Loading

Dentro del Fuego ayuno para la Reflexión, sanación y renacimiento

reflexión 11

Iris Rivera: Todas las luchas son importantes

Yo vengo de Honduras, de San Pedro Sula, donde trabajaba como enfermera. Me vine con mis dos hijos — el menor de 17 años y el otro de 20 — y con mi nieto de 4 añitos, hace seis meses. Mi hijo mayor, que desapareció en México, tiene 30.

Estoy aquí ahora con un grillete porque estoy en el proceso de pedir asilo. A mis hijos los amenazaron los mareros en Honduras, y los mismos individuos que los amenazaron mataron a mi sobrino.

Mire, yo en verdad no me imaginaba vivir acá. Yo siempre le he tenido miedo a los Estados Unidos. Había oído que uno anda preso con lo de la inmigración aquí, y que este gobierno no nos quiere. Si da un poquito de miedo.

Yo lo que quería era huir de lo que nos estaba pasando en Honduras, y mi objetivo era vivir en México. Mi hijo mayor se fue a allá en el 2008, y en Veracruz se quedó trabajando. Estaba viviendo en un albergue en octubre, ya en noviembre había desaparecido.

En enero del 2009 salió una información y yo empecé la búsqueda. En el ministerio público había un expediente de su desaparición, pero sin foto y con escasos datos. En 2010 lo declararon muerto, según decían, con prueba de ADN. Pero en el 2014 se dio a saber que la ADN en expediente no era compatible con la de mi hijo. Entonces vine a México, y puse otra denuncia por lo de las pruebas del ADN, y el padre [Alejandro] Solalinde me puso en contacto con la Cruz Roja para que me ayuden.

A raíz de esto, cuando yo me iba a México, se quedaban mis hijos solos en Honduras y los mareros los amenazaban. Ellos querian que mis hijos fueran parte de la mara.

Fotos de archivo particular
Quieren que uno se desespere y no siga pidiendo asilo

El papá de mis hijos tenia 15 años de estar aquí. Cuando me vine con mis hijos pedimos asilo en la frontera. Nos pusieron en una perrera, como les dicen. Y nos separaron un día de mi hijo menor — lo mandaron a la hielera.

Lo hacen para que uno se desespere y no siga pidiendo asilo.

A mi me gustaría que nos dieran el asilo. Después de la muerte de mi sobrino no quiero regresar a Honduras. La situación está fea. Jamas se va a quitar la violencia. Los mareros salen a robar y andan matando a los que protegen a la colonia. Los miembros de mi familia tienen miedo, y hay varios que dicen que se van a venir.

Yo había oído del Nuevo Movimiento Santuario por medio de una amiga, y Doña Maria Turcios [parte del personal] fue quien me guió y me dieron acompañamiento.

En octubre es mi segunda entrevista para el proceso de asilo. NSM me conecto con una abogada quien está trabajando en el proceso legal.

Pienso ayunar un día [como parte de esta campaña] porque nunca lo he hecho. A raíz de la desaparición de mi hijo me alejé de la iglesia, pero no de Dios. Ahora empiezo a ir a la iglesia Visitación.

Me gustaría seguir viviendo aquí. Me gustaría trabajar en un hospital, o como comerciante individual, o trabajar de algo. El mayor de mis hijos va con su padre a diario a trabajar construcción. El menor sí está adaptandose, con los amigos en la escuela ayudandolo, porque no sabemos inglés.

Todas la luchas son importantes, pero en lo personal para mi, la de la licencia de conducir y aprender inglés son las más importantes.

Yo voy a aprender inglés.

Created By
NSM Philadelphia
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.