Invirtiendo en la Sociedad Programas de Cruz Roja Española con la población reclusa

SE TIENE LA COSTUMBRE DE CREER QUE LA PRISIÓN ERA UNA ESPECIE DE DEPÓSITO DE CRIMINALES, DEPÓSITO CUYOS INCONVENIENTES SE HABRÍAN MANIFESTADO CON EL USO DE TAL FORMA QUE, SE DIRÍA, ERA NECESARIO REFORMAR LAS PRISIONES. HACER DE ELLAS UN INSTRUMENTO DE TRANSFORMACIÓN DE LOS INDIVIDUOS.

MICHEL FOUCAULT

POR QUÉ TRABAJAR EN LAS PRISIONES
AQUÍ METERÍAMOS ALGO DE Cruz Roja Española y su compromiso con la vulnerabilidad y la sociedad. Argumentario: Compromiso social. Vulnerabilidad (mayores, niños). Ventajas: programas de TBC (reparación social, utilidad social), etc, etc, etc

"Los objetivos de las penas y medidas privativas de libertad son principalmente proteger a la sociedad contra el delito y reducir la reincidencia. Esos objetivos solo pueden alcanzarse si se aprovecha el período de privación de libertad para lograr, en lo posible, la reinserción de los ex-reclusos en la sociedad tras su puesta en libertad, de modo que puedan vivir conforme a la ley y mantenerse con el producto de su trabajo. Para lograr ese propósito, las administraciones penitenciarias y otras autoridades competentes deberán ofrecer educación, formación profesional y trabajo, así como otras formas de asistencia apropiadas y disponibles, incluidas las de carácter recuperativo, moral, espiritual y social y las basadas en la salud y el deporte. Todos esos programas, actividades y servicios se ofrecerán en atención a las necesidades de tratamiento individuales de los reclusos".

Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Mandela. Regla número 4)
El trabajo en la prisión como inversión social.

Para el año 2015, el dato de población reclusa ascendía a 61.614 personas. Progresivamente, sin embargo, va descendiendo el número de personas privadas de libertad en favor de personas penadas con medidas alternativas a la prisión. Estas fueron sentenciadas en el año 2015 a 82.178 personas.

TEXTO SENSIBILIZANDO SOBRE EL TIEM. PRINCIAPLES IDEAS: QUIÉNES SON, QUE HAY HOISTRIAS DE BIDA DETRÁS, QUE MUCHO (COMO LOS NIÑOS) SON PRESOS INDIRECTOS, QUE UNA PERSONA REINSERTADA ES UNA OPORTUNIDAD DE TENER UN NUEVO CIUDADNOS, NO SÉ, LO QUE SE TE OCURRA.

Comité Internacional de la Cruz Roja
CON QUIÉN TRABAJAMOS. A QUIÉN NOS DIRIGIMOS. Nuestros Programas

LAS ACTIVIDADES DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA

En nuestro trabajo en las prisiones nos dirigimos, especialmente, a colectivos de especial vulnerabilidad. Esto es lo que hacemos:

LOs 4 colectivos de la presentación (mayores, adiocnes, mamas con ninños y joves)

Cruz Roja Española está atendiendo a más de 6.000 personas internas en centros penitenciarios y/o penadas a medidas alternativas a la prisión (Por ejemplo, Trabajo en Beneficio de la Comunidad). [REHARÍAMOS ESTE MAPA]

Mediante este tipo de medidas, se fomenta bla,bla,bla,bla,bla

FOTOS DE LOS PROGRAMAS Y EXPLICAR DEBAJO UN POQUITO DE ELLOS Y SU IMPORTANCIA

PROGRAMAS QUE HACEN MUCHO CON MUY POCO

Datos de qué se puede hacer con cuánto. Ejemplos de territoriales. También importante si ponemos qué podríamos hacer si tuviéramos XXXXX fondos. Proyectos concretos.

SON PROGRAMAS BOOMERANG. Un pequeño aporte. UNA GRAN DEVOLUCIÓN SOCIAL.
El padre de ambos fue marinero. Y los dos consideran que el ser humano es responsable plenamente de su vida, sin excusas. Uno es Jean-Paul Sartre, padre del existencialismo, y el otro José Pérez González, voluntario de los programas de Acompañamiento de Personas Mayores y Reparto de Alimentos de Cruz Roja en Córdoba. Pero antes de esto, el segundo pasó por cárceles de toda España cumpliendo condena por atracos a bancos, a lo que se dedicaba cuando encontró en la droga la "solución" a sus problemas financieros. José nació hace 63 años en Isla Cristina (Huelva). Con 7 años vendía leche por las calles. Fue tonelero y marinero, como su padre. Recorrió las costas africanas en busca de gambas en una compañía onubense. Se casó y se fue de viaje de novios a Barcelona con toda su familia; en el tren de ida encontró trabajo en una fábrica de lavadoras y ya se estableció en la capital catalana. "Pero empezaron a llegar los críos, me endeudé demasiado y no me llegaba el dinero para pagar el piso; yo sólo tenía 23 añitos y no tenía ni idea de llevar una casa adelante", relata a Efe José González. Asfixiado por las deudas, comenzó a frecuentar los bares del puerto del Prat de Llobregat donde "veía que con la droga se ganaba dinero fácil y que los demás se pagaban su coche y su piso", recuerda con resignación José, quien cuenta que comenzó vendiendo "chocolate", hasta que se enganchó a los "porritos" y terminó consumiendo cocaína y heroína porque "no tenía ni idea de que eso hacía tanto daño". Acabó por dejar su trabajo, dedicándose por completo a vender droga para otros, hasta que "llegó un momento que no ganaba para mantener mi vicio y empecé a atracar bancos porque quienes me la proporcionaban querían cobrar", se lamenta. Recuerda con rabia el atraco a la Banca Catalana de la calle Balmes. "Hubo un tiroteo, heridos... ¡Dios mío, cuánto daño hice!", dice echándose las manos a la cabeza. No fue el único robo por el que lo apresaron. Durante más de 14 años, José ha cumplido condena por delitos similares y ha recorrido cárceles de toda España, donde el alcohol y las drogas lo consumieron hasta convertirlo en una persona politoxicómana y sin hogar, pues lo único que le quedó al salir en libertad fue un coche abandonado donde pasó meses malviviendo. Pero este calvario acabó cuando un buen día, justo después de un intento de suicidio con tranquilizantes, pasó cerca del coche un voluntario de la Cruz Roja de Barcelona, Jaume, "un chico muy hippie a quien yo le pedía cigarrillos y que empezó a darme bocadillos, café y a escucharme, eso era lo que más necesitaba". Con la ayuda de este chico y de otra voluntaria ingresó en un centro de desintoxicación en Tarrasa. Volvió a la calle, pero algo había cambiado. Jaume, el chico de la Cruz Roja, le había abierto los ojos: "le dije a uno de mis hijos que me pagara el tren para Sevilla", e ingresó en un centro de rehabilitación en Carmona. Después de "curarse", los asuntos pendientes con la Justicia lo llevaron a Córdoba para cumplir una antigua condena y cuando salió de la cárcel "al ver a los voluntarios de la Cruz Roja, me acordaba de Jaume, el chico que me ayudó a salir todo esto", comenta. "No se trata de devolver nada, porque no se devuelve, pero yo puedo ayudar a quienes están pasando por mi misma situación", reflexiona en alto José, que es voluntario de Cruz Roja en Córdoba en el programa de acompañamiento de mayores y en el reparto de alimentos

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.