Loading

Reporte Escucha Creativa Punta Arenas, julio de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha propusimos un juego que nos invitaba a viajar por el tiempo e ir superando diversos desafíos: encontrar mapas, armar puzles, seguir pistas que nos llevaban a responder preguntas; todo para levantar opiniones, visiones y temáticas de interés para los/as NNJ de la región.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

En la Escucha Creativa de Punta Arenas participaron 23 niños, niñas y jóvenes, de entre 7 y 15 años de edad.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Recepción

La Escucha Creativa se realizó el día 03 de agosto de 2018 a partir de las 15:30 hrs en la junta de vecinos de la población Raúl Silva Henríquez de Punta Arenas. El espacio contaba con un hall principal y varias habitaciones en los alrededores que ya habían sido montadas para la realización de la actividad.

Al momento de llegar a la sede, advertimos que ésta no tenía la calefacción prendida, lo que fue observado por los facilitadores, quienes comenzaron a organizar dinámicas de juegos y movimiento para esperar a los niños, niñas y jóvenes con actividades que requirieran activarlos e incorporarlos a la propuesta que iniciaría con la presentación de todos los asistentes.

La actividad comenzó con un poco de retraso, debido a que el grueso del grupo de participantes llegarían juntos en un bus, pero con la certeza de que llegaría una cantidad considerable para desarrollar la Escucha Creativa. Una vez que los niños, niñas y jóvenes llegaron al recinto, se dispuso del espacio organizando un círculo al centro, donde se comenzaron a mover mientras uno de los facilitadores comenzó a explicar lo que serían las actividades a realizar durante la Escucha Creativa.

Para comenzar las actividades, se realizamos la presentación de cada uno de los participantes, en donde cada uno señaló su nombre mientras el facilitador les daba la señal, permitiendo iniciar la comunicación entre los y las asistentes. Se continuó con una pregunta sobre la edad de cada uno bajo la misma dinámica, por lo que se logró identificar los rangos etarios.

Para continuar con el proceso de dinámica de movimiento, se sumaron juegos que promovían el trabajo en equipo, como por ejemplo la organización de pequeños grupos que juntos, crearían un nombre colectivo y un lema, como especie de cántico que les permitiría presentarse como equipo. En esta etapa surgieron las primeras formas de asociación entre participantes que no se conocían, ya que la forma de organizar estos grupos fue asignarle un número a cada participante y posteriormente agrupar los números similares: todos los números 1 un grupo, número 2 otro grupo, y así sucesivamente hasta que se formaron los grupos.

Aquí se pudo observar el trabajo previo que habían realizado los facilitadores para que los niños, niñas y jóvenes tomaran más confianza para desenvolverse con total libertad dentro de las actividades. Los equipos organizados se agruparon para realizar la primera toma de decisiones, estableciendo la premisa de la comunicación horizontal. Los grupos se presentaron con su nombre de equipo y con el lema que gritaban todos juntos. Una vez finaliza esta actividad se procedió a realizar la actividad principal de la Escucha Creativa: Los viajes por el tiempo.

Se continuó con una estructura de actividades bajo el marco temporal preestablecido. El grupo se dividió en tres, pensando en que se ubicarían en el pasado, el presente y el futuro.

El Futuro

La sección del “Futuro” estaba ubicada en una habitación oscura que se iluminaba por una luz led que iba cambiando los colores del ambiente. En ese momento, los niños, niñas y jóvenes se agruparon bajo las instrucciones del facilitador, quien explicó la situación del futuro frente a los valores y cosas positivas que tenemos como personas.

Se invitó a los participantes a pensar en un tiempo futurista, planteando que se realizaría una grabación audiovisual donde ellos serían los protagonistas, ya que debían pensar en cosas positivas que se destacaran de los niños, niñas y jóvenes, y que deberían realizar una representación teatral, donde además debían crear el guion para realizar la filmación.

El facilitador comenzó a explicar el uso de “energías creativas”, que se habían entregado a los participantes para que las fueran recolectando durante el transcurso de las actividades, pues en cada temporalidad deberían recibir parte de esta energía, que fue representada con escarchilla de colores en un recipiente pequeño y ligero, fácil de transportar y que además, llamaba la atención debido a que eran colores brillantes.

El espacio con el que se contaba era un poco estrecho, pero había un elemento clave que fue un “escenario para títeres”, lo que permitió gestar una base para el guion pensando en que se presentaría una serie de diálogos a través de un presentador. Los participantes se juntaron a dialogar sobre las ideas más importante que asociaban hacia la niñez, resultando bastante ilustrativo su mensaje. El mensaje fue anunciado por un niño, que fue designado como el presentador.

Apareció una niña con un avión de papel y al lado, un niño con un barco de papel. Todos, excepto el presentador, estaban detrás del pequeño escenario, donde emitían ruidos de aviones, barcos y cualquier otra maquinaria de transporte que pudiesen imaginar. El avión fue lanzado y concluyó la escena de la representación. Esta escena fue planteada por la niña de más edad del grupo, a quien se le ocurrió la idea de imaginar que objetos cotidianos tomaran vida y emitieran sonidos para completar la idea. Tomaron unas hojas de papel y realizaron los dos objetos que se presentarían, el avión y el barco. Ambos modelos se confeccionaron rápidamente por lo que se agilizó el comienzo de la actividad.

Rápidamente, el pequeño escenario fue derrumbado por los niños, niñas y jóvenes, y acto seguido comenzaron a girar en una silla de oficina giratoria, donde el resto de los participantes les daban vuelo para que giraran. Esta reflexión apeló a destacar que ellos/ellas poseen virtudes y habilidades que les permite realizar cualquier cosa que se les proponga, ya que podían compartir cosas y jugar en conjunto a pesar de no conocerse. Lo más llamativo, era la felicidad que sentían cuando ejecutaban las acciones, al escuchar sus risas se notaba lo interesados que estaban por participar en las actividades propuestas.

La capacidad de hacerse de nuevos amigos o amigas, es algo innato en los niños, niñas y jóvenes, pues siempre el acto social de jugar y compartir, les permite relacionarse de manera íntegra. Además, el presentador una vez que señaló la frase citada, los invitó a realizar “un abrazo”, lo que se generó un abrazo grupal, evocando la fraternidad y el buen trato entre las personas. Mientras organizaban esta escena, recordaban que todos se “soltaron”, y abrieron sus brazos para abrazarse en conjunto.

Les gustó el planteamiento sobre lo importante que son ahora que están en esta etapa, para lo que desarrollen en el futuro y todo lo que significa, más aún con el ejercicio de pensar en todas las cosas positivas que se vinculan a la niñez.

Una vez terminadas las grabaciones, los participantes tomaron lápices para dejar sus ideas respecto de qué les gustaría realizar en el futuro, respondiendo la pregunta planteada en un papelógrafo: ¿Qué actividades esperan hacer?

El Pasado

Una vez que concluyó la etapa del futuro, los participantes se desplazaron hacia el pasado, en donde les esperaba una facilitadora encargada de la siguiente estación de tiempo. Aquí se dispusieron unas colchonetas en el piso, y luego los niños, niñas y jóvenes se tomaron un momento para acomodarse de tal manera que pudieran estar todos cómodamente sentados. El lugar en donde se realizó esta temporalidad era un poco más pequeño que el anterior, por lo que el espacio era reducido para realizar actividades que requerían movimiento.

Para iniciar, se realizó una explicación respecto a las etapas en el tiempo, y que ahora estaríamos en el pasado. Luego se abrió el diálogo a través de la siguiente pregunta:

¿Qué piensas que dijeron los niños del pasado sobre Cecrea?

Una vez planteada la pregunta, se les invitó inmediatamente a levantarse e ir hacia la pared a escribir sobre un papel color café, cogiendo los lápices y plumones cercanos para escribir las respuestas. Rápidamente socializaban las ideas, mientras echaban bromas acerca de las cosas y anécdotas que les habían ocurrido en el pasado, incluso algunas historias relacionadas con salidas.

La facilitadora reiteró la importancia de la recolección de las energías creativas, ya que simbolizaban el éxito alcanzado durante las misiones que se les encargaba en cada temporalidad, por lo que todos se motivaron a continuar explorando con la actividad que se les había propuesto.

Una vez que escribieron las respuestas, pasaron a sentarse nuevamente. Mientras tanto, la facilitadora tomó una caja que contenía piezas de puzle que estaban desordenadas. Eran de cartón cubiertas con papel lustre de colores, con distintas formas, por lo que implicaba que eran partes diferentes para armar distintos puzles. Poco a poco los participantes comenzaron a armar los primeros puzles:

“Me gustaría actuar”

Cuando completaban un puzle, pasaban a ayudar a un compañero o compañera con otro puzle. Así también apareció el siguiente puzle completado:

“Quiero aprender muchas recetas de cocina”

Finalmente, lograron completar todos los puzles con un trabajo en equipo para poder resolver las piezas que no coincidían, permitiendo afianzar la colaboración entre los niños, niñas y jóvenes y además un sentido de grupo, que se observaba en la complicidad que surgía cuando jugaban mientras realizaban las cosas que se les pedían.

El Presente

Para realizar esta etapa, los participantes se reagruparon en el centro del recinto, por lo que el espacio era completamente amplio. Allí en el centro había una caja grande de plástico, y alrededor estaba lleno de papeles dispuestos para que pudieran realizar una creación artística. Se invitó a los niños, niñas y jóvenes a realizar una creación con total libertad, que representara algo que pudieran enviar al futuro, como un objeto que fuera testimonio de las cosas que pensaban y creían necesarias actualmente para proyectarlas al futuro.

Un grupo decidió crear una especie de instrumento musical de percusión, parecido a un timbal, para lo que utilizaron cartón, cartulina y cinta adhesiva para reunir las condiciones mínimas para la creación. Poco a poco se escuchaban las tomas de decisiones de este grupo con respecto al final de su creación, si sería más alto, más ancho, más grueso… finalmente decidieron dejarlo bien firme con mucho cartón y cinta adhesiva.

La caja que estaba disponible para sacar materiales contenía: tijeras, pegamento, palos de helado, tubos cortados, bombillas, globos, bolsas con semillas, cinta adhesiva, papel lustre, cartulinas, papel celofán y muchos artículos de oficina más pequeños (clips, post-it, corchetes, etc.)

Las creaciones que más se realizaron fueron dos: una bombilla con un globo, donde se inflaba tras soplar la bombilla, y la otra, aún más repetida, fue colocar un globo en la parte final de un tubo y fijado con una cinta. Una vez finalizada esta acción, procedían a colocar “proyectiles” de papel, y comenzaron a jugar a dispararles a blancos propuestos por los participantes: la ventana, la mesa, la silla o alguna otra figura a la que pudiesen dispararles.

Al ser esta la última etapa, los participantes se encontraban con menos energía que al comienzo, ya que la gran mayoría se sentó a realizar su creación artística hasta terminar. Como era el espacio central, y el más grande de todos, los niños, niñas y jóvenes empezaron a correr y jugar en dicho espacio. Se juntaron con los participantes de las otras fases de tiempo, quienes habían terminado antes debido a que no estaban sincronizados para terminar todos los grupos al mismo tiempo.

Aquí se realizó la entrega final de las energías creativas, donde lograron finalmente reunirlas todas y llegar así a concluir con éxito las etapas que debieron cruzar durante los tres tiempos presentados.

Una vez que los participantes terminaron sus creaciones artísticas, comenzaron a interactuar, a correr, a jugar, a saltar, bailar, utilizar sus “creaciones artísticas” para jugar entre ellos. Sumado a que se acercaba la hora de cierre, no se pudo hacer el cierre de esta actividad en el presente, porque además de que se juntaron todos los participantes, era ya la hora de finalizar la actividad. Por lo que se repartieron las colaciones y se reunieron aquellos participantes que habían llegado juntos, los amigos y amigas que fueron separados para esta actividad, y siguieron jugando mientras terminaban de alimentarse y esperar el bus para retirarse.

Mientras se concluía la actividad, los niños, niñas y jóvenes fueron invitados a entregar su testimonio para el registro audiovisual correspondiente, donde explicaron lo que les había parecido la Escucha Creativa

Lo que escuchamos y observamos

En la Escucha Creativa realizada en Punta Arenas, se levantaron las inquietudes e intereses de los participantes. Ellos manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas que los hicieron viajar por el tiempo, recordando y proponiendo diversos temas.

En general, respecto de las impresiones de los niños, niñas y jóvenes es acotado lo que puede contarse, ya que su principal impulso era compartir con sus pares. Sí es posible decir, que en cada actividad, al momento de preguntarles sobre sus expectativas para esta Escucha, su principal motivo para participar era jugar y divertirse. Así quedó reflejado, cuando durante la primera actividad (pasado) les preguntaron ¿qué se les ocurre que dijeron los niños de los Cecrea pasado que harían en los Cecrea futuro? Y las respuestas que salieron más rápido fueron:

Jugar y divertirse.

Luego, siguieron elaborando, y como se reflejó en el papelógrafo que se dispuso para que los niños, niñas y jóvenes escribieran sus ideas, las respuestas fueron:

Jugar con barro; jugar deportes; jugar a la pelota; jugar a la mancha; divertirse; bailar; hacer robots; crear y aprender; salir al parque; taller de cocina; crear cosas; pensar, etc.

Todo esto asociado a la necesidad de movimiento, de activarse, no de cosas inmóviles. Precisamente cuando las actividades involucraban quedarse quieto o pensar mucho rato, los niños perdían el hilo de la actividad y comenzaban a jugar entre ellos, intentaban hacer rápido lo que se les pedía para poder luego jugar entre ellos.

En la etapa del futuro, cuando se les preguntó cómo les gustaría que fuera el futuro para los niños, respondieron sin mucho pensar: que no nos manden más tarea y que nos traten mejor, y son respuestas que repitieron durante toda esta actividad. Ahora, respecto de las actividades que les gustaría realizar en el futuro en Cecrea, respondieron principalmente: jugar.

En el papelógrafo también fue posible distinguir:

Tocar música; taller de dibujo; taller de juegos, mejorar el fútbol; tocar música; Stop-motion; un taller de Karate; taller de fútbol; juego de átomos; Minecraft; hacer tecnología del futuro; comer saludable; ir a la playa; pasear a mi perrito; taller de cocina; edición de video; taller de manualidades; jugar con Barbies; jugar todo el día; jugar juegos de mesa; hacer fotografía; jugar videojuegos; salir de paseo; taller de talentos; un día de picnic; taller de técnicas de escondite.

Al finalizar, la Escucha, varios participantes pasaron a contar sus impresiones sobre Cecrea. Dentro de las impresiones captadas destacó la de un niño que contó cómo su vida en el barrio no era de su agrado, que la pasaba mal, y que por ese motivo le gustaba Cecrea.

Conclusiones

El desarrollo de las actividades en general se realizó de manera adecuada, logrando la participación de los participantes en las distintas tareas solicitadas. Por ejemplo, en la etapa del futuro, se organizaron rápidamente los elementos que se utilizarían para la actividad, lo que permitió que ésta fuese rápida y divertida, ya que inmediatamente se les informó que debían preparar algo teatral.

En cuanto a la logística, dio la impresión de que un solo papelógrafo para que todos los participantes escribieran al mismo tiempo no fue suficiente, ya que esto generó que mientras uno o dos escribían, el resto se dispersaba y comenzaba a jugar en otra cosa. Para una próxima Escucha se sugiere agregar al menos otro papelógrafo para que todos los niños, niñas y jóvenes escriban, o bien, dejar que escriban de a pares o individualmente, pero considerar que al grupo grande que no está escribiendo, hay que mantenerlo conectado con lo que se está realizando, ya que de lo contrario cuesta un poco volver a retomar la actividad.

En cuanto a la interacción de los participantes, las tomas de decisiones fueron compartidas, por ejemplo siempre habían piezas de distintos puzles mezcladas. Se generó bastante diálogo en relación a los temas que aparecían en las distintas actividades. En este punto, para una próxima Escucha es importante considerar un tiempo prudente para destinar a actividades recreativas mientras esperan a que el resto de los participantes terminen su etapa o tarea correspondiente, de lo contrario se generan descoordinaciones, en que a un grupo de participantes les sobra tiempo para realizar una actividad y a otro les falta.

Cuando se realizó el tránsito entre el pasado y el presente, no se realizaron todas las indicaciones, debido a que sólo estaban los materiales en el suelo. El facilitador optó por dejar materiales y explicar poco a poco las instrucciones, pero eso ocurría mientras los niños, niñas y jóvenes construían cosas de manera libre, sin seguir un orden. Esta iniciativa de espontaneidad e imaginación fue así debido a que hubo problemas de tiempo durante el traslado entre las temporalidades en el último cambio, donde además los participantes se notaban más cansados y con ganas de terminar rápido.

Para finalizar, es preciso acotar que esta Escucha Creativa se logró con éxito, siendo los principales protagonistas los niños, niñas y jóvenes, quienes tuvieron la oportunidad de expresar todas sus dudas, inquietudes, ideas y todo lo que aportaron durante la jornada de retroalimentación. El espacio era acotado, pero se llevaron a cabo todas las actividades planteadas, organizando el espacio y disponiendo de los artículos presentes en el recinto.

El desarrollo de las actividades se logró muy bien, aunque sucedían pequeños lapsos de tiempos en que se desordenaban los grupos, pero es entendible que en una situación de este tipo los participantes se pongan a correr y jugar, pues es parte de su conducta, por lo que se insiste en plantear específicamente lo que podría hacerse en esos casos de espera.

Los participantes se fueron contentos por las actividades realizadas, se vieron entretenidos y más aún con todas las personas que conocieron durante la realización de la Escucha, por lo que sin dudas este tipo de actividades es un aporte al fortalecimiento de sus habilidades sociales al darles la oportunidad de desenvolverse con otras personas.

Desafío Cecrea

Como Cecrea Punta Arenas, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.