Cruzada a México our bilingual MIssion's adventure

Este blog tiene como propósito compartir lo que está por pasar en México con nosotros, un grupo de estudiantes de la EDE de Septiembre en JUCUM Mazatlán. Para presentarnos, somos parte de Juventud Con Una Misión (JUCUM) dentro de una Escuela de Discipulado y Entrenamiento. Acabamos de terminar nuestra fase de lectura que duró tres meses, en los cuales nos dedicamos a conocer a Dios, para que en los próximos dos meses demos a conocer a Dios a lo largo y ancho de nuestro hermoso México. Como parte de nuestra cruzada, queremos hacer partícipe de esta aventura a todos los que puedan leer este blog, a través de fotos, videos y lo más importante: un resumen semanal de qué es lo que Dios estará haciendo en nosotros y a través de nosotros.

Hi! This is our blog! Here we will share what we experience in Mexico as a team, a group of September DTS students from YWAM Mazatlan. This outreach is part of Youth with a Mission's (YWAM) Discipleship Training School (DTS). We have finished our three-month lecture phase, in which we dedicated ourselves to knowing God. In the next two months we will make God known far and wide in our beautiful Mexico. As part of our outreach, we want everyone to be able to participate in our adventures by reading this blog; here we will post photos, videos and most importantly the weekly summaries of what God is doing in and through us.

Hola amigos! Estamos a solo unas horas de empezar nuestra cruzada un día después de Navidad!. En verdad estamos disfrutando las celebraciones en nuestras últimas horas juntos con nuestra familia de la EDE. Les deseamos una muy feliz Navidad! Sin perder el enfoque de a quien celebramos es a nuestro Señor Jesucristo.

Hello friends! There are only a couple of a hours until we begin our outreach, one day after Christmas! We really enjoyed celebrating Noche Buena and Christmas in these last days with our DTS family. We wish you a very merry Christmas! Don't forget that the focus of these celebrations is our Lord Jesus Christ.

Mexico Outreach Team!

Hola amigos! Estamos a seis dias de empezar la cruzada y queremos presentarnos como es debido, aquí arriba puedes ver una foto de nuestro equipo, abajo nos presentamos individualmente:

Hi friends! Today we have just six days left to start our outreach and we want to introduce ourselfs, so up in these page you can see a photo of uos team and here below we are present us individually

Lukas de Suiza, Brian de México, Abigail de USA, Maly de México, Monique de Holanda, Ian de México, Kaitlyn de Cánada, Fernanda de México, Hannah de USA, Mikha de Suiza, Verónica de Bolivia Rebecca de USA, Andrew de USA, Jacpb de USA y nuestros líderes increíbles: Sebas y Claudia de México

Feliz año nuevo! Esperamos que todos esten bien y disfrutando de estas fechas en familia.

Semana 1

Nosotros por nuestra parte, empezamos la cruzada el lunes pasado a las tres de la mañana en la base, mientras el resto de nuestra EDE se despedía y oraba por nosotros. Nos subimos a la camioneta llena de nuestras maletas y la despensa de las siguientes dos semanas; para la 1.30 de la tarde del mismo día, llegamos a la comunidad “Zapote de Picachos” en Nayarit. Nuestro contacto nos encontró en Tepic y nos llevó hasta el lugar donde nos hospedó Issac, uno de los habitantes del pueblo. Dale, nuestro contacto, ha estado trabajando en esta comunidad en el desarrollo comunitario.

Para el martes y durante los siguientes tres días, nos dedicamos a trabajar por las mañanas limpiando la maleza dos terrenos de Issac, dentro de este trabajo, un día nos dividimos en dos qeuipos y uno de ellos fue más arriba en la montaña para cortar y recolectar bamboo. A simple vista, esto podría parecer algo irrelebante, sin embargo para Issac no lo fue, ya que lo que para dos personas pudo haber tomado entre dos o tres veces subir y bajar para conseguir el bamboo que bajaron en un solo viaje, con once personas dispuestas a servir se pudo hacer en una sola vez.

Por las tardes nos dedicamos a hacer ministerio de niños y a visitar a las familias de la comunidad para construir relaciones con ellos. Y es que nuestros líderes recibieron cuatro palabras que han sido nuestro propósito alcanzar durante estos días, las cuales son: Servicio, conocer, relacionarse y traducción. Durante esta semana estuvimos sirviendo a la comunidad limpiando los terrenos, cortando bamboo y también limpiando una escuel, así como que hemos invertido tiempo conociendo a las personas por las tardes al hacer ministerio con los niños y llendo a visitar a las familias, de esta manera estamos construyendo relaciones para que así podamos pedirles su ayuda para traducir un libro pequeño del Antiguo Testamento en huichol.

El viernes, preparamos ministerio con jóvenes, dividiéndonos en chicos y chicas. Para las chicas preparamos un programa completo para pintarles las uñas, peinarlas, enseñarles cómo es tener una buena postura y terminamos compartiendo nuestros testimonios y cómo es que Dios nos da identidad de hijas amadas en él. Los chicos se dedicaron a construir relaciones con los muchachos jugando futball. Al terminar el día tuvimos una noche famliar muy linda. Nuestros líderes se encargaron de sacar algunas mesas a nuestra terraza, pusieron velas, prepararon chocolate y compraron donas de azucar. Pasamos un tiempo viendo las estrellas, platicando y terminamos jugando el juego de los m&m´s, el cual consiste en agarrar una luneta y dependiendo del color que agarraste, es la pregunta que debes de responder.

Nuestro día de año nuevo lo pasamos limpiando más malesa, pero esta ves en una primaria. Cuando terminamos, oramos por los niños, los maestros y también por las autoridades, así como para que Dios nos permita conocer al menos a uno de estos maestros para poder compartirle de su amor y que este a su vez, pueda impartir de este amor a los niños. Por la tarde visitamos algunas familias, llevandoles una historia de la Biblis para contarles. Cuando anochecío, cenamos una deliciosa carne asada para después bajar a uno de los terrenos que limpiamos para hacer una fogata. Allí dimos gracias a Dios por este año que pasó y también comimos algunas golosinas y tomamos coca para brindar.

Happy new year! We hope that everything going well during this time with your families. So, the outreach began at three in the morning at the base, with the rest of our DTS saying goodbye and praying for us. We got in the van full of bags and food; so at 1.30pm we had already arrived with Dale, our contact. He has dedicated himself to the development of this community for the past eight years.

In the following three days we worked in the mornings cleaning weeds from the Issac's (our host's) fields. One of those days some of us went to a bamboo forest and at first, this could seem like something irrelevant. However, for Issac this represented something significant; to arrive there it takes 2.5 hours to climb up and another hour to climb down and the bamboo needs to be cut too. Climbing down and carrying the bamboo for the community is a heavy task, so having 11 people to carry down this useful resource was a great blessing.

In the afternoons we dedicated ourselves to doing kid's ministry and to visiting families in the community in order to build relationships with them.

Friday we had ministry with the youth; the girls prepared a program that included painting nails, teaching them good posture and finally, sharing our testimonies as beloved daugthers of God. Meanwhile the guys played football.

To finish that day, we had a lovely family night. Our leaders put some tables on the terrace we have, put candles on the tables, bought donuts and made hot chocolate. After looking at the stars for a while and chatting, we finished of picking an m&m's out of the pack and according to the color you picked, you recived a question to answer.

On New Year's Eve we cleaned out more weeds, but this time at a elementary school. There we prayed for the children, teachers and authorities. In the afternoon we visited families with the purpose to share a Bible story.

We finish our day eating carne asada (tender beef cut into strips and eaten with chile) and enjoying a campfire. We sang, ate sausages and toasted at midnight with coca-cola. Above all, we thanked God for the past year that was about to end.

Como complemento, queremos incluir las historias de Sebas y Abi esta semana, de cual ha sido su experiencia dentro de la cruzada.

As a complement, we want to share the stories of Sebas and Abi of this week, and how it's their experience until now

La historia de Sebas: Eran las 5 de la mañana y sentí como algo caminaba en mi brazo y de inmediato supe que era un alacrán. Lo primero que pensé fue quitármelo, así que lo hice pero como es obvio, me picó en la mano. Para no despertar a nadie, grite lo más bajo que pude pero desperté a Ian para que me ayudara a matar al alacrán. Una ves que estaba muerto, fui a buscar a Claudia, quien me dio a comer dos ajos como antibiotico natural; después fuimos a ver a Issac, para ver qué más podíamos hacer.

Insperadamente, cuando llegamos a su casa, él ya nos estaba esperando porque había soñado que alguien había sido picado por un alacrán. En ese momento entendí como es que Dios usa todo para hablarnos y hablarles incluso a aquellos que aun no le conocen. Y es que si Dios permitió que el alacrán me picara para hablarle a este hombre, está perfecto ya que por medio de esta situación, él puede llegar a concer a Dios.

About 5AM Thursday morning I felt something walking on my arm and immediately I knew that it was a scorpion. My first thought was 'Get it off me!' As I did he bit me on my left hand. I screamed as quietly as I could and woke up Ian so that he could kill the scorpion. Once we had killed the scorpion, I went to see Claudia, my co-leader, who gave me garlic to eat as a natural antibiotic. Then we went to see our host, Mr. Issac, to see what more we should do.

Unexpectedly, when we arrived at his house he was already waiting for us because he had dreamed that someone would be bitten by a scorpion. In that moment I understood how God uses everything to speak to us, including those who do not know him. If God allowed the scorpion to bite me so that he could speak to this man that is perfect because through this situation Issac was able to get to know God.

Abi's story: Missions sound exciting as you read about stories of missionaries in books or online, or as you watch pro-mo videos encouraging you to “step out” until you encounter a real risk like potentially having to eat something questionable it's when you're put into a situation like this, and yo have a choice to make. How much are you willing to risk to show someone the love of Jesus?

During one of our first nights in the Zapote de Pacacho, a Huichol villiage in Nayarit, Mexico, we put in a “kid's night” for all of the children of the villiage. Our little friend Lucero, the 10 years old daughter of our host was there standing shyly behind the crowd; with her long dark hair, I decided that a good way to include her and give her ottention would be to brid her hair. Her face lit up and she walked with a new confidence with her friends as her fingertips caressed her new fish-tail braid.

The girls in our team and i noticed that the other girls were waiting over shyly and smilyng and we could see how they desired the attention and to be affirmed as beautiful and valuable (it's crazy how much a simple act of brainding hair can this accomplish).

Rebecca, Kaitlyn, Fernanda and I set out and we pulled out all of our braiding triks as we all began to talk with and affirm the young girls, weaving their tresses in into patterns fit for queens or warrior princesses.

However, as long after we started, Becca looked out at me and moutned the “liles” as we looked closer, we saw almost oll the girls had lile in their hair. We all looked at eachother silently, continued with with the night's activities as planned.

We all knew the horror stories, but we decided among as that it was worth the risk, we saw as the young girls were laughing and coming alive as their trust and confidence was growing. Afterword I prayed: “God, please bring fruit out of this, please bring something good that's lasting and glorifies you”.

God made the night filled with joy and laughter, we could barely leave as we were surrended with risk jumping on our backs and fighting for hugs. Jesus loved the people nobody else wanted to love, touching lepers and associating with sinners. Compared to what He did, braiding the hair of some sweet daughters of God who happened to have some extra friends living in their hair is a small price to pay. All of it was worth it as the girl whose hair braided come up to hug me as she told me “you're going to be my friend”

La historia de Abi: Las misiones suenan emocionantes cuando lees historias en libros o en linea, o cuando ves videos promocionales que te animan a salir de tu zona de confort, pero hasta que te encuentras un riesgo real como comer algo cuestionable es cuando te pones en una situación donde tienes que tomar una decisión. ¿Qué tan dispuesto estás a tomar riesgos para mostrarle a alguien el amor de Jesús?

Durante una de nuestras primeras noches en Zapote de Picachos, un pueblo Huichol en Nayarit, México tuvimos una “noche de niños” para todos los niños del pueblo. Nuestra pequeña amiga lucero, una niña de 10 años, hija de nuestro anfitrión estaba allí parada atrás de todo el grupo de niños.

Con su largo cabello negro, decidí que una buena forma de incluirla y darle atención podría ser trenzar su cabello. Su cara brilló y caminó con una nueva confianza con sus amigas así como con sus uñas pintadas.

Las chicas en nuestro equipo notamos que las otras niñas estaban tímidamente esperando y sonriendo y nosotras pudimos ver como deseaban atención y ser afirmadas en lo hermosas y valiosas que son (es muy loco ver cómo es que un simple acto como peinar su cabello puede impactar tanto).

Rebecca, Kaitlyn, Fernanda y yo peinamos trenzas mientras comenzamos a platicar y afirmar a las niñas, haciendolas sentir como reinas o princesas guerreras.

Después de un tiempo que empezamos, Becca me miró y me dijó sobre los piojos mientras miramos más de cerca, vimos que casi todas las niñas tenían piojos en su cabello. Todos sabemos las istorias de terror, pero decidimos actuar sobre eso porque vale la pena el riesgo. Vimos como las niñas reían y parecían vivificadas así como su confianza iba creciendo. Después de todo, yo ore: “Dios, por favor trae fruto de esto, por favor trae algo bueno que perdure y que te glorifique”.

Dios hizo la noche llena de gozo y risas, nosotros casi no pudimos irnos así como rendimos nuestro riesgo cuando saltamos en nuestras espaldas y peleamos por abrazos. Jesús amó a la gente que nadie más quería amar, tocando leprosos y asociándose con pecadores. Comparado con lo que él hizo, peinar el cabello de algunas dulces hijas de Dios que tenían algunos amigos más viviendo en su cabello es un pequeño precio a pagar. Todo esto vale la pena para que una de las niñas a las que peiné viniera, me abrazara y me dijera: “tú vas a ser mi amiga"

Semana 2

¡Hola! esta es nuestra segunda publicación desde que nuestra cruzada comenzó. La segunda semana pasamos invirtiendo más tiempo en las personas de Zapote de Picachos. Cada mañana ayudamos a Issac, uno de los líderes del pueblo, con trabajos físicos dentro del pueblo. Reparamos baños y limpiamos maleza en una secundaria y en una escuela prescolar, también ayudamos a trasladar 300 árboles pequeños de un terreno a otro; así mismo, ayudamos a limpiar nuestro campamento y casi terminamos de construir una pared hecha de los bamboos que la semana pasada recolectamos en las montañas. Por otro lado, visitamos familias divididos en familias cada tarde, lo que nos dio la posibilidad de poder traducir un libro de Ruth al Huichol con algunas familias, mientras que con otras compartimos historias del Antiguo Testamento.

La gente de Zapote son una comunidad muy hospitalaria y estamos muy impresionados por qué tan abiertos han llegado a ser a comparación de lo tímidos que eran cuando llegamos.

Por las tardes seguimos ofreciendo este programa para niños en el campo de futball de la comunidad en "La Mesa". Jugamos, presentamos skits y Jacob y Hannah compartieron sus testimonios. Después de los testimonios pudimos hablar y orar por los adultos y los niños que vinieron. El martes fuimos a visitar una comunidad vecina llamada "La Escondida" para hacer ministerio de niños con ellos. La Mesa y la Escondida se separaron por la religión (aunque ambas siguen siendo Zapote), por lo que el miércoles y eljueves nos asombramos cuando niños de la Escondida llegaron a La Mesa para jugar y aprender juntos.

El miércoles por la tarde tuvimos el privilegio de tener a Issac y a su familia de visita. Durante este tiempo celebramos el cumpleaños de Micha (ellos hicieron donas y chocolate caliente) y presentamos un drama de José el soñador, con esto Sebas pudo explicarle a Issac como es que Dios le habló la mañana que un escorpión picó a Sebas. Nosotros vimos realmente como en Issac crecía un hambre por más de Dios.

En la mañana del jueves Issac nos llevó a la cima de una montaña donde pudimos tener a una hermosa vista 360° del lago y de la comunidad. Issac quería aprender qué era orar y nosotros le explicamos con gusto. Allí, en la cima de la montaña también intercedimos por las familias que nos hospedaron, que tradujeron Ruth con nosotros. De todo esto, Issac fue testigo.

Nosotros realmente vimos un cambio en lo espiritual y el movimiento en la dirección hacia Dios esta semana. La familia de Issac nos hizo una cena de pescado fresco friito. Con edte simple acto vimos la provisión de Dios a través de esta familia en nuestra última noche en el campamento porque toda la comida que llevamos ya nos la habíamos comido, pero Dios probeyó este festín a través del líder de la comunidad.

Cuando nos estabamos preparando para irnos, algunos niños fueron para jugar con nosotros por última vez; jugamos Gerónimo (su juego favorito) y peinamos a las niñas. Cuando llegó el tiempo de irnos nos ayudaron a llevar nuestras cosas a la lancha que nos llevaron.

Ahora estamos en Guadalajara y justo hoy en la mañana compartimos na Rosca de Reyes (kings wreath) por el día de Reyes, que se celebra tipicamente por la noche del 6 de Enero en México. Vermos si llegan esos tamales el 2 de febrero...

Para terminar, tenemos dos historias, esta vez de Veronica y de Hanna, así como un video

Hi friends! This is our second update since our outreach started. This second was spent investing more time in the people of Zapote de Picacho.

Every morning we helped Issac, the village head, with physical jobs around the town. We cleaned toilets and cleared weeds outside the high school and pre-school and helped transfer 300 baby trees from one side of town to the other. We also helped clean up around our camp and got very far in finishing the bamboo wall we had hiked so far to make possible.

We visited families in groups every afternoon as well. During these times we were able to translate the book of Ruth into Huichole and other groups read the story aloud to families. The Zapote are very welcoming people and I am very impressed by how open these timid people became.

In the afternoons we continued offering a daily children’s program on the community field in La Mesa. We played games, performed skits, and Jacob and Hannah shared their testimonies. After their testimonies we were able to talk and pray with the adults and children that came. On Tuesday we visited a neighboring village called La Escondida (The Hidden) and do children’s ministry there. La Mesa and La Escondida are both Huichol but split for religious reasons. The following days, children from La Escondida came to our La Mesa ministry times which amazed us all.

Wednesday evening we were privileged to have Issac and his family visit our camp. During this time we celebrated Micha’s birthday (they made donuts and hot chocolate to help celebrate) and performed the skit regarding Joseph, the dreamer and dream-interpreter. Sebas was able to explain to Issac how God spoke to him through his dream the morning the scorpion bit Sebas. I truly saw how Issac grew hungry for more of God that night.

Thursday morning Issac took us to a mountaintop where we could have a beautiful 360° view of the lake and the community. Issac wanted to learn how to pray and we obliged by explaining it to him. We interceded on the top of that mountain for the families that had hosted us and translated Ruth with us, and Issac witnessed the power of prayer.

We really saw a momentum pick up in this people’s pursuit after God’s heart this week; Issac’s family made a fresh fried fish dinner for us that night. In this simple act we saw God provide because on this last night of camping we had very little left to eat and God provided us a love feast with the community head!

As we prepared to leave yesterday many children came to play with us for the last time. We played Geronimo (their favorite!) and braided their hair and they helped us carry our things to the motorboat that would take us away.

Today we are in Guadalajara catching up with you through the blog and personally too. This morning we shared a Rosca de Reyes bread (King’s wreath), typically celebrated on the evening of January 6th here in Mexico. We will see whether those tamales will turn up on February 2nd or not.

To finish we have two stories, this time written by Veronica and Hannah. Enjoy!

Mi experiencia en Zapote de Picachos de Veronica

Estuvimos trabajando durante 2 semanas en Zapote de Picachos un Municipio de Nayarit, el primer día nos comentaron sobre el trabajo que Dale esta haciendo en ese lugar con dos comunidades especificas: La Mesa y La Escondida.

Nuestra parte fue trabajar sirviendo a las comunidades y con la traduccion de un libro del Antiguo Testamento al Huichole. Debido a la hospitalidad de nuestro anfitrion Issac los primeros dias trabajamos mucho en La Mesa, el servicio comunitario incluia: limpieza de escuelas, limpieza de terreno, sembradio, cuidado y manipulacion de plantas para su sembradio y otros.

Personalmente mi primera impresion sobre La Mesa fue de ser una comunidad pacifica, alegre y llena de paz, y mi pensamiento en ese entonces era: mejor si no complicamos la comunidady la dejamos como esta (si no esta mal no lo arregles), sin embargo, era mas fuerte en mi, el pensamiento de que Dios nos había llevado ahi por una razón adicional a la de la traducción, es entonces que comence a pedir a Dios revelacion: cual otro motivo nos lleva a trabajar en esa comuidad?: una noche donde me fue complicado consiliar el sueño me puse a interseder por ambas comunidades, unos dias después cuando subimos a La Escondida entendí un poco más. La Escondida es una comunidad llena de religiosidad, cuando conocí algunos niños vi que tenían muchas heridas en el corazon, conocí a Luis que se encontraba fuera de su identidad, en realidad gente y sobre todo niños con una necesidad de interseción y del conocimiento de Dios.

Puedo resumir estas 2 semanas que tanto en lo físico como en lo espiritual hicimos algo similar, remover tierra, plantar, regar y en algunos casos cosechar lo hecho con la palabra de Dios en estas comunidades, fuimos parte de esto, con nuestro servicio, ademas de la traduccion de una parte del Antiguo testamento Ruth, y tengo en mis pensamientos los recuerdos de Julma, Javier, Luis y Elvira.

My experience in Zapote de Picachos by Veronica

We were working for two weeks in Zapote de Picachos, a municipality of Nayarit, and the first day they told us about the work Dale is doing in that place with two communities specifically: La Mesa and La Escondida.

Our part was to serve the communities and translate of a book from the Old Testament into Huichole. Because of the hospitality of our host, Issac, the first days we worked a lot in La Mesa. Our community service included cleaning schools, clearing land, planting, caring and moving plants so that more could be planted and more.

Personally, my first impression of La Mesa was that it is a quiet community, happy and peaceful. At first I thought that it would be better not to complicate the community and let them be (since there do not seem to be wrongs to fix). However, I was more gripped by the thought that God had brought us here for a reason greater than translation, and so I began to ask God for a revelation: with which other motive did you bring us to work in this community? One night I had a complicated dream that I could not figure out, so I began to intercede for both communities. A couple of days later when we went up to La Escondida I understood a little more. La Escondida is a community filled with religiosity. When I met some children there I saw that many had wounded hearts; I met Luis with a lack of identity. I felt that people there, but mostly the children, were in need of intercession and knowledge of God.

I could summarize these two weeks similarly physically and spiritually. We moved earth, planted, watered and in some cases harvested what was done with God's word in these communities. We were a part of this, with our service as well as translation of a part of the Old Testament, Ruth, and I will keep in my thoughts memories of Julma, Javier, Luis and Elvira.

Semana 3

Morelia es increíble! Llegamos el domingo por la mañana a la base de JUCUM Morelia. Morelia se resume en ser un lugar de impacto en una de las ciudades más (sino es que la más) inseguras de México, trabajando con profecionistas y gente educada dentro de las diferentes esferas de la sociedad, con un enfoque de alcanzar a las comunidades indígenas que rodean la ciudad.

Durante nuestra fase de lectura, fuimos por una semana a Monterrey a la conferencia nacional de JUCUM México con un enfoque en la traducción de la Biblia, por lo que desde ese momento supimos que nuestra Cruzada se iba a enfocar también en esto, de ese punto a la semana dos, cuando estábamos por salir de Zapote de Picachos , Dale, nuestro primer contacto en Nayarit nos hizo un comentario que en verdad ha sido de lo más inesperado, porque dijo que generalmente, la cruzada de una EDE no hace cosas como nosotros, en cuanto a la traducción de la Biblia, este trabajo es propio de una escuela secundaria en JUCUM.

Quise compartir esto con ustedes porque es el contexto en el que se está desarrollando nuestra cruzada; sin darnos cuenta Dios nos ha considerado para ser parte de este sueño suyo para llevar su Palabra a las naciones. Esto sigue creciendo y complementándose cada vez más, esta semana a través de una clase que tomamos el lunes por skype con Bernie Kay, un maestro en JUCUM Kona, Hawaii que nos habló sobre la traducción de la Biblia y cómo es que en conjunto con nuevas tecnologías pueden llegar a cumplir la meta para traducir a todos los idiomas no alcanzados el evangelio y eventualmente la Biblia completa.

El día continuó con una actividad de lo más creativa y con propósito que hemos tenido durante nuestra cruzada. Daniel (el director de la base) planeó un recorrido por la ciudad con siete estaciones donde divididos por equipos, hicimos evangelismo, oramos por las personas, las abrazamos y también pedimos dinero para después darselo a otras personas; todo esto a través de algunos puntos emblemáticos de la ciudad. Cuando terminamos nos llevaron a cenar tacos de pastor de dos pesos.

El martes fue una experiencia diferente y a la vez igual, porque estuvimos apoyando a una iglesia que tiene un grupo en casa en uno de las colonias alejadas del centro de la ciudad, allí nos dedicamos al evangelismo casa por casa, desde la mañana hasta el medio día, divididos nuevamente en equipos y con algún congregante de la iglesia. Al medio día regresamos a la casa de una de las hermanas para comer, después tuvimos un tiempo de enseñanza para la Iglesia acerca de cómo escuchar la voz de Dios (que es uno de los primeros temas que nos dan en la fase de lectura) y terminamos con una ministración para que el equipo animara a los hermanos. Por la tarde regresamos a evangelizar y regresamos para la cena.

El miércoles fuimos a un pueblo que debido al crecimiento de la ciudad ya ahora forma parte de la periferia, este se llama el Puerto de Buenavista, donde también hicimos evangelismo casa por casa con alguien de la congregación, sin embargo esta vez la mitad del equipo se quedó en la iglesia para trabajar pintándola y moviendo material de construcción. Cuando dieron las 6 de la tarde dirigimos el servicio completo; Micha dió la enseñanza a la iglesia. Al terminar cenamos comida típica mexicana (pambazos y enchiladas) con ponche.

En la mañana del jueves nuestros líderes nos invitaron un café en Starbucks, donde pudimos tener un tiempo a solas como equipo y de retroalimentación. Para todos estos tiempos y detalles son los que nos hacen sentir cuidados y amados por Dios y por nuestros líderes. También fue un tiempo de ponernos a cuentas unos con otros y seguir cultivando nuestra unidad, cosa que es de vital importancia en todo lo que hacemos.

Después hicimos "evangelismo creativo" que es preguntarle a Dios cómo quiere que compartamos de él y del evangelio a otros, así que nos volvimos a dividir en equipos y cada quien hizo lo que Dios dijo, como dar abrazos, hacer carteles diciendo Dios te ama, etc. Así mismo, cada equipo fue guiado por Dios para ir a diferentes lugares, como al parque, enfrente de una universidad o caminar por la calle.

Cuando regresamos a la base tuvimos un tiempo de interseción, donde primero nos pusimos a cuentas con Dios para después interceder por lo que Dios nos mostró en nosotros mismos y que también de refleja en la ciudad, cosas como orgullo, inferioridad, rebeldía, temor del hombre, etc. Una vez que nos pusimos a cuentas, fuimos a un mirador para interceder por la ciudad. Fue un tiempo donde Dios trajo convicción a nosotros sobre lo que está pasando en la ciudad, la influencia que siempre ha tenido en todo México y también lo que llegará a ser en Dios.

Llegó el viernes y con él ¡el cumpleaños de Sebas! Y aunque durante el día todo fue prácticamente "normal", también tuvimos tiempo de celebrar.

En la mañana desayunamos y preparámos sándwiches para la comida en la iglesia a la que fuimos a servir, sin embargo, cuando llegamos a esta pequeñita y singular iglesia, el pastor y los hermanos nos recibieron con los brazos bien abiertos; después tuvimos alabanza, donde participaron Monique y Fernanda. Al terminar, nos sirvieron el desayuno (segundo del día) mientras que el pastor hablaba de su testimonio, Clau y Sebas nos presentaban y Lukas, Ian y Becca compartían sus testimonios. Para nosotros fuenmuy inesperado esto y es que cada iglesia que visitamos fue totalmente diferente.

Cuando terminaron con los testimonios todos limpiaban. Los hermanos preparaban un asado ya que el pastor y su familia son argentinos. Cuando acabamos de limpiar la comida aun no estaba lista, así que nos pusimos a platicar con los hermanos y formamos buena relación con ellos. Cuando terminó la comida, la pastora invitó a lad chicas a "matear" que es tomar el té de yerba mate, originaria de Argentina y otros países sudamericanos. Para los argentinos, es un símbolo de amistad matear ya que todos toman de la misma matera.

Esta semana estuvo llena de retos, ampliando la visióm y misión para la cruzada, Dios estiró nuestra fe durante el evangelismo y a más de uno (por no decir que a todos) nos incomodó en algún punto. Él nos está enseñando a caminar más en fe, a morir más a nuestros supuestos derechos, a pelear como si no hubiera un mañana por la visión que ha puesto en cada uno de nosotros y en fin, tal como lo dice su Palabra nos está llevando de gloria en gloria.

Como mensión especial: quero darles gracias a todo el personal de la base de JUCUM Morelia: Gracias por permitir sumarnos al trabajo que han desarrollado y por ser parte de todo lo que Dios les ha hablado para esta ciudad y esta nación.

Por último, dejamos el video de esta semana y las dos historias acostumbradas, esta vez de Micha y Jacob.

Morelia is incredible! We arrived Sunday morning at the YWAM Morelia base. Morelia is one of the least safe cities (if not the least safe) in Mexico, with many professionals and educated people in different spheres of society.

During our lecture phase, we went for a week to Monterrey to a national conference for YWAM Mexico with a focus on Bible translation. Since that week we knew that our outreach would focus on Bible translation as well. When we left Zapote de Picachos, Dale, our primary contact in Nayarit, commented that our outreach is not doing things a normal DTS would. Bible translation, for example, is typically a YWAM secondary school outreach.

I share this with you because it is the context in which our outreach is developing; God has called us to be a part of His dream to bring His Word to the nations. This dream has been grown and been complimented more this week through a class we took on Monday through Skype with Bernie Kay, a teacher at YWAM Kona, Hawaii who spoke to us about Bible translation and how, combined with new technologies, we can complete the goal to translate the gospel and eventually the entire Bible into all the unreached languages.

The day continued with a very creative activity with the purpose of reaching out in the city. Daniel (the base director) planned a route through the city with seven stations. We divided into teams, did evangelism, prayed for people, hugged them and also asked for money in order to afterwards give it to other people; we did all this at symbolic points in the city. When we finished we ate 2 peso tacos 'de pastor' (small corn tortillas with pork shavings).

Tuesday was again different, but in some ways similar; we supported a church that has a home group in one of the neighborhoods far from the city center. There we dedicated ourselves to house to house evangelism, from morning until midday; we divided into new groups accompanied by a church member. At midday, we returned to the house of one of the sisters to eat and afterwards we had a time of teaching for the church about hearing God's voice (which is one of the first topics we were taught durig lecture phase). We finished by ministering to the brothers with encouragement. That afternoon we returned to evangelize and afterwards dinner.

Wednesday we went to a village that because of the city's growth has become part of the outskirts of the city called 'Puerto de Buena Vista' (Port to a Good View). There we also did house to house evangelism with members of the congregation. However, this time half of the team stayed in the church to work painting it and moving construction material. When 6PM came, we led a church service; Micha gave the teaching in the church. To finish we ate a typical Mexican dinner (pambazos and enchiladas) with ponche (warm fruit drink).

On Thursday morning our leaders invited us for coffee to Starbucks, where we could have time alone as a team and of feedback. For everyone these times and details are what make us feel taken care of and loved by God and by our leaders. It was also a time of chatting with one another and cultivating our unity (which is of vital importance in everything we do).

Afterwards we did 'creative evangelism' which is asking God how He wants us to share about Him and His gospel without using words. We divided into teams and everyone did what God told them to do like give hugs, make cards saying 'God loves you', etc. At the same time each team was guided by the Holy Spirit regarding where to go. We went to the park, in front of the university and down different streets.

When we returned to the base we had a time of intercession where we first made ourselves right with God in order to later intercede for what God showed us (reasoning that what God showed us to correct were things that the city also struggles with like pride, inferiority, rebellion, fear of man, etc.). Once we had gotten ourselves right with God, we went to a lookout over the city. During this time God convicted us about what was happening in the city, the influence they have had in Mexico and God also revealed to us what will come to be.

Then Friday came and Sebas' birthday! Even though the day was practically 'normal', in the evening we had a time to celebrate it.

In the morning we ate breakfast and prepared sandwiches for lunch at the church at which we would serve. However, when we arrived at this small and singular church, the pastor and the brother received us with really open arms. After that we had worship and Monique and Fernanda spontaneously joined the worship team. To finish they served us breakfast (our second that day) while the pastor told us his testimony. Clau and Sebas then presented Lukas, Ian and Becca to share their testimonies. For us this was quite unexpected; each church we visited this week was totally different.

When we finished with the testimonies everyone cleaned. The brothers prepared an asado (Mexican grill) even though the pastor and his family are Argentinian. When we finished cleaning, the food was not ready so we chatted with the brothers and built good relations with them. When we finished eating, the pastor's wife invited all the girls to 'maté' which is to drink tea made from the herb 'maté', originally from Argentina and other South American countries. For the Argentinians it is a symbol of friendship to 'maté' from the same cup.

This week was filled with challenges: we amplified our vision and mission for outreach, God stretched our faith during evangelism and more than one (if not everyone) was uncomfortable at some point. He taught us to walk more in faith, to die more to our supposed rights, to fight like there is no tomorrow for the vision he has put in each one of us and, finally like His Word says, go from glory to glory.

As a special mention, I want to give thanks to all the YWAM Morelia staff. Thank you for allowing us to join the work you have started and be a part of God has spoken for this city and nation. Lastly, we leave you with the video for this week and two specific stories, this time by Micha and Jacob.

Micha's story: My highlight of this week was the day we went to a church in a community a little bit outside the city. The evening before, the team felt, including myself, that God wants me to do a teaching. I was very nervous. The whole day I didn't know what to speak about. I was so nervous and knew that I needed God. As soon as I started the teaching, the words just came out of my mouth and it was amazing. God helped me. I probably never had a teaching like that. God was using me in a way I never experienced before. Bless the Lord!

Jacob's story: Just one of the amazing God moments from our week in Morelia: after our team did the 'Everything' skit, I felt the Holy Spirit telling me to pray for a young man behind me. So with the help of my fearless translator, we started a conversation. We found out that his jaw had been broken/crushed, and that's why he was waiting at the hospital. So, we decided to pray for his jaw to be healed. After the first time, I asked if the pain was less. He replied that he didn't have any pain (before we prayed he said that he did feel pain). So, we decided to pray again and I felt the Holy Spirit tell me to put dirt on my hands and put my hands his face. I obeyed, and I believe his jaw moved a little underneath my hands. So, I stopped praying for his jaw and started praying for him. Afterwards, he thanked us and walked away. I saw out of the corner of my eye that he was feeling his jaw, he was moving it around with a look of confusion on his face. God is good; anything is possible if we act in faith!

Semana 4

Hello! This fourth week was spent in Capacuaro, an indigenous community two hours away from the city of Morelia, Michoacán. It is home to the some of the best wood-work in Mexico and the women wear beautiful embroidered shirts, often laced in sequins, and velvet aprons everyday. There is a lot of traffic through the main street of this community, but even so the community feels far from modern life. Few homes have a latrine, water is brought perhaps once a week to the community and trash is burnt on the street and in backyards.

We arrived Sunday morning, just in time to go to the church service of the church we would be attending. ‘Vida Abundante’ or ‘Abundant Life’ church hosts about 100 people per service, including the children. The worship was fantastically upbeat; the keyboard function for trumpets and any other type of brass instrument, a bass guitar and a drum-set were played at full volume. The church loved it; they clapped and danced. What I have been noticing about Mexican churches is that worship time is not cut short; most churches worship for about 45 minutes. After worship a sermon was given and our team led the children’s church. The sermon was given in Spanish by the father of our host, but the introduction and closing were spoken in Purhepecha, the local language. Purhepecha is currently still the main language spoken at home, but very few know how to read or write it; with each generation, Purhepecha is being mixed more with Spanish and pure Purhepecha is becoming less understood.

We spent the rest of Sunday at Camilo and Vero’s home; the place we would be staying, praying for specific family members. Their family is going through hard times after a few deaths in the family so these words of encouragement really lifted their spirits.

The rest of the days we were in Capacuaro we followed a similar program everyday. At 7am we would go to the church as a group, pray for families in the community and afterwards we would go and visit these families in smaller groups. For example, my group visited a grandmother with many unbelievable stories about how God rescued her, an unbelieving grandfather on his deathbed, an illiterate grandmother who praises God that she can speak after having a stroke that greatly debilitated the right half of her body and a young mother in a wheelchair. We prayed for them, sang with them and acted out Bible stories.

When we were not with the families, we were at Camilo’s house helping cook and clean but also building relationships with their family (the parents, children, cousins and whoever else dropped by). We taught them how to play the ukulele and some English and they helped us translate key Biblical words such as ‘worship’ and ‘king’ into Purhepecha.

Most Mexican churches also have at least two services a week. At ‘Vida Abundante’ their services are on Sunday morning and Wednesday evening. So, on Wednesday we helped lead the worship in the service and we prayed at the end of the service for individuals in the church. At the end of the service the congregation prayed for us in return and we enjoyed a time of fellowship. After the service we went out to eat tortas (sandwiches) and tacos at a stand along road.

Thursday morning we affirmed Camilo and his wife and prayed for them before leaving to return to Morelia. Arriving back at the base we had a time of debriefing and went out to a buffet for dinner. Coming back from dinner, we were able to tell two of our taxi drivers the Good News and pray for them. Tonight we leave to Oaxaca by bus and plane. Please keep our team in your prayers as we expectantly wait upon what God will have us do in the last location of our outreach journey.

To finish here are again two stories from our team. We hope they encourage your faith!

Kaitlyn’s story: I know this story is from last week, but it is worth telling anyway. In Morelia, we had a day of evangelism/time with a pastor and his wife. The first time we went out I was continuing to feel really discouraged, like God wasn’t speaking to me. I felt useless and just wanted to go home. The second time we went out, I went with a fresher attitude. This time my group and I, as we were praying, decided to ask God for more direction: who should we see, who should we speak to? I was then reminded of something God told me during intercession at the beginning of my DTS (nearly 3 months ago), “A woman named ‘Janny’, who is ashamed and fearful.” I was almost reluctant to share this with my group, but I did it anyways. We decided to start looking. Just past us was a little taco stand with a man. I said “Let’s go talk to him,” so we did. We asked if he had a wife, he did. We asked her name. It was “Janny.” My mind nearly exploded! We then asked if I could speak to her. She came out and I told her what had just happened. I encouraged and I shared with her how loved she is and that God wants to take any fear/shame away from her and I got to pray for her. I might forget, but God does not. He is faithful to his promises and the words he speaks.

¡Hola! La cuarta semana la pasamos en Capacuaro, una comunidad indígena a dos horas de Morelia, Michoacán. Esta es casa de uno de los mejores lugares del trabajo en madera dentro de México y las mujeres usan hermosas blusas bordadas, a menudo entretejido con lentejuelas y delantales de terciopelo a diario. Hay mucho tráfico en las calles principales de la comunidad, pero aun así la comunidad se siente lejos de la vida moderna. Algunas casas tienen letrina, el agua tal vez llega una vez a la semana a la comunidad y la basura es quemada en la calle y en los patios traseros de las casas.

Llegamos el domingo por la mañana, justo a tiempo para ir al servicio de la iglesia a la que servimos llamada “Vida Abundante” que recibe alrededor de cien personas por servicio incluyendo a los niños. La alabanza fue fantásticamente animada; Se tocó el teclado con la función de trompetas y cualquier otro instrumento de bronce, un bajo y una batería también fueron tocadas a todo volumen. La iglesia lo amaba; ellos aplaudieron y bailaron. Lo que yo noté acerca de las iglesias mexicanas es que el tiempo de alabanza no es corto; la mayoría de las iglesias alaban alrededor de 45 minutos. Después de la alabanza la prédica fue dada y nuestro equipo lideró el servicio con los niños. La prédica fue en español por el papá de quien nos hospedó, pero la introducción y el cierre fueron en purépecha, el idioma local. El purépecha es el idioma principal hablado en casa, pero muy pocos saben cómo leerlo o escribirlo; con cada generación, el purépecha se va mezclando más con el español y el purépecha puro ha llegado a ser menos entendido.

Pasamos el resto del domingo en la casa de Camilo y Vero; el lugar donde nos quedamos, orando por miembros específicos de la familia porque están pasando por momentos difíciles después de algunas muertes dentro de la familia, es por eso que las palabras de ánimo en verdad levantaron sus espíritus.

El resto de los días que estuvimos en Capacuaro seguimos un programa similar. A las 7 de la mañana fuimos a la iglesia como un grupo, a orar por las familias en la comunidad y después fuimos a visitar a estas familias en grupos más pequeños. Por ejemplo, mi grupo visitó a una abuela con muchas historias increíbles acerca de cómo Dios la rescató, un abuelo increíble en su lecho de muerte, una abuela analfabeta que alababa a Dios porque pudo hablar después una enfermedad cerebral que debilitó la mitad derecha de su cuerpo y una joven madre en una silla de ruedas. Nosotros oramos por ellos, cantamos con ellos y actuamos historias bíblicas.

Cuando no estábamos con las familias, estábamos en la casa de Camilo ayudando a cocinar y limpiar, pero también construyendo relaciones con su familia (sus padres, hijos, sobrinos y todos los demás que entraron en su casa). Les enseñamos como tocar el ukulele y algo de inglés, mientras ellos nos ayudaron a traducir palabras claves de la Biblia como “adorar” y “rey” en purépecha.

Muchas de las iglesias mexicanas también tienen por lo menos dos servicios a la semana. En “Vida Abundante” sus servicios son los domingos en la mañana y los miércoles en la tarde. Por eso, el miércoles les ayudamos a dirigir la alabanza en el servicio y oramos al final por todos en la iglesia. Después que el servicio terminó, la congregación oró por nosotros y disfrutamos un tiempo de compañerismo. Cuando todo el servicio terminó salimos a comer tortas y tacos en un puesto sobre la carretera.

El jueves en la mañana afirmamos a Camilo y a su esposa y oramos por ellos antes de regresar a Morelia. Regresamos a la base y tuvimos un tiempo de retroalimentación, después fuimos a cenar a un buffet. Cuando regresamos de la cena, pudimos compartirles a dos de los taxistas que nos llevamos acerca de las Buenas Nuevas y oramos por ellos. Hoy por la noche vamos hacía Oaxaca en autobús y avión. Por favor ora por nuestro equipo mientras nosotros esperamos expectantes en lo que Dios quiere que hagamos en el último lugar de nuestro viaje de cruzada.

Para terminar, tenemos otras dos historias de nuestro equipo. ¡Esperamos que te animen en tu fe!

La historia de Kaitlyn: Sé que esta historia es de la semana pasada, pero de cualquier modo vale la pena contarla. En Morelia tuvimos un día de evangelismo/ tiempo con un pastor y su esposa.Al inicio salimos y yo continuamente me seguía sintiendo desanimada, como si Dios no me estuviera hablando. Me sentí inútil y solo quería regresar a casa. Después volvimos a salir pero fui con una actitud renovada. Esta vez mi grupo y yo, mientras orábamos, decidimos preguntarle a Dios por más dirección: ¿A quién debemos ver, a quién debemos hablarle? Yo me acordé de algo que Dios me habló durante un tiempo de intercesión en el inicio de nuestra EDE (casi tres meses atrás), “Una mujer llamada “Janny”, quien está avergonzada y tiene miedo”. Casi me niego a compartir esto con mi grupo, pero de todos modos lo hice. Decidimos empezar a buscar cuando justo pasamos un pequeño puesto de tacos donde había un hombre. Yo dije: “Vamos a hablar con él”, así que fuimos. Preguntamos si tenía esposa y él nos dijo que sí. Le preguntamos por su nombre. El nombre de su esposa era “Janny”. ¡Mi mente casi explota! Entonces le preguntamos si podíamos hablar con ella. Ella llegó y yo le dije lo que acababa de pasar. La animé y le compartí que tan amada por Dios y que él quería llevarse cualquier miedo y/o vergüenza, después oré por ella. Tal vez yo lo olvide, pero Dios no. Él es fiel en sus promesas y en las palabras que él dio.

Semanas 5 y 6

Amigos !estamos en Oaxaca! y por cuestiones prácticas, decidimos juntar las últimas dos semanas en la misma publicación. Y bueno, el fin de semana de Morelia a Oaxaca fue toda una travesía, porque salimos el sábado a la 1 de la mañana de la base de JUCUM a la terminal de autobuses y de allí directo a la Ciudad de México. Llegamos a la terminal del norte a las 6 de la mañana donde pasaron mis papás por nosotros y nos llevaron a mi casa para esperar nuestro vuelo que salía a las 3 de la tarde.

En mi casa descansamos y desayunamos carnitas (tacos de carne de cerdo y después mis papás nos dejaron en el aeropuerto. Como grupo pero también personalmente fue una bendición poder llegar a casa y sentirse en familia, no solo por mis papás sino por la familia que como equipo hemos llegado a ser. Cuando llegamos a Oaxaca nos estaban esperando con tamales en casa de mi abuela y pasamos toda la tarde con ella mientras nuestros líderes y algunos del equipo salieron a la ciudad a buscar un hotel donde descansar. Esos días fueron en verdad ajetreados por los continuos viajes aunado a que varios de nosotros nos enfermamos del estómago o de la gripa por el cambio de climas constante y la comida a la que no estamos acostumbrados que comimos en las casas a las que visitamos en Capacuaro.

El domingo nos dedicamos a ponernos de acuerdo con nuestro contacto para la siguiente parada: Santiago Ixcuintepec, un pueblo en las montañas de Oaxaca que pertenece a la región "Mixe", la cultura indígena establecida allí. Compramos la despensa para los siguientes días y también conseguimos transporte para llegar allí y el domingo salimos a las 8 de la mañana esperando un clima frío y francamente trabajo pesado. Sin embargo, también tuvimos mucho apoyo de la base en Mazatlán y Dios nos hablaba en Isaías 55:8-12 donde nos animaba a seguir teniendo fe en el y trabajar sin importar si veíamos o no fruto de nuestro trabajo.

Otro de los planes que se acordaron para este tiempo fue poder trabajar con un pequeño rancho llamado "La Reforma" en donde solo viven 22 familias y solo se puede llegar caminando a 4 horas de Ixcuintepec. Así que con esta idea, los primeros días estuvimos dirigiendo el servicio en la iglesia local a diario, ya que tienen por costumbre tener servicio por las tardes de 6 a 8pm.

El domingo llegamos después de un camino largo, de cuervas y parte de terracería, algunos todavía estaban enfermos, pero abiertos a lo que Dios estaba por mostrarnos. La primera sorpresa que nos llevamos fue que el clima en realidad era cálido y permaneció así los días que estuvimos en Ixcuintepec. Una vez que comimos fuimos directo al servicio en la Iglesia, donde desde un inició nos pidieron que dirigiéramos todo. Así que Fernanda, Becca, Abi, Monique e Ian se encargaron de la alabanza, mientras que Lukas y Micha estuvieron con los niños y por último, Vero enseñó a la congregación sobre la mujer samaritana.

Los dos días siguientes fueron similares:El lunes por la mañana descansamos del viaje y por la tarde tuvimos servicio en la iglesia. El martes por la mañana hubo servicio y después salimos a visitar algunas de las familias ya cristianas pero que por alguna razón dejaron de ir a la iglesia. Por la noche Monique compartió su testimonio, presentamos algunos dramas y Fernanda dio la enseñanza.

El miércoles por la tarde la primaria del pueblo nos prestó su patio para presentar nuestro programa abierto a todo el pueblo, así que también presentamos dramas, bailes y Micha, Vero, Becca y yo compartimos nuestros testimonios. También jugamos con los niños y al final platicamos con los adultos que allí se reunieron. Terminamos el día en el servicio de la iglesia, donde Lukas compartió acerca del amor radicar. El miércoles debido al cansancio acumulado y a algunos que seguían enfermos decidimos descansar de nuevo y para los que estaban bien fue un día para prepararnos para el día siguiente para llegar a "la Reforma".

Claudia y Sebas decidieron que era más sabio que los que se sentían enfermos se quedaran, para no arriesgarlos a que empeoraran en la montaña, así que se quedaron Vero, Kaitlyn, Hannah, Brian y Sebas en Ixcuintepec, con el objetivo de ayudar a la familia que nos hospedó en sus tareas diarias, como desgranar maíz o ir a cortar leña al bosque y así construir relaciones con ellos.

Entonces, el viernes había llegado para ir a "la Reforma", salimos a las 9 de la mañana y llegamos a las 2 de la tarde, algunos no podíamos caminar más, mientras que otros parecía que solo habían dado una caminata por el parque. Pasamos 5 días en la comunidad hospedados en la casa del pastor Musio, con quien nos llevó nuestro contacto. Algunas de las cosas inesperadas fue que aunque compramos comida avisados que había escasez en el pueblo, la familia del pastor cocinaba para nosotros la comida que acostumbran comer: frijoles de la olla, tortillas hechas a mano, huevo y caldo de pollo o guajolote. Entonces cuando llegamos a Reforma, Claudia trato de mediar la comida de la familia del pastor con la que nosotros llevamos.

En los días que estuvimos allí también tuvimos servicio por las tardes, donde Monique, Abi, Becca, Andrew e Ian dieron su enseñanza, mientras que Lukas y Micha se encargaron de las clases con los niños, yo traduje las enseñanzas y Abi, Becca, Monique y Fernanda dirigieron la alabanza. Por las mañanas los chicos se dedicaron a continuar la construcción de un nuevo edificio para la Iglesia, ya que el primero es muy pequeño. Las chicas el primer día ayudamos a los chicos a acercar los tabiques para que pudieran construir bajo la dirección de José Guadalupe, nuestro contacto que ha estado trabajando desde hace 12 años en esta comunidad. Además de esto, las chicas también visitamos algunas de las familias para poder orar por ellas y animarlas, algunas de ellas nos agradecían con comida o fruta para nosotros. Otros días solo pasamos el tiempo con la esposa del pastor y con sus hijas mayores, formando relaciones con ellas y ayudando a cocinar.

Algo que también nos agarró desprevenidos fue el cambio de clima, ya que pasó de hacer calor a frío e incluso algunos de esos días llovió, pero nadie llevó ropa para frío porque los días pasados había hecho calor. Durante este tiempo creo que Dios puso a prueba nuestra confianza en él para muchas cosas, desde que él es nuestra fuerza, hasta que no importa lo poco o mucho que hagamos en ministerio porque aunque no se vieron grandes milagros o vidas tocadas de una forma sobrenatural por Dios, él sigue siendo Dios y nosotros seguimos siendo sus hijos amados, que pisamos ese lugar para reflejar el amor de Dios y su reino en cosas tan sencillas como ir a platicar con las familias o el trabajo duro de los chicos para construir una iglesia más grande.

Ayer por la mañana regresamos a Ixcuintepec llegando a la 1 de la tarde. Cuando nos reencontramos con los que se quedaron hubo de inmediato una sensación de regresar a casa. Todos nos alegramos mucho y nos abrazamos unos a otros. Después de preparar la comida y comer, se hicieron planes para salir el viernes por la mañana para regresar a la ciudad de Oaxaca, sin embargo debido a la falta de transporte para esos días la salida se adelantó para el mismo jueves a las 11 de la noche pero no fue hasta las 12 que salimos del pueblo porque el hombre que nos trajo se había quedado dormido y nuestros líderes tuvieron que ir a despertarlo. Así que ahora estamos en un hotel para descansar y tomar fuerzas para los últimos 7 días que nos quedan de cruzada. Y a pesar de que estas dos semanas fueron un reto, también vimos la fidelidad y protección de Dios para nosotros y los que impactamos.

Para terminar, queremos compartir las historias de Becca, Brian y Andrew, así como algunas fotos y el vídeo, disfruten:

Rebecca’s story: Going into this week my spirit was very low. I was recovering from being super sick. All I wanted was the comforts of home and love of my family. Little did I know it we were venturing into the hardest week of outreach. Already being drained emotionally, God was about to stretch me physically and spiritually. This week consisted of constantly denying my flesh and submitting to my spirit. We held a church service everyday for the nine days we were there. For me that’s physically, emotionally and spiritually exhausting. The people in most indigenous communities cannot read and they don’t have a Bible in their language; it’s pretty hard to have a relationship with God without the Bible. In this time we led worship, prepared teachings, and really I believe that was some of the first ‘solid food’ these people had ever received. Three days in, part of our team hiked 4.5 hours into the mountains and served at another little village. Here I really struggled with the thoughts of “Why are we here? Are we really making that much of a difference?” One morning we had a devotional on Colossians 3:23-24 which talks about working unto the Lord. I do what I do for my heavenly Father, not for my leaders, fellow students, or even the people I’m serving. I am deep in the mountains with no cell service and definitely NO OXXO because I love Jesus. I am here because of what He did for me. Isaiah 55:9 says “For my thoughts are not your thoughts, neither are my ways your ways, declares the Lord. For as the heavens are higher than the earth so are my ways higher than your ways and my thoughts than your thoughts.”

Only God knows the true impact we made in both villages. Only God knows the true cry of all of our hearts. My cry is for God and for His kingdom. Now, in the last week of outreach I think I’ve learned a lot. I will never forget this experience and all the things I’ve seen the Father do.

Blessings back home and to my fellow students in the Philippines. Thank you for all your prayers, Rebecca Harvey.

La historia de Becca: Al ir en estas semanas mi espíritu se fue abajo. Me estaba recuperando de estar muy enferma y todo lo que quería era tener la comodidad de mi casa y el amor de mi familia. Poco a poco supe que nos adentrábamos en la semana más difícil de la cruzada. Empecé a sentirme agotada emocionalmente y Dios estaba por estirarme física y espiritualmente. Esta semana consistió en continuamente morir a mi carne y someterme a mi espíritu.

Nosotros dirigimos un servicio en la iglesia cada día de los 9 que estuvimos en la comunidad. Para mi eso fue físicamente, emocionalmente y espiritualmente abrumador. La gente en la mayoría de las comunidades indígenas no puede leer y ellos no tienen la Biblia en su propio idioma, en muy difícil tener una relación con Dios sin la Biblia, por eso para ellos la iglesia era la forma en que pueden comunicarse con Dios.

En este tiempo nosotros dirigimos la alabanza, preparamos enseñanzas y en verdad creo que fue un poco de la primera "comida sólida" que esta gente recibió. Tres días después, parte de nuestro equipo caminó de 4 a 5 horas en las montañas y servir en un pequeño pueblo. Aquí en verdad batallé con el pensamiento de "¿Por qué estamos aquí? ¿En verdad estamos haciendo mucha diferencia?". Una mañana tuvimos un devocional de Colosenses 3:23-24 el cual habla acerca de trabajar para el Señor. Yo en verdad quiero hacerlo por mi Padre celestial, no por mis líderes, por mis compañeros, ni siquiera por la gente a la que sirvo. Estoy en medio de las montañas sin señal en mi celular y definitivamente sin OXXO porque yo amo a Jesús. Estoy aquí por lo que él hizo por mi. Isaías 55:9 dice "Porque mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos son mis caminos, dice el Señor. Así como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que tus caminos y mis pensamientos más altos que tus pensamientos".

Solo Dios conoce el verdadero impacto que hicimos en los dos pueblos. Solo Dios conoce el verdadero clamor de todos nuestros corazones. Mi clamor es por Dios y por su Reino. Ahora, en la última semana de mi cruzada pienso: "He aprendido mucho, nunca olvidaré esta experiencia y todas las cosas que he visto que el Padre hace". Bendiciones en casa y a mis compañeros en las Filipinas y gracias por sus oraciones.

Semana 7

Our last week of outreach! Where has the time gone? I will tell you where: to good use! This week we helped at a different church called ‘La Esperanza’ (translated ‘The Hope’). We were welcomed Saturday morning and that afternoon we helped the church host their weekly children’s ministry for the neighborhood. We played games, gave a teaching on the Prodigal Son using a drama and performed one of our dances for them. I was impressed by how enthusiastic and obedient these children were. That night (and all this week) the church provided blankets and cushions for us and we slept on the church floor.

Sunday there were two services and we were able to contribute two songs and four girls on our team gave their testimonies. They testified how God has been teaching them to trust Him financially. God is the owner of all resources on Earth, we are His stewards. We were blessed that day by the church with three meals and we got to know various church members as we ate together with them.

The next day we got up at 6AM to help at a Sport’s Marathon Day, an evangelistic event organized by ‘Confirmando Mexico’ (translated ‘Confirming Mexico’) on the other side of the city. We helped run the various sports that were a part of the tournament. About 250 people participated and teams battled it out to be named the best all-round team by late afternoon. At the medal/trophy ceremony, we performed the ‘Everything’ skit and the event coordinator shared the gospel. Numerous people gave their hearts to Christ that day. I pray that they will continue to seek God and fall in love with Him.

Tuesday we invested our time in worship, forgiveness, intercession and reading the Bible. At 7PM we went with the youth from the church to a nearby park to perform the ‘Everything’ skit, give a message and evangelize afterwards with those present. The park was small but alive with a lot of youth and families. We talked to an older man who admitted he was an alcoholic and wanted to change his ways. We talked to students who wanted to get right with God. Many more people were prayed for. I believe that we and the church youth were encouraged by this time of evangelism!

On Wednesday evening we again went out to evangelize in the city. This time we went to the city center, a plaza bustling with locals and tourists that ha plenty of nice places to sit and live music to dance to. We were divided into 4 groups (with church youth and YWAM youth mixed) and gave words to people as God led, hugged as many people as possible and also sang a worship song to God appointed people and places. Many people were surprised by the loving acts we did for them and others came up to us themselves. I know for certain God was moving in that place, amidst the poor, the drug-addicts and alcoholics that were present too. We were so full of the Spirit that we also began singing as a group in the bus on the way back, and Claudia and Veronica also shared the gospel; there was abundant joy and peace. We arrived back at the church to talk about the evening and the church treated us to pizza. We also affirmed one another and said our goodbyes because the next day would be our last and not everyone from the church would be able to make it.

Thursday was our last day of ministry for this outreach! We went with the church youth to hand out coffee and bread to the people waiting outside the emergency ward of the hospital. When we arrived we found two other large church groups preparing to do the exact same. What a blessing; it was beautiful to see how God is alive in such a great number of people here in Oaxaca. We took a time to pray for the people who would be touched by the resources that night and then went to talk with individuals. After all the coffee had been given away, Maly gave a quick message to a group simply waiting outside the gate; she told them that God is there with them, that he sees their situations and that he loves every person deeply. She also added that God does not want to see their loved ones suffer either, but that He can use these difficult times to show them who He is. After her message we prayed for those listening and one girl accepted Christ after hearing how Christ never meant for us to carry such heavy burdens or have fear. Praise be to God!

Today we are resting and preparing to return to Mazatlán by plane tomorrow! Our outreach has basically come to an end. Thank you for joining us on this journey of a lifetime; we are extremely thankful for your prayers and invested interest :) You make us feel special and definitely encouraged us in the difficult moments to keep up the good work. Much love, Mexico team!

¡Nuestra última semana de cruzada! ¿Ya se fue el tempo? Te diré en qué: ¡en un buen uso! Esta semana ayudamos a una iglesia diferente llamada “La Esperanza”. Fuimos recibidos el sábado por la mañana y en la tarde ayudamos a la iglesia con un ministerio de niños semanal para la colonia en la que ellos están. Nosotros jugamos juegos, dimos una enseñanza sobre el hijo pródigo usando un drama y también presentamos uno de nuestros bailes para ellos. Yo me impresioné por el entusiasmo y obediencia de estos niños. En la noche (y en toda la semana) la iglesia nos proveyó de cobijas y colchonetas para nosotros porque nos quedamos a dormir en el piso.

El domingo tuvimos dos servicios, pudimos participar con dos canciones, y Becca, Vero, Maly y Fernanda compartieron sus testimonios en cómo Dios les enseñó a confiar en él en sus finanzas. Dios es el dueño de todos los recursos en la Tierra, nosotros somos sus mayordomos. Nosotros fuimos bendecidos con las tres comidas del día y conocimos a varios miembros de la iglesia mientras comíamos con ellos.

Al siguiente día nos despertamos a las 6 de la mañana para ayudar en un día de maratón deportivo, un evento evangelistico organizado por “Confirmando México” en otra parte de la ciudad. Ayudamos a correr varios deportes que fueron parte del torneo. Alrededor de 250 personas participaron y equipos pelearon por ser nombrados el mejor entre todos los demás equipos por la tarde. En la ceremonia de premiación presentamos el drama “Everything” y después el coordinador del evento compartió el evangelio. Mucha gente entregó su vida a Cristo ese día. Yo oro para que ellos continúen buscando a Dios y se enamoren de él.

El miércoles por la tarde salimos a evangelizar. Esta vez lo hicimos en el centro de la ciudad. En este tiempo fuimos a la plaza principal, a otra plaza llena de gente local y turistas en lugares bonitos para sentarse, con música en vivo y bailar. Nosotros nos dividimos en 4 equipos (con un chico de la iglesia y jucumeros mezclados) y les dimos palabras a la gente como Dios nos permitió; abrazamos a toda la gente que pudimos y también cantamos canciones de alabanza a Dios apuntando a la gente y lugares. Mucha gente se sorprendió por los actos de amor que hicimos para ellos y otros vinieron a nosotros por ellos mismos. Yo sé con certeza que Dios se movió en ese lugar, en medio del pobre, de los drogadictos y el alcoholismo que también fueron presentes. Estuvimos tan llenos del Espíritu que cantamos como grupo en el autobús cuando regresamos, también Claudia y Verónica compartieron el evangelio; allí hubo abundante gozo y paz. Llegamos de regreso a la iglesia para tener una retroalimentación y también comimos pizza. También nos afirmamos unos a otros y dijimos adiós porque al siguiente día era el último y no todos en la iglesia podían volvernos a ver.

¡El jueves fue nuestro último día de ministerio para esta cruzada! Fuimos con el grupo de jóvenes de la iglesia a repartir café y pan a la gente que estaba esperando afuera de la entrada de emergencias de un hospital. Cuando llegamos encontramos a dos grupos grandes de iglesias preparándose para hacer exactamente lo mismo que nosotros. Que bendición; fue hermoso ver como Dios está vivo en tan grande número de gente aquí en Oaxaca. Tomamos tiempo para orar por la gente que quería los recursos que teníamos y después nos acercamos a orar por ellos individualmente. Después de que el café fuera repartido, Maly dio un mensaje rápido a un grupo que simplemente estaban esperando afuera de la entrada; ella les dijo que Dios está con ellos, que él ve sus situaciones y que él ama profundamente a cada persona. Ella también agregó que Dios no quiere ver sufrir a aquellos que él ama, pero él puede usar esas dificultades para para mostrarnos quién es él. Después de su mensaje nosotros oramos por aquellos que escucharon y una chica aceptó a Cristo después de escuchar cómo él nunca quiso que nosotros cargáramos una carga tan pesada o que tuviéramos miedo. ¡Gloria a Dios!

Hoy estamos descansando y preparándonos para regresar mañana a Mazatlán. Nuestra cruzada básicamente ha llegado a su final. Gracias por acompañarnos en este viaje de toda la vida; estamos extremadamente agradecidos por sus oraciones y por invertir tu interés :) Nos hiciste sentir especiales y definitivamente nos animaste en momentos difíciles para continuar con el buen trabajo. ¡Mucho amor, equipo de México!

Created By
Maly Pérez & Monique Spruijt
Appreciate

Credits:

Lukas Burki

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.