Loading

Reporte Escucha Creativa San Joaquín, octubre de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha Creativa se ha propuesto un juego de simulación: ha sucedido una catástrofe en la Tierra, se ha acabado el agua y debemos abandonar el planeta. Los primeros en realizar el viaje para salir de la Tierra serán los participantes de Cecrea.

Antes de realizar el viaje, tendrán 90 minutos para diseñar los espacios que tendrá la nave espacial y pensar en actividades que quisieran hacer durante el año que durará el viaje. Además, elaborarán un perfil de los adultos que podrán acompañarles en la travesía.

Una vez realizado el viaje se realizará un rito para refundar las ciudades en el nuevo planeta, identificando qué quieren conservar de sus ciudades actuales, que cambiarían y qué sueñan para esa nueva ciudad.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

La Segunda Escucha Creativa fue realizada el día sábado 06 de octubre de 2018, a partir de las 11:30 hrs., en Cecrea Región Metropolitana, comuna de San Joaquín. La actividad contó con la asistencia de 27 participantes, de los cuales 13 fueron hombres y 14 mujeres. Además hubo 2 participantes extranjeras (niñas venezolanas con un mes en Chile) y una niña con situación de discapacidad, en silla de ruedas.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta Escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Llegada

Un poco antes de las 11:00 hrs. de un caluroso sábado de octubre comenzaron a llegar los participantes a esta nueva Escucha Creativa. Mientras se daba inicio a la actividad se formaron los grupos de NNJ que ya se conocían con anterioridad, por su frecuente participación en Cecrea.

Se inscribieron 29 NNJ, pero una adolescente no se involucró en las actividades y otro al parecer se retiró más temprano. Participaron durante toda la jornada un total de 13 niños y 14 niñas.

Bienvenida

Se invitó luego a los NNJ a escribir lo que esperaban de la Escucha en un rollo de papel dispuesto en el piso ubicado en un espacio libre y amplio cerca de la entrada. La reacción de los participantes no fue muy entusiasta, muchos expresaron no entender la actividad ni de qué se trataría la jornada, especialmente entre los más grandes o que frecuentan Cecrea, aunque los más pequeños lo realizaron sin mayor problema.

Algunas de las respuestas que los niños/as escribieron a lo largo del papelógrafo fueron: divertirse, jugar en grupo, nuevos talleres, jugar con globos, jugar y comer, sonreír, talleres de teatro, bailar y cantar.

Entre los niños, niñas y jóvenes había una niña en silla de ruedas la cual participó con bastante dificultades, la caracterizaba una actitud muy retraída, aun así siempre estuvo acompañada por compañeros/as y la constante preocupación de los/as facilitadores/as.

Luego de manifestar las expectativas que los participantes tenían para la jornada, los/as facilitadores/as solicitaron que los participantes se agruparan en parejas. Luego se distribuyeron algunos globos para que los NNJ los inflaran y se organizaran en duplas para poder jugar de acuerdo a las partes del cuerpo que el facilitador iba señalando, sin permitir que el globo tocara el suelo. La actividad inició tímidamente para quienes venían por primera vez, sin embargo los facilitadores intervinieron en algunas duplas para que todos pudieran seguir las instrucciones.

La dinámica facilitó el contacto entre los NNJ, permitiendo que se establecieran algunas relaciones incluso con otras duplas, dado que el espacio los hacía encontrarse frecuentemente.

A continuación se invitó a los participantes a trasladarse a una sala para ver un video de Cecrea. Allí se sentaron todos y procedieron a ver un “extra noticioso”, en donde se informaba sobre una grave sequía en la Tierra y la necesidad de hacer un viaje espacial, para refundar la ciudad en otro planeta. Para esto se solicitaba la ayuda de los niños de Cecrea, para diseñar la nave y luego realizar el viaje, que tendría 1 año de duración. Una vez terminado el video, los facilitadores hicieron algunas preguntas para asegurarse de que todos habían comprendido la información y las instrucciones entregadas.

En general, los participantes recibieron bien el video y las instrucciones, no se identificó ninguna reacción negativa. Al parecer muchos ya estaban familiarizados con la problemática de la escasez del agua y por eso acogieron fácilmente las indicaciones. Solamente un niño dijo en voz alta que el video era mentira, aunque no afectó la disposición de los demás.

A continuación se dividieron los grupos y cada uno se dirigió a una sala diferente, lo cual resultó bastante fluido y rápido.

Preparación del Viaje

Para comenzar con la tarea asignada, en una nueva sala uno de los facilitadores preguntó ¿Cómo se imaginan la nave? Los participantes indicaron que era importante que existiera: oxígeno, comida, paneles solares, invernaderos, tecnología, aire, cocina, Wifi, agua, cabina de escape y gas. Además indicaron que la nave debería tener mucha vegetación, como plantas de decoración, debido a que éstas generan oxígeno, y también debería tener un gimnasio y una enfermería.

Luego el facilitador los invitó a construir con todos los materiales disponibles al interior de la sala. ¿Cómo es la nave? les preguntó, ante lo cual una niña tomó la pregunta y les presentó a todos los/as compañeros/as la distribución del espacio: mostró el techo, los propulsores, una mesa de centro.

Por medio de un proceso de imaginería, en otro grupo se invitó a los participantes a cerrar los ojos, ponerse cómodos y pensar en cómo se imaginaban una nave espacial, cómo sería por dentro. Pronto empezaron a surgir respuestas en voz alta, aunque se les invitó a que continuaran con el proceso de imaginación, para poder compartirlo más tarde con los demás.

Algunos participantes comunicaban verbalmente sus ideas, mientras que otros permanecían en silencio. Específicamente frente a la pregunta de la facilitadora: ¿Estoy cómodo en mi nave?, Agustín (8 años) respondió: “yo estoy más o menos porque el elefante me pegó con la cola” (todos rieron). Ante esto, la facilitadora planteó: ¿Qué tenemos que hacer para que eso no pase? “Ponerlos en jaulas, excepto mi perro” dijo Agustín. ¿Los vamos a guardar en un lugar especial? preguntó la facilitadora. “Lo voy a llevar con su traje espacial” respondió Agustín.

En esta socialización se consultó sobre por qué ninguno había escrito colegio en el mapa, y si les gustaría ir al colegio en ese año en la nave, ante lo cual hubo un no rotundo como respuesta. La facilitadora preguntó: ¿quién quiere llevar una escuela en la nave?, ante lo cual ninguno levantó la mano. Así es que se planteó la pregunta ¿qué no van a llevar en la nave? Ayleen (9 años) dijo: “a las profesoras” y frente a la pregunta de por qué, respondió: “porque son demasiado pesadas”; “la mayoría” añadió Agustín, señalando además que asistían al mismo colegio.

A continuación, se planteó que para realizar el viaje necesitarían ir con algún adulto. ¿Cómo les gustaría que fuera ese adulto? Los asistentes respondieron: con poderes, pensativo, sabio, con bigotes, que hable fuerte, que pueda manejar una nave. Discutieron sobre la necesidad que fuera una persona de fe, ante lo cual no hubo consenso. Que pueda bailar, también debe ser respetuoso y que atienda a todos, que no tenga género y utilice un lenguaje inclusivo.

Se señalaron también a las personas que querían llevar con ellos, refiriéndose especialmente a la familia, y a sus amigos del colegio, lo cual fue repetido por varios de los participantes. También señalaron que necesitarían llevar un carabinero por seguridad.

Astuto para que pueda pensar bien, porque él puede hacer otra cosa y se puede chocar o se puede desconcentrar (Ángel, 8 años).
Feliz, tierna... quiero que sea feliz porque me daría pena (Bianca, 9 años)

A medida que fue avanzando la actividad, los NNJ que participan de manera frecuente en Cecrea comenzaron a perder el interés y entusiasmo. Un par de niños tenían conversaciones aparte, discutieron y se golpearon, lo cual impactó de manera negativa en la disposición del grupo. Uno de ellos (Julián) además hizo varias alusiones a la violencia en sus comentarios como “deberíamos tener pistolas para defendernos”, pero en general se mantuvo en la actividad y expresaba sus opiniones, aunque su participación no era constante y su atención era dispersa. El otro niño (Ignacio), demostró muy poco interés y participación en la actividad. Primero se salió de la sala y luego volvió para encender el computador que estaba en una esquina. Sus intereses estaban más orientados hacia los videojuegos.

En algún punto fue difícil mantener la atención de los NNJ del grupo y faltó definir reglas, límites y acciones para el desarrollo de la actividad. Tampoco se incentivó el uso de otros materiales y solamente una niña (Violeta) tomó la iniciativa de intervenir el plano, además del niño al que se le había encargado la tarea. Las dos niñas más tímidas (Anaís y Valeria) participaron poco. A pesar de todo, se logró que los participantes conversaran, explicaran sus ideas, debatieran y trataran de persuadir a los demás. Una de las opiniones que resultó más controvertida fue cuando Paloma dijo “en la sala de robótica podemos procesar los desechos y hacer robots que hagan todo por nosotros” y Violeta le respondió “si hacemos robots ellos van a hacer todo y nos vamos a aburrir”. Ambas opiniones generaron otras reacciones y comentarios en el grupo y fueron muy bien acogidas.

Finalizada esta etapa, se invitó a todos los participantes a realizar una pausa en las actividades y compartir una colación.

El Viaje

Una vez terminado el descanso de la colación, los facilitadores invitaron a los NNJ a dirigirse a un lugar especial, para poder iniciar el viaje.

Esta actividad se realizó en una sala oscurecida y con un espejo para proyectar una serie de imágenes del espacio. La entrada estaba decorada y resultó muy atractiva para todos. Si bien fue novedosa la manera de proyección, los participantes más grandes se desanimaron rápido y trataron de sabotear la actividad hablando más fuerte. Sin embargo, en el momento en que apareció el facilitador disfrazado de astronauta, se volvió a captar la atención de todos.

La aparición súbita del personaje que daba la bienvenida al nuevo mundo sorprendió a uno de los niños más pequeños (Matías) y él reaccionó de manera violenta y comenzó a golpearlo. La reacción del niño acaparó la atención de los demás participantes, haciendo que la presentación del facilitador pasara a un segundo plano. Esta interrupción hizo que la actividad terminara de manera apresurada y que la salida hacia la siguiente parte de la actividad resultara poco fluida.

Refundación de la Ciudad

Esta actividad se desarrolló en un espacio abierto que se encuentra detrás de Cecrea. Todos los participantes se desplazaron caminando y de manera muy ordenada.

En el lugar, estaba preparado un círculo con piedras pintadas y un bastón que iría tomando quien quisiera dar su opinión. En este punto los NNJ se veían un poco cansados y poco cómodos porque hacía calor; sin embargo, tuvieron muy buena disposición para participar y responder a la pregunta sobre qué cambiarían en el “nuevo mundo”.

La facilitadora invitó a todos los niños, niñas y jóvenes a refundar la nueva sociedad. Para esto, y después de algunos ejercicios de respiración, se invitó a todos los participantes a imaginar: ¿cómo sería esa nueva ciudad? Para opinar se entregaba el “bastón de la palabra”.

Si bien se logró que varios NNJ hablaran, la palabra la tomaron las niñas más grandes y los niños que llevaban más tiempo asistiendo a Cecrea. Fue evidente que ya tienen desarrollados vínculos más fuertes, mayor confianza y códigos comunes entre ellos. Cuando el grupo comenzó a dispersarse, la coordinadora de Cecrea les recordó la importancia de la autorregulación y los más “antiguos” lo entendieron y lo reforzaron entre ellos mismos.

Las respuestas a la pregunta que se planteó fueron diversas, pero como temáticas generales puede mencionarse que les gustaría cambiar la contaminación, la tala de árboles, la sequía, la intolerancia y la violencia. Apoyar la igualdad de género, una ciudad más inclusiva, sin autos, donde las personas se respeten y no se discriminen.

Cierre

Para cerrar la jornada se separaron nuevamente los grupos y se les pidió a los participantes que comentaran sus opiniones sobre la jornada compartida. Nuevamente la conversación fue liderada por quienes frecuentan Cecrea y tienen más confianza para expresarse. En términos generales, manifestaron que la Escucha había sido menos divertida que otras actividades de Cecrea y que estaban desilusionados porque Cecrea “se parecía cada vez más a la escuela, porque antes los dejaban jugar más” (Sam e Ignacio).

Se les solicitó que explicaran mejor a qué se referían con eso, pero se inició otra conversación que interrumpió la idea. También mencionaron que las actitudes violentas que se habían generado, tanto al crear la nave como al realizar el viaje, habían sido desmotivadoras y le habían restado dinamismo a la jornada.

Las niñas que participaron por primera vez (Valeria y Violeta) señalaron que se sintieron un poco excluidas porque los demás se conocían de antes, es decir, que ya todos manejaban ciertos códigos o referencias que ellas no conocían.

Otro grupo planteó que había sido una actividad muy entretenida, que los cierres hacían que fuera más amigable. Enfatizaron que había sido una jornada muy dinámica, donde pudieron encontrar a más personas, había compañeros/as que no conocían y habían hecho nuevas amistades.

El facilitador les preguntó, ¿qué les gustaría traer del antiguo San Joaquín? Algunos/as de los niños/as dijeron que lo más importante eran los perros y todos los animales del antiguo planeta, tener más árboles, y también es la música del planeta que se quedó sin agua.

También preguntó, ¿qué les gustaría dejar allá? Los niños plantearon que había un estilo de música que no les agradaba (trap y reggaetón) y no les gustaría escucharla en una nueva ciudad; además el bullying y la discriminación también aparecieron como elementos que no les gustaría repetir.

Lo que escuchamos y observamos

En la Segunda Escucha Creativa realizada en San Joaquín, se levantaron las inquietudes e intereses de los niños, niñas y jóvenes asistentes al Cecrea. Ellos manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas relacionadas con un viaje a otro planeta, con el fin de hacer frente a la escasez de agua en su ciudad y en el país en general.

En la etapa de planificación del viaje, se les pidió a los participantes definir las distintas secciones o salas que debería tener la nave espacial a diseñar. Entre las principales propuestas surgieron:

La cocina y la comida porque hay que comer, sino nos morimos… un baño, tenemos que hacer las necesidades (Ángel, 8 años)
Necesitamos Wifi, mucho Wifi, sobretodo Wifi” (Gaspar, 7 años)

Un Kidnazia, un Fantasilandia, un circo, llevar mucha comida, llevar al viejo pascuero, espacios para hacer ejercicio, una biblioteca, un “club Cecrea”, una sala de diversión para Lego y videojuegos, una sala de conciertos, una piscina, sala de robótica y un espacio para los desechos, entre otros.

Me gustaría que hubiese un coro (Ayleen, 9 años)
Me gusta la gimnasia… tenemos que llevar un cine, ¿cómo vamos a ver películas? (Victoria, 10 años)
Un refugio para animales (Gaspar, 7 años)
Durante un año hay que hacer algo más que comer, hay que aprender algo (Julián)

Esta frase fue uno de los aportes durante la actividad de construcción de la nave. Si bien este niño fue identificado como uno de los más agresivos del grupo, esta frase, al igual que otras de las opiniones positivas que emitió durante toda la jornada, demuestran que las metodologías de Cecrea han generado cambios favorables en él. Emite opiniones, demuestra que tiene interés en las actividades, está atento a problemáticas de su entorno y tiene curiosidad por acceder a nuevos contenidos.

Oxígeno para sobrevivir fuera de la Tierra (Paloma)
La nave debería considerar partes que se desprendan en el viaje para liberar peso (Lucas)
Deberíamos tener pistolas para defendernos (Julián)

En las partes que se “desprenderían” de la nave se ubicaron las cosas que no querían llevar en el viaje: cosas tóxicas, contaminación, machismo y homofobia.

Por otra parte, se les pidió definir las características que deberían tener el adulto que los acompañaría en el viaje. Las características que más se repitieron fueron: amable, divertido y comprensivo. En algún momento los NNJ comenzaron a referirse a la figura en masculino, así que se les preguntó si habían definido el género de la silueta y una de las niñas dijo y escribió que quería “que el adulto sea hermafrodita, porque así no tendría problemas de género”.

Dado que éstas son características de los adultos confiables desde la perspectiva de los NNJ, es relevante reconocer que “respetuoso” fue una de las palabras más mencionadas, específicamente sobre la relación que establecen con ellos y la dinámica que posibilitan. En ese mismo sentido, se reconoce que la relación a la que aspiran con un adulto es de quienes puedan entenderlos, concibiendo la Escucha como una de las herramientas que solicitan por parte de quienes los acompañan. Este tipo de dinámicas promueven una construcción de sujetos de derechos, quienes se empoderan y logran socializar sus pensamientos e ideas con otros, aunque no sean compartidas por completo.

Además señalaron: simpaticón, gracioso, profesional, inteligente, respetuoso, que vea el lado positivo de las cosas, que no cuente secretos.

Yo me llevo a mi mamá porque ella es profesora del colegio (Victoria)
Un profesional de naves porque necesitamos que no choquemos (Gaspar)
Amable porque si no, sería muy gruñón… tiene que ser respetuoso porque a veces hablan mal (Ayleen, 9 años)

Al momento de realizar la actividad del viaje, algunos participantes se expresaron disconformes y buscaron llamar la atención:

¡Qué bonita mentira! (joven, 15 años)
¡Qué linda mentira! (Gaspar, 7 años)

El viaje fue un espacio de encuentro entre los NNJ de todas las edades después de la construcción de las naves. Aunque Gaspar fue uno de los niños que más participó en la preparación del viaje, al escuchar los comentarios de los más grandes, imita lo dicho por ellos.

Desde la perspectiva de los jóvenes que señalaban constantemente la mentira que era el viaje, revelaban la necesidad de expresar que no podían ser engañados por los adultos, aludiendo a su proceso de señalar la verdad y definir en lo que creían. Aunque es un proceso propio de la etapa vital de la adolescencia, se puede visibilizar la identificación que se desarrolla respecto a los más pequeños como el caso de Gaspar. Por lo que es posible reconocer una potencialidad en los jóvenes más grandes, debido a que pueden movilizar a los más pequeños. De la misma forma, es necesario reconocer que el juego fue percibido como un engaño que ellos sentían la necesidad de evidenciar.

Luego se les planteó el desafío de pensar cómo quisieran refundar su ciudad en este nuevo planeta, qué cosas conservarían y qué cosas cambiarían. Entre las cosas que cambiarían se plantearon: la contaminación, la tala de árboles, la sequía, la intolerancia y la violencia. “No quiero que haya esclavitud en ningún lado”; “que se acabe el cristianismo”; “que en esta nueva ciudad no haya más bullying”.

También se propuso: que sea “mucho más tecnológica”, “que no haya más autos, para que no haya smog, ni cigarro, ni la droga, ni la marihuana”; “la marihuana te da oxígeno”; “que las personas se respeten tal como son, y que podamos vestirnos como queramos, y que juguemos muchos videojuegos”; “que no haya colegio”; “no, no, exacto, no podemos aprender sin colegio”; “que no haya más guerra”; “que no haya más gente mala”; “que el Cecrea en San Joaquín sea más grande”; “que tenga más laboratorios”; “que el sueño de los niños no se impida por ninguna cosa en el mundo”; “que todos los Cecrea se unan para hacer un Cecrea mejor para todos los niños de Chile”.

“Apoyar la igualdad de género” ante lo cual una de las jóvenes gritó: “Esa! Aplaudan pues, cabros” (niñas, aproximadamente entre 14 y 15 años)

Ante la pregunta de cómo les gustaría que fuera la nueva tierra, dos jóvenes señalaron temas sociales como la igualdad de género, temática que se reitera después por otra joven. Es importante señalar que son mujeres quienes realizan los comentarios, de esa forma una de ellas incita a los demás a aplaudir al aporte hecho por su compañera. Es evidente una necesidad de expresión sobre temáticas sociales que han sido reconocidas por las jóvenes, y que por tanto se convierten en una característica relevante en la instauración de un nuevo orden. Es una temática que posibilita debate y puede potenciar herramientas de argumentación y construcción colectiva de las dinámicas sociales, especialmente con sus compañeros hombres.

Quiero que haigan (sic) más bibliotecas con libros de verdad, como los de sicología, así puedo aprender y ayudar a los que tienen problemas (Aignara)

Durante la actividad de refundación de la ciudad, esta niña manifestó una gran sensibilidad con problemáticas sociales actuales como la esclavitud, la homofobia, la intolerancia, la depresión, entre otras.

Expresó que aunque visita las bibliotecas que tiene a mano, como la de Cecrea, y lee literatura sugerida para su edad, le gustaría tener a mano un tipo de libros más especializados. Resulta complejo pensar que los libros por sí mismos le den las herramientas que ella espera, pero podría pensarse que su participación en Cecrea o su historia de vida en general, la está haciendo consciente de la capacidad para intervenir en el contexto en el que ella se desenvuelve.

En el momento del cierre de la jornada, algunas opiniones planteadas fueron:

Me gustó compartir entre los demás y participar en grupo, todos se apoyan entre sí y se acompañan

Al momento de opinar, todos/as los/as niños/as desarrollan un discurso de tolerancia, es importante destacar que al momento de trabajar en conjunto muchos/as de los/as asistentes no se conocían entre sí, sin embargo esto no impidió la posibilidad de conocerse y trabajar.

Me encantó ver personas que no había visto nunca, me encantó hablar cuestiones de homofobia o discriminación

Los/as niños/as participantes de Cecrea demuestran gran conocimiento entorno a relaciones de respeto, no solo en el discurso sino también en la práctica, esto permitió que durante la actividad en general existieran constantes relaciones de respeto.

Me gustó encontrarme con amigos y conocer nuevos amigos, en el colegio siento bullying, acá siento que me respetan y no existe violencia
Yo soy nueva acá, me gustó porque pude salir de estrés y eso es importante porque yo estoy estresada todo el día

Todos/as aquellos/as que participaron manifestaron que al interior del Cecrea San Joaquín existe un sano espacio de convivencia, aquellos que sufren de violencia en el colegio en Cecrea encuentran puntos de reflexión, juegos y creatividad.

Para ser mi primera vez, yo encuentro que estaba súper divertido. Tiene harta dinámica, igual hay cosas que tienen que mejorar mucho, como que otros se relacionen con personas nuevas en vez de simplemente ignorarlas (Violeta)

A pesar de que se espera que a las Escuchas asistan NNJ que ya han participado en otras jornadas de Cecrea, es importante considerar que pueden llegar personas nuevas a cada actividad. Si bien durante toda la jornada se identificaron un par de niñas que eran más tímidas y participaron menos, recién en la actividad de cierre se supo que era la primera vez que asistían a Cecrea. En varias ocasiones se les invitó a opinar, pero tampoco se prestó mayor atención al motivo por el que no lo hacían. Al ahondar en la conversación con ellas, manifestaron que se vieron enfrentadas a un grupo que ya tenía algún tipo de vínculos y códigos establecidos, y por eso se sintieron excluidas o ignoradas.

Tal como lo señala esta niña, resulta necesario que en todas las actividades se haga una introducción a lo que hace Cecrea y a sus participantes, y así también identificar quiénes son los NNJ recurrentes y los nuevos. Por ejemplo, se puede invitar a que los mismos NNJ que ya conocen el funcionamiento de Cecrea les cuenten a los nuevos qué hacen allí y les den la bienvenida. De eso puede depender que las personas nuevas se sientan integradas y motivadas a participar de nuevo.

Julián con Nacho estaban súper enojados, súper molestos y me molestaban a mí. Yo no sabía qué hacer…yo te quiero mucho Julián, pero hay momentos para divertirse y hay momentos que ya estás sobrepasando la línea…los demás hacen esfuerzo, pero tú también debes hacer esfuerzo (Sam)

En la actividad de cierre, Sam comentó que Cecrea se parecía cada vez más a su colegio y que eso la aburría, pero al pedirle desarrollar la idea comenzó a decir que no le había gustado que sus dos amigos se pelearan. Por una parte, su declaración fue muy sincera y directa hacia Julián, lo cual demuestra que se conocen y se tienen confianza. Por otra parte, manifiesta que es una situación que ya ha sucedido anteriormente y que Julián es un niño identificado como violento.

Finalmente, Cecrea es valorado por esta niña como un espacio diferente a otros en los que se desarrolla, más caracterizado por la tolerancia y el respeto. Por tanto, cuando aparecen estas acciones agresivas ella se desanima porque le recuerda el colegio.

Cabe destacar que es evidente que el equipo de encargados ha desarrollado una serie de estrategias para afrontar las acciones violentas y hacer que los NNJ más agresivos se relacionen de mejor manera con los demás participantes.

Conclusiones

Las experiencias que componen la dinámica completa de la Escucha se desarrollaron con mucha fluidez, los niños se apropiaron de la historia teniendo buena disposición, aunque no creían en su veracidad, a pesar de lo cual continuaron con las propuestas hechas por la facilitadora.

Si bien los participantes expresaron que se divirtieron en las actividades, su expresión facial y corporal no parecía indicar lo mismo. Solamente expresaron entusiasmo realmente cuando realizaron mayor actividad física o tuvieron mayor interacción entre ellos, es decir la dinámica inicial con los globos y el diseño de la nave. Además expresaron que algunas actividades no fueron muy claras. Quizás faltó una introducción o presentación de los encargados, facilitadores y otros adultos. De igual forma, es necesario identificar quiénes participan por primera vez, para reforzar algunos contenidos o facilitar las relaciones interpersonales.

Sobre las dinámicas y las relaciones entre los NNJ fue posible reconocer la dificultad inicial a participar, especialmente para quienes asistían por primera vez a la Escucha. Con el paso de las experiencias la gran mayoría se vinculó y expresó sus ideas. Las experiencias de construcción escrita en la nave y las características de los adultos fueron individuales, por lo que no en todos los casos los participantes hicieron explícitas sus ideas. Algunos NNJ se mantuvieron un poco más alejados del grupo, lo cual pudo deberse a los perfiles de liderazgo y mayor participación de otros.

Es de destacar también la mención inicial de los NNJ sobre la preservación de prácticas culturales que son atractivas para ellos, haciendo hincapié en la gimnasia, la cocina y la música, además de un interés especial por los animales y su cuidado, teniendo en cuenta las características específicas que reconocen de ellos.

Sobre la definición del adulto se destaca la mención de profesional al mismo nivel que respetuoso y cariñoso, pues los NNJ refieren la necesidad de un adulto que valide sus voces, los entienda y los reconozca. Esto es a partir de una identificación como sujetos de derecho, escuchándolos y permitiendo su participación. Lo cual también genera preguntas sobre la posibilidad de elección y soluciones propuestas por los NNJ ante una situación de crisis como la empleada para la presente Escucha.

En relación con los NNJ que participan de manera frecuente en las actividades de Cecrea, resulta evidente que se han logrado construir lazos de amistad, compañerismo y empatía entre ellos y con encargadas y facilitadores. Para muchos de los NNJ Cecrea se ha convertido en un espacio en donde pueden compartir con otros y aprender nuevos contenidos.

Desafío Cecrea

Como Cecrea San Joaquín, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Para llevar a cabo ideas y creaciones de los niños y niñas, el equipo Cecrea RM considera 4 líneas de acción:

1.- Educación para la paz e igualdad de género:

Creemos que los niños y niñas se sienten resguardados en el espacio Cecrea pero manifiestan gran preocupación por situaciones de bullying que han vivido entre sus pares y en otros espacios, por lo que creemos que aún nos faltan fomentar más estrategias vinculadas al buen trato, la buena convivencia e igualdad de género. Es por ello que creemos necesario propiciar el desarrollo de habilidades y la adquisición de herramienta que permitan a los niños, niñas y jóvenes y facilitadores a convivir de forma pacífica, o lo que es lo mismo, vivir sin violencia. Este proceso lleva implícito la asimilación de valores como la justicia social, la igualdad, la cooperación, la solidaridad, el respeto y la autonomía. Para ello se requiere de trabajar en un proyecto transversal que nos permita dialogar, reflexionar y plantear nuevas posibilidades de buen vivir.

2.- Prácticas culturales, artísticas y tecnológicas:

Los niños y niñas manifiestan gran interés por diversas prácticas culturales, por lo que Cecrea se compromete en fortalecer tanto a la adquisición y expresión de ideas o sentimientos de forma creativa como a la valoración de su diversidad, mediante el reconocimiento y la apreciación de las manifestaciones culturales específicas del territorio y de la diversidad cultural existente hoy en día. Algunas ideas surgidas en la escucha fueron sobre: música, arte circense, danza urbana, cocina, dibujo, animación, xilografías, cine, etc.

3.- Medio ambiente y ciencias:

Los niños y niñas sienten gran preocupación por la problemática medio ambiental y dan cuenta que es necesario ser agentes de cambio, para ello creemos imprescindible plantear el desafío en búsqueda de nuevas soluciones simples y sencillas para mejorar la vida de nuestro entorno y planeta y reducir la contaminación. Tomando conciencia, investigando, creando nuevas soluciones y experimentando nuevos e innovadores formatos de laboratorios, para reflexionar y realizar propuestas.

4.- Autonomía e iniciativa personal:

Hoy en día los jóvenes requieren fomentar la toma de decisiones con autonomía en situaciones en las que se debe manifestar auto superación, perseverancia y actitud positiva, es por ello que el equipo Cecrea considera que el Club Cecrea o Consejo de jóvenes es un espacio de reflexión, autonomía y creación de propuestas por lo que este año 2019 se propondrá trabajar en base a 2 o 3 proyectos al año, donde se comparten ideas, intereses, deberes, derechos y responsabilidades.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.