Secuelas del bullying en Rosario

Por Gustavo Rodas

El acoso escolar en los medios

En Rosario y en todo el país existe una problemática que ocurre hace muchos años que en estos tiempos adquirió un nombre. Se llama bullying, se trata del maltrato físico, verbal o de cualquier forma de una persona hacia otra, dónde se ve más esto es en las escuelas, hay muchos niños, adolescentes y adultos que pasaron por esto. En los medios siempre aparecen casos, aunque luego queda en la nada y no se sabe acerca de la víctima que sufrió el maltrato. El caso más emblemático es el que aconteció en Carmen de Patagones con Javier Romero al que apodaban "Pan triste". El 4 de agosto de 2000 fue al colegio con un revólver, se paró en la vereda de la escuela y gritó “Me voy a hacer respetar", disparó matando a un compañero.

Hay antecedentes en la ciudad que sobrevinieron en 2015, en marzo tres alumnos del colegio Nº 79 República del Paraguay. que habitualmente golpeaban a un chico de 12 años fueron más allá. Uno se ubicó detrás de las piernas y los otros dos lo empujaron. Esto provocó que la nuca y la espalda le impacten contra el suelo dejándolo inmóvil. En mayo, la abuela de un niño de 12 años del colegio Nº 84 José Marmol contó que un grupo de chicos del mismo curso lo golpearon y lo discriminaron por no tener papá y mamá.

En septiembre una nena de 12 años tuvo que ser internada en el Hospital Centenario donde le diagnosticaron politraumatismos, la madre de la menor manifestó que fue golpeada por alumnas en el colegio Federico de La Barra. Algunos no soportan los golpes y buscan una salida para terminar ese sufrimiento. En 2016, un joven de 15 años se suicidó en el Instituto Agrotécnico de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, luego de ser víctima de bullying por parte de sus compañeros y en medio de un confuso episodio se disparó perdiendo la vida al instante.

El término bullying en la sociedad

Esa palabra se incorporó a la comunidad hace algunos años y va tomando seriedad con el avanzar de los casos. Antes no tenía nombre, en las escuelas se decía simplemente "molestemos a tal porque es tímido, gordito o al que es diferente", lo hacían porque si, sin ninguna razón y le causa gracia al que lo realiza. Para explicarlo mejor está la licenciada en Psicopedagogía, Griselda Allegro (Matrícula N° 349), que dijo lo siguiente: "Es un proceso de persecución sobre una persona donde hay un grupo que acosa a otra por sus singularidades. El clima surge en la sociedad, que se repercute en las escuelas es producto de lo que se vive hoy".

"En realidad pasa en todos los ámbitos, en los colegios el tema es que son niños mucho más vulnerables que la población, más permeables que son los desprotegidos, sin herramientas para defenderse en un ambiente donde el más fuerte domina al débil. Puede ser no solamente la física, por agresiones constantes, ironías, chistes, burlas, esa forma de molestar lleva veces a un tipo de acosos desde el punto de vista físico", remarcó Allegro.

Una de las ramas de bullying es la violencia escolar que se produce al nivel extrema que deja daños físicos. Para esto, la Psicóloga Leticia Muné (Matrícula N° 4565) que trabaja desde hace muchos años en la clínica psicoanalítica "Entre Paréntesis" reveló: "La violencia tiene múltiples formas, puede ser física que a través de lo que uno le pone más atención a lo visible, golpes cachetadas, tiro de pelo, también es simbólica, tiene que ver con el trato, miradas, con la indiferencia, discriminación y con el no percatarse de que existe un alumno en el aula".

Volviendo con la Psicopedagoga y de lo que a ella le toca trabajar desde su profesión explicó: "Es mucha la cantidad de gente conglomerada en un pequeño lugar pero no podemos pensar que los directivos o los chicos son los que hacen la violencia, esto es consecuencia del tipo social, una sociedad cada vez más individualista, vive de las apariencias, se basa en todo lo físico, lo material, no en lo seres espirituales que tienen las personas, es un macrosistema, Exclusivamente personas que hayan tenido bullying son chicos que han manifestado persecuciones o burlas reiteradas, más que nada por el tipo de población que tengo en el consultorio que son muchos que tienen aspecto autista".

"Lo que me tocó vivir es el seguimiento de grupos, que generan un clima social donde siempre hay una persona que se manifiesta como más tímida, o retraída, que después cuando empieza a salir de la luz que está pasando por un proceso de bullying, hay una fuerza sobre él que hace que se manifieste de esa forma. Sobre todo, digamos si el tema es que ellos puedan enfrentar la realidad, primero a hablar y segundo que puedan buscar estrategias para defenderse de algunas formas de acoso. Obviamente que le quedan secuelas que después lo manifiestan con el cuerpo, con algún trastorno de ansiedad o alimenticio ", enfatizó Allegro sobre su experiencia.

Además, la Psicóloga puntualizó sobre las víctimas: "En general son chicos muy retraídos, reprimidos que no pueden con eso, al revés puede ocurrir que reproduce con otros la misma actividad. Es algo que se vivió a nivel sociedad con los valores, con el individualismo, la competencia, compensar en uno mismo, que lleva a usarlo al otro, a pasarlo por arriba o querer ventajearlo. Creo que todos tienen la responsabilidad, es compartido, el que menos culpa tiene es el chico, se encuentra en una sociedad de características hostiles".

Finalmente desarrolló acerca del trabajo que ella realiza para frenar esta problemática que ocurre en los colegios. Lo que ella hace es no trabajar no sólo con el chico que fue víctima de violencia , si no con el agresor, y también con los que participaron en un modo pasivo observando, aplaudiendo, arengando porque si no queda el trabajo con el chico que fue víctima, termina como una situación injusta. En realidad tienen que ser con todos debido a que uno siempre termina siendo objeto de burla y por eso cuando lo hace en la escuela lo realiza en forma grupal.

Anti Bullying Rosario y Jóvenes de Pie

En la ciudad hay personas que trabajan para detener el acoso escolar y lo hacen desde su propia voluntad. Una de ellas es Gina Benditti, que trabaja de Fotógrafa y es la fundadora de la organización no gubernamental "Anti Bullying Rosario". Esto surgió en septiembre de 2012, la idea nació porque en Internet se estaba haciendo una junta de firmas para una ley en Estados Unidos.

En ese año, había ingresado a su escuela una chica que asistía a un colegio cercano al de ellos, en una hora libre se sentaron a charlar y les comentó que había decidido cambiarse porque anteriormente había sufrido de bullying. Se pusieron con otros compañeros a pensar que sería bueno hablar y concientizar sobre el tema al menos dentro del colegio que era el Santísimo Rosario y así fue. La vicedirectora les dio el visto bueno y comenzaron con las charlas dentro de la escuela.

"Las actividades que realizamos mayormente son charlas en escuelas de Rosario y alrededores, algunas veces realizamos notas para diarios. El objetivo de la organización es concientizar, apoyar y ayudar tanto a las víctimas como a los conocidos acosadores, queremos recalcar la importancia de ayudar psicológicamente a ambos y no realizar discriminación sobre ellos. Hoy en día como encargada del grupo estoy yo, pero en realidad hay mucha gente que me ayuda, cuando inició la organización éramos cinco, pero por cuestiones de tiempo y motivos ajenos al grupo, sólo quedé yo", argumentó Benditti acerca del trabajo que realizan.

Además reflejó lo que han logrado hasta el momento desde que se fundó la organización. Avanzaron dentro de lo que es el ámbito escolar, concientizar a los directivos y profesores sobre el tema, inculcar en los chicos y jóvenes la cuestión del habla como solución a los problemas y no recurrir a la violencia. Explicarles las consecuencias del bullying y de cómo con una palabra se puede afectar tanto a alguien en las escuelas, sin importar que sea privada o pública.

Finalmente Benditti puntualizó que "todavía falta mucho por aprender respecto a la violencia entre pares, muchos adultos consideran al bullying como una cosa entre chicos que se soluciona así porque sí". Concluyó que para que esto deje de suceder necesitan que los adultos tomen conciencia de lo que está pasando, que hablen con sus hijos, explicándoles que la violencia no es solución de nada y que hay otros métodos de resolver los problemas. Sentenció que "sería importante también que los profesores y directivos tomen cuenta de lo que pasa dentro de las escuelas, ya que muchas veces se niegan las situaciones de violencia dentro de las instituciones".

Con el correr de los años se fueron sumando más personas para colaborar para frenar el acoso escolar. Este es el caso de Jóvenes de Pie, son un grupo de adolescentes pertenecientes a la escuela José Antonio Balseiro Nº 539 y algunos integrantes de la Batucada "Macacos do Samba" del barrio Nuevo Alberdi. Tomaron la iniciativa de llevar a cabo un proyecto denominado "Estrechando lazos" en contra del bullying. Una de las chicas, Ayelén López, explayó que sustentaron la campaña mediante el aporte económico del proyecto provincial Ingenia.

Así que empezaron juntándose para ver que podían hacer con la problemática que pasaba en diferentes escuelas, comenzaron a hacer charlas, reuniones, fueron a varios colegios de barrio Rucci, hicieron una jornada, un vídeo en Youtube titulado "Campaña Anti Bullying Proyecto Ingenia 2016 Jóvenes de Pie" y la idea es minimizar el problema en las calles. Iniciaron desde que arrancó el año, ingresaron al sitio la Municipalidad de Rosario, por parte de Ingenia, presentaron ese proyecto, salieron ganadores y les dieron 20.000 pesos para llevar la iniciativa. Hicieron varios banners, carteles, vídeos y lo manifestaron en el segundo festival que se realizó el 1° de octubre en la Plaza Pringles bajo el nombre "Si nos reímos, nos reímos todos".

La voz de los chicos

Desde el aspecto legal en la provincia hay personas que también luchan para prevenir el bullying. Diego Giulano es Concejal en la ciudad de Rosario, desde el 2012 organiza una vez por año el foro de prevención contra el acoso escolar bajo la ordenanza municipal Nº 8941 y desarrolló cómo empezó todo: " Surgió a partir de experiencias que nosotros vivimos en distintos colegios de la ciudad, el tema no tenia la repercusión que tiene hoy y se empezaban a conocer algunos episodios que nos parecían graves sobre todo por el nivel de humillación a que muchos niños y adolescentes fueron sometidos".

"Generamos un foro que realizamos cada año y que tiene que ver con trabajar experiencias de las escuelas y vienen un día de debate y cuenta su experiencia sobre el tema del bullying con respuestas muy concretas", dictaminó el Concejal. Además, remarcó que esto "recoge las experiencias de las escuelas y fomenta soluciones artesanales que se van dando en el ámbito escolar". Así, los propios alumnos generan sus mecanismos de protección frente a la violencia, este año se realizó el foro el 19 de octubre en el Concejo Municipal

También se mencionó anteriormente que en 2015 se realizó el primer festival contra el bullying denominado "Si nos reímos, nos reímos todos". Este año se volvió a hacer, una de las personas que se encontraba ahí es la Diputada provincial Claudia Giaccone que detalló que funciones realiza: "Trabajamos con el INADI, con el Ministerio de Justicia, todas la secretaria de atención a las víctimas, luego presento un proyecto de ley para adherir a la 26.892 que es la ley nacional de convivencia escolar que sancionamos en 2013, ahora reglamentarlo como política de estado en el Ministerio de Educación, incluso instalando un 0-800 en casos que vemos que no hay atención y respuesta por parte de la institución".

La Diputada aclaró que cree que esto de hacer un festival moviliza muchísimo a aquel que sufre algo parecido y no tiene el valor de que alguien de lo que escuche, o a veces se le olvida. Con eso hacen un gran daño a las víctimas y el éxito de este festival lo vieron como la profundización de entender que es el método para abordar esta problemática para ponerle luz y que no quede debajo de la alfombra.

Sin embargo ambos presentaron proyectos aunque ninguno tuvo respuestas a la hora de implementar sus proyectos. Por parte de Giulano, resaltó que el estado municipal de Rosario no puede mirar al costado y si la provincia no llega, tienen que ser quien estén próximos. Agregó que no le pareció demasiado extravagante tener un servicio permanente de atención sobre el acoso escolar, y que nunca hubo reacción del municipio, en todo estos años no se puso en práctica la ordenanza a través de la secretaría de educación, ninguna reunión, ni generó el servicio de asistencia pero él no se rinde y seguirá insistiendo.

Giaccone reaccionó también ante la no respuesta por parte de la provincia sobre el acoso escolar: "Todo esto es algo que el Ministerio de Educación no puede dejar de verlo, que sepa toda la política educativa y que tenga herramientas, un 0-800 donde no hay eco y pueda intervenirse desde otro lugar. Es fundamental esto que queremos con la ley , es un marco que implica que es el estado se haga cargo de este tema, porque es el único lugar donde podemos trabajar con las instituciones. En esos le ponemos el mayor esfuerzo, reglamentar la ley, nosotros con la actividad vamos a seguir porque tenemos infinidad de llamados de la provincia para profundizar esto".

Historias de vida

TEA es una institución que funciona dentro del Colegio del Sol donde hay muchos relatos de víctimas que sufrieron el abuso escolar. Una de ellas es Julieta Quiroz, actualmente tiene 26 años pero durante el tiempo que estudió vivió esto: "A los 13 me molestaron, en todos los años de la secundaria. Me hicieron bullying porque soy sorda, me sentí triste, mal y con mucha bronca porque quería enfrentarlos pero no pude porque era muy tímida y callada. Me pasó en todos los lados del colegio (patio, salón, kiosco, lugar de educación física, etc). Nadie me ayudó ni me defendió y mi familia me explicaba que no hay que darle bola a esas cosas".

"Cuando me gradué no me junté con mis compañeros después de la fiesta porque no tenía mucha relación y estaba incomoda. Así que me fui sola, por suerte estaba más tranquila y después me puse muy feliz por no verlos más. No pude superar lo que me hicieron porque era una persona negativa a falta de enfrentar y discutir, después de que me gradué me cambié mucho la vida y entendí las cosas, me puse positiva y abierta. Pude enfrentar y hablar con la otra gente que me discriminó y también a mis amigos que son sordos también que siempre los defendí, así que en estos momentos pude superar", destacó Quiroz refiriéndose acerca de su experiencia cuando termino de cursar en el año 2008.

Otra de las chicas que también pasó por esto es Ayelén Bochatay que así cuenta su historia: "Comencé a sentir el acoso escolar a la edad de 11 años, recién empezado el colegio secundario; aunque la primera vez que sufrí acoso escolar fue a los 10 años en la clase de Ciencias Sociales y Formación Ética y Ciudadana por parte de una compañera. Todos mis compañeros incluída la que hablaba sabían que mi hermana y yo éramos adoptadas y no tuvo problema de decir lo que el irracional de su papá pensaba. Cuando terminó, llorando fui con la maestra a comentarle al director lo que había pasado y no sólo a mi compañera le llamaron la atención por decir semejante estupidez sino que además muchos de mis compañeros estuvieron de mi lado y me dieron su apoyo en que no tenía ni que escuchar lo que los pares de la otra chica decían".

"Debemos enorgullecernos como víctimas del bullying por levantarnos cada día de la cama y tener la fortaleza de afrontar la vida a sea en sus buenas o en sus malas dado que mucha gente piensa en maneras o tiene intentos de suicidio. Y bien sabemos que la solución a este fenómeno tan nocivo no está en escaparle a la vida, sino en vivirla y acostumbrar al ser humano a las tantas diferencias que hay en este mundo", explicó acerca de lo que tienen los que sufrieron esto.

Algunos no pueden soportar el bullying y deciden cambiar a otra institución para comenzar de nuevo. Este es el caso de Oriana Romero, tiene 16 años y concurre al Instituto Zona Oeste, recordó lo que le tocó sufrir en otros colegios: "El acoso empezó en la primer primaria donde yo fui, al San Miguel Arcángel, comenzó a la edad de los 7 años donde mis compañeros querían hacerme sentir mal todo el tiempo y diciéndome cosas por mi cuerpo, color de piel, status social. Siempre me estaban haciendo sentir mal, después del cuarto grado me cambié a la Cristóbal Colón, todo fue diferente y ahí me encontré con dos chicas que también decidieron acosarme. Gina y Julieta se llamaban, no sabían nada sobre mi, me molestaban por lo mismo, yo era la negra de la villa, la gorda, me ponía un jean y decían que era lindo que te queda en forma irónica, siempre me tiraban abajo".

Sin embargo pudo superarlo al nivel de hablar en un escenario ante el público sobre lo que experimentó en el Instituto Tedex. "Al principio estaba llena de miedo, muy asustada, inclusive 10 minutos antes de arrancar hice el último ensayo me trabé y me asuste, me puse a llorar, después de calmarme me volví a subir, lo dije todo bien fue como que no llegaba a pensar lo que decía, sino que lo hacia de forma mecánica, después cuando entre en razón, pensé en los que pasan por esta situación y realmente fue una experiencia única que si pudiera volver a hacerla lo haría", especificó la joven.

Finalmente nombró como le cambió todo debido al bullying: "Me quedaron secuelas porque soy muy tímida, tengo miedo a que los demás no me acepten tal cual soy y empiece todo de nuevo. Los cambios me afectan muchísimo, tengo temor de que vuelva a pasar lo mismo, no me atrevo a hablar con nadie fuera de mi círculo".

Cuando antes no se le daba mucha importancia y todos miraban para otro lado, ahora se está tomando más conciencia gracias al aporte de muchas personas con las charlas, actividades y campañas que se hacen contra el bullying. Esto combinado con la participación de todos los involucrados ya sean victimas o agresores, con mucha predisposición ayudan a que se detenga el acoso escolar en la ciudad de Rosario y no se tenga que mencionar en los medios ninguna consecuencia fatal.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.