Loading

Gasolina mezclada con alcohol: entre un mejor rendimiento y algunos dolores de cabeza Las luces y sombras del etanol

Álvaro Peña Suárez│Club Motor

Son las 07:30 y Luis Carrasco tiene que ir a trabajar. Se alista como de costumbre, toma sus cosas y entonces debe elegir entre cuatro llaves: la de un Porsche Cayenne, un Mercedes-Benz Clase C, otro SLK o una Mitsubishi Outlander.

En esta oportunidad, se decanta por la vagoneta Cayenne y mientras maneja, escucha en una radioemisora sobre la comercialización del nuevo combustible RON92, un complemento a la gasolina premium. “¿Será verdad?”, se pregunta.

Finalmente, se dirige a una estación de servicio ubicada en la calle 17 de Obrajes de la sede de Gobierno y prueba el nuevo combustible. “Qué decepción. La diferencia de precio no da más rendimiento”, piensa sobre su vehículo, que de por sí tiene más de 300 caballos de fuerza.

Para Luis, probar el nuevo combustible con etanol (alcohol anhídrico) despertó una serie de dudas, principalmente, respecto a si este carburante dañaría el motor de su lujoso vehículo. El Gobierno lanzó este nuevo tipo de gasolina, que complementa a la “especial”, con el objetivo de mejorar el rendimiento del motor, al tener mayor cantidad de octanaje.

Todos los tipos de gasolina ahora incluyen en su mezcla el alcohol anhídrido│Foto:Archivo

La oferta gubernamental del nuevo carburante, no obstante, contrasta con el escepticismo de algunos mecánicos y expertos del área automotriz, quienes advierten sobre posibles averías en el motor, especialmente en los inyectores.

El “mix” o mezcla de ambos componentes, incide directamente en un correcto o erróneo funcionamiento del tren motriz del automóvil.

El monoblock de un motor de 4 cilindros│Foto: Álvaro Peña Suárez

La Agencia Nacional de Hidrocarburos afirma que la mezcla es de un 12% de alcohol anhidro y un 88% de gasolina regular. Algunos vehículos como Nissan X-TRAIL, permite hasta un 20% de dicho fluido, mientras que otras marcas solo hasta un 8%.

Una resolución administrativa Nº399/2016 da luz verde a YPFB para importar todos los insumos y aditivos necesarios para este combustible que “satisfaga” la demanda nacional.

“Un motor de combustión interna obtiene un mejor rendimiento si la gasolina tiene mayor octanaje”, dice el jefe del taller de mecánica automotriz “Autoclinic”, Alberto Requena. Sin embargo, observa que esto solo es posible si Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cumple con los porcentajes del “mix” de alcohol (en un 12%) y gasolina regular (en un 88%). Según fuentes oficiales, esta proporción sí se cumple.

Las autoridades aseguran que con esta nueva gasolina se reducirán las emisiones contaminantes y que la autonomía de combustible de los vehículos se incrementará.

En ese sentido, al momento de lanzar esta nueva variante de gasoil, el presidente de la Cámara de Hidrocarburos y Energía, Christian Torrico, aseguró que “se reducirían hasta en un 40%” los gases de efecto invernadero.

Con este nuevo combustible, en Bolivia se puede elegir entre la gasolina “especial plus” de 87 octanos, la “RON91”, la “RON92” y la Premium “RON95”.

Video: Entrevista con Álvaro Obarrio, técnico mecánico

Pero la campaña lanzada desde las agencias estatales no convence a todos. Por ejemplo, el competidor de ¼ de milla René Póveda especula con que el aumento del octanaje se estaría realizando sobre la base “de un combustible pobre”.

Otro de los que también fueron testigos de supuestos daños en motores es Álvaro Obarro, dueño de un taller mecánico en la zona de Tupuraya, en Cochabamba.

“Un par de clientes han tenido problemas con el tema de la gasolina. Le pusieron RON92 y han llegado a tapar inyectores, las bujías estaban carbonizadas, no tenía buena combustión ese motor”, señala.

Al respecto, Póveda observa que si el motor no está diseñado para utilizar este tipo de carburante, la bomba de gasolina y cojinetes, podrían verse comprometidos. Los fabricantes especifican si se puede utilizar etanol y en qué porcentaje.

Algunos automotores toleran la presencia de alcohol entre un 8 a 12%. El corredor concluye que pueden llegar nuevos modelos de automóviles al mercado local, aunque estos deberían ser probados por el constructor.

Por otra parte, más allá de las dudas, también hay optimismo sobre esta nueva opción energética.

Carlos Soliz conduce un BMW Serie 1 y cuenta que no encontró diferencia en la respuesta del motor de su vehículo con esta gasolina y aclara que no tuvo problemas con su uso.

¿Qué es la gasolina mezclada con alcohol “RON 92”?

La gasolina Super Etanol RON92 se realizó el último trimestre del año pasado│Foto: Archivo

Este combustible posee una mezcla de gasolina etanol que es la deshidratación del alcohol rectificado, según el sitio Incauca S.A.S.

El uso de dicho componente es variado, tanto para la industria alimenticia, para la farmaceútica o la automotriz, como es en los denominados “biocombustibles”.

Este carburante se posiciona como una alternativa a conductores de vehículos de alta gama, precisamente por el alto octanaje que requieren sus vehículos.

Video: Luis Veizaga, gerente general del Automóvil Club Boliviano Cochabamba

Tanto el dueño del Porsche Cayenne como el del BMW Serie 1, desearían tener una mayor variedad de combustibles como ocurre en otros países vecinos. Hasta el momento solo se podía optar por la RON95, misma que solo podía ser encontradas en muy pocas gasolineras específicas.

En diésel solo pueden ser importados automotores que tengan una cilindrada superior a 4.000 c.c. o 4.0L y que sean con tracción 4x4. Para Carlos Soliz, su desconfianza al RON92 viene por los riesgos de daño a los motores.

Los vehículos de combustión interna son uno de los mayores causantes de la contaminación de la ciudad de Cochabamba│Foto: Nicole Vargas

Uno de los argumentos de YPFB y la ANH respecto a la introducción de estos nuevos combustibles, es el “respeto” al medio ambiente. El hecho de no tener entre sus componentes al plomo, lo hace más “limpio” que otros carburantes que tienen gases nocivos para la respiración humana.

Las emisiones también se reducen, según sitios especializados en ecología, además que mejora la combustión del impulsor propiamente dicho.

Respecto a otros combustibles o energías alternativas, Bolivia no tiene actualmente leyes que fomenten a vehículos híbridos, de hidrógeno o eléctricos. Un automóvil con motorización eléctrica está libre de mantenimiento del tren impulsor como tal, esto a diferencia de uno de combustión interna que requiere cambio de aceite, entre otros.

En semanas pasadas, la firma francesa Renault, probó el comportamiento de su furgoneta eléctrica denominada “Kangoo Z.E.” Países como Argentina y Brasil, cuentan con beneficios fiscales a estos coches.

Marcas como Audi, BMW, Mercedes-Benz y Mazda, podrían traer vehículos con sistemas de microhibridación en sus motores de gasolina.

Mientras Luis espera ver alguna mejora en la autonomía de uno de sus Mercedes o su Porsche, Carlos solo queda atento a que su motor funcione de manera “normal”.

Tal vez el negocio de los mecánicos puede incrementarse si aparecen más casos de problemas con los inyectores, sin embargo, en la práctica el más “beneficiado” es el medio ambiente.

La llegada del RON97 también supondría el ingreso de más modelos, principalmente de lujo, al mercado boliviano; esto por el alto octanaje de esta nueva era de combustibles.

Este es un reportaje especial de Club Motor de OPINIÓN Multimedia.

Credits:

Created with an image by ResoneTIC - "gasoline diesel petrol" Imágenes: Archivo OPINIÓN Álvaro Peña Suárez Nicole Vargas Freepik BMW A.G.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a copyright violation, please follow the DMCA section in the Terms of Use.