La salud de los jugadores se encuentra librada a la suerte En la Liga de Fútbol de pergamino (LIFUPE), no hay presencia de ambulancias ni de médicos para intervenir. No se cumple con lo indicado por el Consejo Federal.

Uno de los sucesos más recordados, lamentablemente, en los últimos años en la liga de fútbol de Pergamino (LIFUPE), es el de Ignacio Ferreyra. El quince de septiembre del 2012, cuando se disputaba una nueva fecha de la liga entre el local Viajantes y Manuel Ocampo, luego de un choque de cabezas, el jugador del conjunto visitante quedo tendido en el piso con una grave fractura de cráneo y tuvo que ser llevado de manera inmediata al hospital San José. Lo llamativo de todo esto es que el traslado fue realizado por un auto particular ya que la ambulancia tardó más de media hora en llegar al lugar, lo positivo es que el jugador se recuperó de la mejor manera y, hoy en día, continúa jugando al fútbol precisamente en Viajantes.

Pero esto no es todo, porque un año después, precisamente el domingo treinta de junio del 2013, el árbitro nacional de cuarenta y dos años, Daniel Caporallini, falleció en la localidad vecina de El Socorro, a unos treinta kilómetros de Pergamino mientras se disputaba la décimo tercera fecha del campeonato entre el local y Manuel Ocampo. La víctima sufrió un paro cardiorespiratorio y pese a que se le realizaron los primeros auxilios, debió ser trasladado en una camioneta particular hacia el Hospital San José de Pergamino, ya que en el pueblo no había ambulancias. A la altura de Manuel Ocampo el árbitro perdió la vida.

A pesar de los dos casos citados anteriormente, la Liga de fútbol de Pergamino (LIFUPE), sigue sin cumplir con la presencia de ambulancias y médicos en los partidos de la liga local, con lo cual no hay nadie que pueda intervenir en caso de un accidente.

La liga lleva más de 100 años desde su creación y en los últimos años tuvo un gran desarrollo toda vez que se le sumaron varios equipos de la zona, sin embargo jamás se ha contado con la presencia de médicos y ambulancias.

Veintiuno son los partidos que se disputan por fin de semana, trece se llevan a cabo en la ciudad, mientras que los ocho restantes se juegan en las localidades vecinas. Una gran cantidad de jugadores son los que están involucrados, sin embargo cuando se produce algún accidente dentro del campo de juego, la vida de estos queda librada al tiempo que tarden los servicios médicos en llegar al estadio o la voluntad que tenga alguno de los espectadores para poder trasladarlo hasta el sanatorio más cercano para que lo puedan atender.

El Consejo Federal es el encargado de hacer cumplir esta norma, pero la realidad es que de los veintidós equipos que conforman la liga, solamente uno cumple con lo establecido, mientras que los demás no se preocupan por cumplir lo que la norma indica.

La mirada de algunos presidentes involucrados en la liga

Los presidentes de los clubes de Pergamino intentaron argumentar por qué no se cumple con lo que estipula el reglamento. En el caso de Walter Jorge, máxima autoridad del club Tráficos Old Boys y vocal suplente de la liga indicó: “Los clubes están hundidos en la miseria y la primera faz que tocan es la social de los chicos, contenerlos, hacerlos jugar y después meterse de lleno en la parte sanidad y cuidado, pero los costos no dan”. Siguiendo con el tema económico Jorge aclaró con grandes gestos de desazón que hoy en día es realmente muy poco el público que acude a ver determinados partidos y que en ciertos casos los clubes no llegan a recuperar ni siquiera todo lo que se invierte para abrir el estadio.

En los últimos años a la Liga de Pergamino se le han integrado nuevos equipos de las localidades vecinas, algo que trajo gran beneficio para el torneo que cuenta cada vez con más participantes, pero también grandes problemas por las distancias que hay entre una localidad y otra. Con respecto a esto el presidente del club Tráficos manifestó que a la hora de visitar a Guerrico o Acevedo se deben recorrer treinta y cinco kilómetros y lamentablemente no se puede tener una ambulancia a esa distancia. Y advirtió Jorge que: “Habría que buscar un punto medio, porque una ambulancia tarda aproximadamente treinta minutos y un segundo en esos casos es la vida de la persona”.

Con respecto a la posibilidad de recibir una ayuda de la Municipalidad para cumplir de algún modo con lo reglamentario, el vocal suplente de la liga exclamó que la municipalidad tampoco puede brindar un gran apoyo ya que en el Hospital San José solamente hay tres ambulancias para más de cien mil habitantes y además destacó con tono desalentador: “En otros lugares se ha visto que hay una ambulancia por partido, eso en Pergamino por bastante tiempo no se va a ver, porque no existe”.

Al no cumplir con lo ya mencionado, la liga obliga a los clubes para participar que tengan un convenio con una empresa privada de la ciudad (MEDICAR), al cual deben llamar de inmediato en el caso de que ocurra algún accidente en el medio de un partido, para que ellos asistan al lugar y puedan hacerse cargo de la situación y del traslado. Este seguro obligatorio solamente cubre los accidentes en los partidos, después todo queda en manos del presidente, que dependerá de su conciencia y de lo que quiera para su propio club, pagar un seguro más completo en el cual todas las personas que entrenen y hagan cualquier tipo de actividad en las inmediaciones, estén asegurados en caso de alguna lesión.

Hay un proyecto que recién se está dando a conocer pero que es muy interesante y que trata de, en un futuro, contar con la presencia de médicos en los partidos y con respecto a esto Jorge, uno de los máximos impulsores, comentó que van a intentar poner a los jóvenes que estén realizando las prácticas en el hospital de la ciudad, en los diferentes partidos locales y que estas horas que pasen en la cancha, sean contadas dentro de lo que deben cumplir en el nosocomio.

El vicepresidente de la liga y encargado del departamento de fútbol del club Argentino, Guillermo Capdevila, estuvo de acuerdo con Jorge a la hora de comunicar que en la ciudad no existe la cantidad de ambulancias necesarias para cumplir con la norma y que solamente se cumple cuando Douglas Haig juega de local ya que disputa el Nacional B. De todos modos Capdevila no pasó por alto lo que se debería cumplir y dijo: “Reglamentariamente tendría que haber pero se hace un arreglo con la provincia, los médicos son obligatorios, pero en los torneos locales los únicos que juegan con médicos presentes son los de la liga de Bahía Blanca”.

Varios y conocidos son los casos lamentables han ocurrido en diferentes canchas del fútbol pergaminense, en el cual los damnificados tuvieron que ser trasladados en vehículos particulares. Cuando ocurren estos sucesos no se sabe quién se termina haciendo cargo de los gastos que sufre el jugador. Con respecto a esto Capdevila dejo una fuerte declaración que no muchos se animan realizar y dijo: “Tenés que rezar y que sea lo que dios quiera”. Continúo argumentando que en primera instancia recae en el equipo organizador y después en el Consejo Federal o en la AFA.

Mencionando al único equipo de los veintidós clubes que cumple con la presencia de ambulancias, el encargado del departamento de Fútbol de Argentino dijo que General Gelly cumple con todos los requisitos, ya que perteneces a la provincia de Santa Fe y le garantizan la presencia de ambulancia con médicos y le pagan la asistencia de seis policías, que es lo obligatorio. Siguiendo con esto aclaró “acá en la provincia de Buenos Aires esto no pasa, es lo que hay y atado con alambre, esa es la realidad”.

Único club que cumple con lo que indica el reglamento

General Gelly es un equipo de la provincia de Santa Fe que pertenece a la liga de Villa Constitución, sin embargo es uno de los integrantes de la liga pergaminense y con una gran particularidad, ya que es el único equipo que cumple con lo estipulado por el reglamento. En relación a este tema se manifestó el actual presidente del club, Ángel Oveja, quien afirmó que cuando se disputa una fecha cuentan con una ambulancia que llega al estadio, aproximadamente, treinta minutos antes de que arranque el encuentro preliminar de sub 24 y permanece hasta que culmine el partido de la primera división. También oveja destacó que esto es un gran mérito del club, ayudado por la comuna ya que la ambulancia es de ellos pero que se ayudan mutuamente para cumplir el reglamento. Además destacó que el departamento de Constitución les exige seis policías por partido mientras que en Pergamino a veces solo hay dos.

A la hora de cubrir los gastos, la máxima autoridad de Gelly aclaró que son compartidos, ya que la comuna no les cobra la ambulancia y con respecto a la policía, siempre reciben una ayuda para pagarles. Oveja también destacó que en la liga de Villa Constitución es obligatoria la presencia de diez policías pero como en Pergamino solo hay dos o tres, ellos ponen solamente seis.

Brindando su opinión sobre la posibilidad de que Pergamino cuente con ambulancias en algún momento, Oveja manifestó que no lo veía posible y argumentó que se llevan a cabo diez partidos en la ciudad y que la misma no cuenta con la cantidad de ambulancias necesarias para cubrir todos los estadios.

“Nosotros tuvimos un problema con un chico en Acevedo que se golpeó el pecho y tuvimos que esperar la ambulancia que tardo una hora en llegar y otros veinte o treinta minutos más hasta que llegó al hospital pero son cosas que uno entiende”, remarcó Oveja. Este es uno de los tantos ejemplos en el cual se ve reflejado la importancia que tiene contar con una ambulancia en un estadio, ya que en diversas situaciones no se cuenta con una hora y media para actuar sobre el accidentado y muchas veces esta demora le termina costando la vida a un jugador.

Al momento de determinar quién se hace cargo de los gastos de un jugador en caso de que ocurra algún accidente grave, como los casos mencionados anteriormente, el presidente de General Gelly manifestó que ellos cuentan con un seguro de la liga para los espectadores, pero si ocurre algo con un jugador tratan de solucionarlo de la mejor manera y llegar a un arreglo. Además remarcó: “Nosotros tuvimos un inconveniente con una chica del fútbol femenino que se fracturo el brazo y no tuvimos ningún tipo de problema, la llevamos a la liga donde la atiende el doctor de ahí, si algún día tenemos un problema superior no sé cómo se solucionará”. Con la última declaración realizada, Ángel Oveja deja más que en claro que el club cuenta solamente con el seguro obligatorio que propone la liga y que en caso de tener algún inconveniente fuera de un partido, las personas del club no están aseguradas.

Con el paso de los años siguen sucediendo graves lesiones en el fútbol que no solamente se producen en los partidos. La mayoría de los clubes no tiene asegurado a sus jugadores cuando realizan actividad física en el club y sin embargo no reciben ningún tipo de exigencia por parte de la liga ni del Consejo Federal.

Uno de los casos ocurridos en el último tiempo es el del joven y ex jugador Lautaro Deieso, quien sufrió una durísima lesión mientras realizaba un entrenamiento, al jugador lamentablemente se le rompieron los dos ligamentos cruzados, un menisco y un ligamento externo de la rodilla y como si eso fuera poco, sufrió también la rotura de las capsulas ligamentarias del hombro.

Sin embargo, esto no es el punto principal de lo sucedido sino que la anterior comisión directiva del club Viajantes no tenía asegurado a sus socios una vez que ingresaba al club, por esto Deieso debió ser trasladado a un sanatorio por su técnico. Con el paso del tiempo el club no le brindó ningún tipo de apoyo económico para las operaciones, ni tampoco para los viajes realizados a Rosario, lugar donde fue operado. El jugador tuvo la suerte de contar con una obra social que se hizo cargo de todos los gastos, tanto de la operación como del post operatorio. Mientras que, de manera particular, tuvo que hacerse cargo de todos los viajes. En caso de querer recibir un apoyo económico del club la única chance que tenía era realizarle un juicio. Un dato no menor es que el joven lleva gastado más de cien mil pesos, pero gracias a su obra social no tiene inconvenientes para llevar adelante el tratamiento, el problema radica en que si lo mismo que le paso a él, le ocurre a un joven que no cuenta con una obra social que se haga cargo de todos los gastos. Sería bueno que los dirigentes del LIFUPE tomen cartas en el asunto y exijan un mayor cuidado por parte de los clubes.

En la Liga de Fútbol de Pergamino siempre aparecen cosas novedosas y difíciles de explicar, como es el caso de una suerte de trampa, realizada por algunos jugadores, demuestra las irregularidades que tienen tanto la entidad, como los clubes que la componen. “Antes si la lesión no era tan grave, una lesión que más o menos te podías mover, vos ibas al banco de suplente, firmabas la planilla normal y entrabas faltando unos minutos, te tirabas al piso y al final del partido el árbitro anotaba que parte te dolía y podías utilizar el seguro de la liga”, manifestó el ex jugador Deieso. Esto muestra hasta que limite podían llegar algunos jugadores que lamentablemente no tenían la oportunidad de acudir a un médico y como el seguro del club tenía validez solamente en partidos oficiales, debían esperar hasta ese entonces para poder utilizar el médico de la liga.

Otro testimonio es el de Ignacio Díaz el joven volante de Douglas Haig quien sufrió la rotura de ligamentos cruzados el año pasado, cuando disputaba un partido contra Alfonzo, con respecto a lo sucedido manifestó: “Cuando tuve la lesión salí de la cancha y como no había ambulancias en el club, mi papá se tuvo que hacer cargo y me llevó al hospital”. Además el jugador aclaró que todos los gastos de operación y kinesiólogo para la recuperación se hizo cargo su obra social, mientras que de los dirigentes del club nunca recibió ningún tipo de llamada para ver como estaba, sí en cambio del cuerpo técnico y sus compañeros.

Después de una larga investigación, podemos observar como la Liga de Fútbol de Pergamino no cumple con la presencia de ambulancias y médicos en los partidos locales. En parte por la poca cantidad de equipos médicos con los que cuenta la ciudad, pero también por la no exigencia del Consejo Federal. Al fin, el mencionado arreglo que realizan estas dos entidades, en la cual ninguna se termina haciendo cargo de los accidentes que, lamentablemente, se producen, dejando al jugador librado a su propia suerte. Y además, en este transcurso, se puede ver como la mayoría de los clubes cuentan con un simple seguro y no se hacen cargo de los jugadores que practican deportes dentro de su propia sede. Sin lugar a duda se deberá continuar investigando sobre este tema, que se encuentra plagado de irregularidades que parecen no tener fin.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.