A cuidar a los que nos cuidan El principal objetivo de un profesional en salud, y de la medicina, es "cuidar la salud del paciente”. Pero un médico cansado, piensa menos, tiene menos capacidad de atención y tiende a equivocarse más, un médico que está de guardia necesita trabajar en las mejores condiciones para atender bien a los pacientes. Los profesionales residentes en el ámbito de la medicina en la ciudad de Rosario atraviesan una problemática en cuanto a los horarios de descanso, el maltrato, los cupos limitados y el salario, entre otras cosas.

La residencia médica es una instancia más de formación para el profesional de la salud con el cual obtiene la especialización. Para ingresar a las residencias médicas hay que inscribirse en un examen unificado a nivel nacional. Pero igualmente, no todos los médicos que rinden pueden ingresar a realizar una especialidad. Por ejemplo, en Rosario rindieron en el último examen aproximadamente mil médicos y había 650 puestos de los cuales sólo 350 eran rentados. Los otros 300, no recibirán salario, aunque de igual manera recibirán la formación, a eso se lo denomina concurrencia. Los que no ingresan en estos cupos, podrán optar por hacer la residencia en Hospitales privados, o esperar para rendir nuevamente el examen el próximo año. Para el ingreso se tienen en cuenta tres elementos: el promedio de la facultad, los antecedentes curriculares y el resultado del examen.

Federico Medina, que recientemente se recibió de médico en la Universidad Nacional de Rosario y que se encuentra a la espera de ingresar a la residencia en cirugía general, argumentó con respecto al salario en su profesión: “Si te va bien en el examen de ingreso y logras tomar un puesto rentado el salario suele ser bastante bueno”. Con respecto a las guardias dijo: “Tienen una paga bastante mala, mínimo en una guardia te tienen que pagar $4.500 y hoy te están pagando $3.500 aproximadamente. Después hay casos donde a los residentes no se les paga, en provincias del norte del país muchos están dos a tres meses sin cobrar y con salarios muchos más bajos”.A lo largo del año, los médicos Residentes de la ciudad de Rosario hicieron una gran cantidad de paros, en reclamo de sueldos adeudados, cabe recordar que el día martes 12 de julio lanzaron un paro de 24 horas, y en una entrevista para el medio digital “Notas Periodismo Popular”, Jerónimo Ainsuain, integrante de la Comisión de Residentes y Concurrentes, en ese momento expresó su disconformidad: “Lo importante es remarcar que hay 210 compañeros que no están cobrando el sueldo de lo trabajado en junio y que esto no es un reclamo exclusivamente salarial. Si bien es ‘la gota que rebalsó el vaso’, la medida es producto de una lucha que venimos llevando hace tiempo, reclamando las condiciones generales en las que trabajamos: las condiciones habitacionales en las que dormimos, en las que hacemos las guardias, en las que comemos”.

Guardia del Hospital Centenario, colapsada

Otra problemática de la residencia médica es el maltrato de los superiores hacia los residentes ingresantes. “Hay una gran cantidad de ingresantes que renuncian”, contó el reciente egresado Federico Medina, y agregó: “Llegan al primero o segundo mes de trabajo y no aguantan más el estrés al que están sometidos con guardias de más de 24hs, a veces de 48hs”. También contó que existe lo que se denomina la guardia castigo: “Si incumpliste la orden del jefe te hacen hacer una guardia de 48hs”, y sentenció: “Es un gran maltrato que hay, a veces no te dejan dormir, no te dejan comer con lo cual mucha gente renuncia a sus puestos”.

Con respecto al tema de las pocas horas de descanso manifestó: “Así se hace mucho más posible que el médico realice actos de mala praxis. Tenemos índices muy elevados de juicios a los médicos y los principales acusados son los residentes. Justamente por el motivo que no duermen, el maltrato y a veces incluso se los manda a realizar procedimientos a los cuales ellos no están habituados”.

Intentando buscar una posible solución el egresado opinó: “Pienso que esto se puede cambiar. Principalmente los médicos mismos tenemos que empezar a respetar a nuestro trabajo, a dignificar la figura del médico que últimamente ha caído, está muy maltratada, ya prácticamente no se lo respeta al médico. Antes el médico era una persona sagrada, hoy en día es notable la violencia, la falta de seguridad que hay en los hospitales, y eso hace que muchas veces los médicos no tengan ganas de trabajar, malos sueldos, maltratos, inseguridad, entre otras cosas”.

Diferentes realidades en Psiquiatría

Por otro lado Javier Vallet, residente de tercer año de psiquiatría en la UNR, también contó su experiencia: “La residencia que estoy transitando es una de las más tranquilas. Tenemos un horario relativamente normal de entre 8 y 10 horas por día”. Algunas falencias que están teniendo es la cuestión de las guardias activas: “A raíz que de no tenemos cargo de instructores que nos acompañen los fines de semana y demás, no podemos realizar guardias activas porque no tenemos supervisión para eso, no tenemos con quien consultar si fuera necesario”.

Centro Regional de Salud Mental Dr. Agudo Avila

Hablando de las residencias en general, Javier Vallet manifestó: “En el polo opuesto que estamos nosotros se encontrarían los residentes de la mayoría de las especialidades quirúrgicas en las cuales se cumples 13 guardias al mes, prácticamente una noche por medio vuelven a casa, además de la carga horaria y de hacer trabajos que no les corresponde. Después son muy variables las situaciones de cada residente que entra a servicio con sus jefes, hay gente que tiene buenos tratos, que se lleva bien y otros que no. Depende de cómo está organizado cada servicio, hay quienes están muy acompañados y supervisados y otros que están muy solos”.

El residente dio su opinión sobre el principal déficit del sistema de residencias de la ciudad: “Una de las mayores falencias es que hay mucha diferencia. Cada residencia tiene un cupo de becados o algunas directamente no tienen. Yo soy becado y muchas veces se nos toma como que somos empleados, pero realmente no lo somos, no tenemos aguinaldo ni obra social. En los privados es donde más se ve la explotación”.

Un modelo a seguir

En una nota al diario La Capital, Roberto Parodi, presidente de la Asociación de Medicina Interna de Rosario sobre las posibles soluciones con respecto a las guardias comentó que hay varios esquemas: “Uno lo estamos aplicando en el Centenario de Rosario, a similitud de lo que se realiza en Mar del Plata. Es el sistema de "nocherías", que está funcionando bien allá. Es un esquema en el que un grupo de residentes hace las guardias de noche, y van rotando equipos por mes. Después tienen 5 meses en que no tienen guardias nocturnas. Con eso se asegura que no haya ningún trabajador con más de 12 horas continuas en el hospital. Y recalcó que con ese cronograma "se disminuye el grado de sobrecarga emocional, de estrés, y de errores médicos. Es un sistema posible, que se puede adaptar a cada residencia". A diferencia de lo que comentó Parodi en dicha nota, el egresado Federico Medina afirmó: “No conozco a nadie que haga guardias de 12 horas en la residencia”.

Por su parte, Pablo Malfante, presidente de la Asociación de Medicina Interna Costa Atlántica, contó que "nosotros empezamos en 1999 con este sistema y estamos muy conformes con los resultados". Y graficó que "siempre pasa que el médico está más preocupado por el cuidado del paciente, que por el cuidado propio. Y con este sistema de "nocherías" hay más cuidado para el médico. Y si el médico está bien, puede brindar una calidad de atención mucho mejor al paciente".

La Capital

La nueva normativa quedó a medias

Javier Vallet comentó que hace un tiempo los residentes se empezaron a reunir y organizar para ver cómo podían mejorar el sistema de residencias y en que podían avanzar. En ese tiempo se enteraron que Nación lanzó un examen unificado (Examen Único Médico) y que fueron incorporando distintas provincias del país, y que incluye la retribución de cargos y demás facilidades para los residentes. Esta parte de la normativa se cumplió, lo que es muy importante para el futuro de los residentes.

• ¿Qué es el EUM?

El Examen Único Médico (EUM) es un emprendimiento conjunto del Ministerio de Salud de la Nación y las autoridades provinciales para unificar la preinscripción, el cronograma y la prueba de selección múltiple que se requiere para el ingreso a las residencias médicas en las distintas jurisdicciones.

• ¿Para qué sirve?

El Examen Único Médico incrementa la información sobre la oferta de residencias y facilita a los jóvenes médicos el acceso a residencias en todo el país, ya que pueden dar examen en la sede más cercana a su domicilio.

Los postulantes eligen una especialidad y una provincia, lo que brinda mayor previsibilidad y transparencia en la cobertura de los cargos. A su vez, permite conocer mejor las preferencias de los jóvenes graduados.

Se mejora la calidad del instrumento de evaluación, ya que en lugar de elaborarse un examen por provincia, todas las provincias aportan a la construcción de una única herramienta.

Por otra parte, los profesionales que por su ubicación en el orden de mérito no hayan accedido en una primera instancia a la especialidad y provincia de su elección, pueden concursar en la readjudicación para otra especialidad y/o provincia sin necesidad de rendir un nuevo examen, ya que se les respeta el puntaje que obtuvieron en el EUM

Lo que nunca se cumplió del nuevo reglamento

El Nuevo Reglamento General para el Sistema Nacional de Residencias del Equipo de Salud, en su página oficial se publicó el 17 de noviembre de 2015, pero a pocos meses de cumplir un año de su publicación, hay muchas cosas que siguen sin cumplirse. Algunas de las cosas que establece esta nueva normativa:

Las guardias no podrán superar las 12 horas diarias, con un descanso obligatorio post guardia. Sobre lo que ocurre en Rosario el egresado Federico Medina expresó: “El año pasado había salido una nueva ley que decía que las guardias deben ser de 12 hs nada más, hoy en día eso raramente se cumple, la gran mayoría de los residentes son empujados a hacer guardias de 24 a 48 e incluso 72 horas, por el hecho de que alguna persona que tendría que venir a cubrirte no vino, o por el hecho de que por ejemplo ingresaron 5 residentes y renunciaron 4 y quedo solo una sola persona, y esa persona muchas veces se tiene que estar encargando de la guardia de tres personas, eso es lo que ocurre actualmente por lo cual es un ambiente muy estresante, uno está cansado, dormido y a veces eso puede dar lugar a diferentes errores médicos”. Claramente esta parte del reglamento no se está cumpliendo en la actualidad, en una nota del medio digital “Notas Periodismo Popular”, Jerónimo Ainsuain, integrante de la Comisión de Residentes y Concurrentes se pronunció: “No somos considerados trabajadores, y en la práctica sí lo somos. Llegamos a hacer 24, 36 o 48 horas de guardia con las últimas energías”.

La normativa determina para los residentes una carga horaria máxima exigible de 45 horas semanales, más dos guardias de 12 horas, separadas por un mínimo de 48 horas. Además establece la gradualidad en el proceso formativo, con autonomía y responsabilidad creciente de acuerdo a los objetivos. Así los residentes del primer año siempre deberán estar especialmente supervisados, aquí otro ítem que no se cumple, los residentes tendrían que estar supervisados en todo momento, ya que todavía no conocen como realizar determinados procedimientos, y deben ser guiados por los jefes responsables. Sobre este incumplimiento Medina se refirió: “Hay que decir la verdad hay mucho de los cuales a veces no van a trabajar, faltan o delegan todas las responsabilidades en personas que recién se están introduciendo a la práctica médica”. También Javier Vallet, que sabe lo que padecen sus colegas en ciertas guardias comentó: “No les queda tiempo realmente, durante todas estas horas que cumplen en el hospital, para estudiar sino que simplemente se la pasan haciendo actividades administrativas, trasladar los pacientes de las salas al quirófano y demás cosas que ni siquiera le debería corresponder hacerlas o no se tendrían que preocupar porque bueno son cargos con gente que le están pagando para hacer eso”. “Esas son las situaciones más extremas que se viven dentro de la residencia con la cual los chicos imagínate que volviendo a la casa noche por medio, la noche anterior están en el hospital y generalmente no duermen bien, si duermen es de a ratos, 40 minutos de a 15, 1 hora con suerte, porque bueno están de guardia y los están llamando por cualquier paciente que va ingresando con urgencias”, sentenció el residente.

La falta de sueño y sus consecuencias

El neurólogo y referente en la materia, Claudio Aldaz, detalló en una nota de Rosario Plus cuáles son los diversos inconvenientes que pueden sufrir aquellas personas que ven distorsionadas sus horas de sueño y no cumplen con cierta sincronización laboral a razón de los tiempos necesarios de descanso

Foto: Diario La Izquierda

• Por estadísticas, son necesarias descansar entre seis y ocho horas.

• El no respetar la cantidad de horas de sueño, en forma acumulativa y crónica, genera somnolencia, déficit de atención, concentración, trastornos en el humor, irritabilidad, alteraciones en la memoria, síndrome depresivo.

• El que trabaja más de 24 horas se encuentra con una privación aguda de sueño, y si encima proviene de una privación crónica, comienzan a surgir algunos de los síntomas mencionados.

• Se necesita un sueño nocturno con una duración mínima para luego tener una vigilia plena con todas nuestras condiciones y capacidades intactas. Al manipular estas funciones, para ganar tiempo o rendimiento, allí es donde aparecen las fallas.

• Trabajar durante el día y descansar por la noche es lo ideal, porque estamos diseñados para ello. Quizás, si nos adaptamos y estamos muy habituados a tener los ritmos al revés con trabajo nocturno y sueño diurno, tal vez, podamos desarrollar nuestras efectividades, pero nunca al mismo nivel si lo hiciéramos como corresponde.

Sin respuestas

En busca de posibles soluciones, se intentó contactar con Miguel Ángel Cappiello Senador provincial por el departamento Rosario, ex Ministro de Salud del Gobierno de Santa Fe. Y con el Secretario de Salud Leonardo Caruana, pero no hubo respuestas por parte de ambos. Como pasó a lo largo del año las veces en que los residentes expresaron su descontento.

Hace mucho tiempo los residentes en la ciudad de Rosario, van cada día a realizar sus tareas diarias con cansancio, preocupaciones y padecimientos. Los residentes tienen una alta carga horaria, muchas guardias por semana, por lo que trabajan más horas de lo que es saludable. Necesitan un cambio profundo. Quieren ser escuchados para mejorar la atención y mejorar el sistema de salud, tanto para los pacientes como para los mismos médicos.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.