en la que viven.

Inquietudes como limpiar la playa y cuidar el medio ambiente se vuelven importantes, en la medida de que no sólo se ven como un aporte a la humanidad, sino que también podrían potenciar la ciudad en la que viven.

Los participantes ven en el cuidado del medio ambiente y el trabajo comunitario en favor de eso una oportunidad de mejorar su entorno: tener mejores relaciones con sus pares, y tener una ciudad limpia y más amable para ellos.

Asimismo expresaron su interés por mejorar su ciudad y por tener más y mejores espacios para compartir en comunidad.

Finalmente se mostraron muy entusiastas y participativos durante el desarrollo de todas las actividades propuestas. Agradecen el espacio que genera Cecrea para su entretención, desarrollo de capacidades y poder compartir con otros pares, de quienes pueden aprender y fortalecer su desarrollo y autoconfianza personal.

Desafío Cecrea

Como Cecrea Iquique, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.