“¡EeeeeeeeeH, PUTO!”

Hace unos meses....

... la Federación Mexicana de Fútbol lanzó la campaña “Abrazados por el Fútbol”, cuyo objetivo es erradicar la práctica indebida del racismo y la discriminación en los estadios. Concretamente se refiere a tratar de no gritar “¡eh, puto!” cuando el portero o un jugador rival despejan la pelota, regularmente en un saque de portería; acción que acontece en cada estadio de la república y no sólo en los partidos de la selección.

La FMF acompañó el material con un texto recalcando la supresión de comportamientos inadecuados buscando el respeto hacia el rival. “Abrazados por el Fútbol” es una campaña para generar un ambiente sano alrededor del espectáculo, independientemente de los gustos o preferencias. “Está en nuestras manos que nuestro deporte no se vea manchado por actos o conductas que vayan en contra de la alegría y la emoción; vivamos intensamente cada minuto del juego y mostremos al mundo de lo que somos capaces, volvamos a ser uno y permanezcamos juntos, Abrazados por el Futbol”, señala dicho texto.

Lo que hizo la FMF fue aplaudible por las cuestiones de discriminación que suceden a nivel mundial, sin embargo hay varios detalles en el trasfondo de la campaña: Primero la FEMEXFUT seguramente no quiere otra multa como la impuesta a finales de 2015 por la FIFA de 19 mil 807 dólares por la indagatoria hecha en lo ocurrido en la Copa del Mundo de 2014, cuando un grupo de aficionados mexicanos se la pasó gritándole al portero de Camerún, obviamente eso importunó a dicha selección quejándose con la FIFA. Meses después se multó a la FMF con 85,000 dólares por los gritos en cinco partidos de las eliminatorias desde noviembre de 2015.

Segundo, aunque PUTO si tiene una connotación despectiva a homosexualidad o personas que mantienen relaciones sexuales a cambio de dinero, para el mexicano la palabra cambia de sentido acorde al contexto usada. Por ejemplo, una acción molesta (“puto trabajo”), referirse a un amigo o una persona que cae mal (“ese puto que va allá”), se puede usar como parte de un saludo entre fraternos (“qué onda puto”), dimensionar una cosa (“era un puto costal de este tamaño”), aunque el uso más recurrente es para señalar a un cobarde o miedoso (“no seas puto y entra a ver a tu mamá”).

Tercero, existen diferentes etimologías: PUTARE = PENSAR en romano, PUTA una diosa romana menor de la agricultura, PUTEOS = POZO en latín, PUTO = PODA en latín.

Cuarto, es una palabra que suena feo y que para muchas personas es una mala palabra.

Más bien creemos que PUTO tiene muchas acepciones y que por lo mismo no debe ser sancionada alguna persona por gritar. Además si se quiere erradicar “¡eh, puto!”, también se debe pensar en no mentársela al árbitro, los cortes de manga, la violencia afuera de los estadios, las maldiciones al delantero que falló el penal. Es decir suena absurdo tratar de callar a la gente, cada espectador pagó un boleto por asistir a desestresarse y una de las mejores formas es gritar groserías, si no vayan a la lucha libre donde ahí las mentadas van de un lado a otro.

Justamente ayer 26 de enero, la Federación Mexicana de Futbol presentó nueva evidencia a la FIFA por el grito, a fin de evitar nuevas multas y ya será cuestión del Tribunal de Arbitraje Deportivo si continuarán o la apelación resultó efectiva.

Malo no es gritar “¡eh, puto!” en el estadio, malo es escuchar que te griten “¡eh, puto!” en un restaurante enfrente de tu familia.

Created By
Alogeno Media
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.