Las actividades económicas YEraldin, MaRtha, y Jackeline

La posesión y propiedad de la tierra

En el momento de la Conquista, las sociedades indígenas prehispánicas tenían un complejo sistema de tenencia de la tierra mediante el cual se distinguía la propiedad comunal y la de la nobleza.

Cuando Tenochtitlán, la tierra pasó a la Corona española como propietaria original. Permitió que algunos caciques indígenas conservaran la tenencia de algunas tierras en calidad de funcionarios que servirían al gobierno español en la administración de los tributos de los pueblos indígenas.

Los señoríos prehispánicos se convirtieron en pueblos de indios que mantuvieron el derecho de poseer y explotar las tierras comunales que les permitieran sobrevivir, a condición de no venderlas, rentarlas, ni enajenarlas y pagar tributos en especie o trabajo a las autoridades dispuestas por el gobierno virreinal.

La base de la economía colonial eran los indígenas, considerados súbditos de la corona y, por tanto, hombres libres. La categoría de súbdito implicó el pago de un tributo o un servicio personal a los representantes de la autoridad.

Hernán Cortés repartió encomiendas entre sus capitanes y soldados. Sus facultades eran cobrar y recaudar los tributos de los indígenas tanto para ellos como para la Corona.

Muchos encomenderos desobedecían las ordenanzas del gobierno español: maltrataban explotaban a los indígenas además de que se adueñaban de las tierras.

El intercambio de especies: agricultura y ganadería.

Con la llegada de los españoles a América inició un intenso intercambio de especies animales y vegetales entre continentes, lo que significó para el nuevo continente una verdadera revolución agropecuaria, pero al mismo tiempo fue la llegada de enfermedades desconocidas y la alteración del equilibrio ecológico y sanitario.

Hubo nuevas técnicas de cultivo, de producción. Al mismo tiempo se modificaron costumbres, alimentación, e incluso los paisajes.

Los españoles introdujeron nuevas tecnologías como el arado y el molino, empleando en trapiches azucareros y mineros utilizando la fuerza de los animales para llevar a cabo cultivos de trigo, avena y cebada; o de especies frutales como cítricos, manzanas y una numerosa cantidad de especias.

Hubo técnicas agrícolas como los acueductos para la irrigación o el uso de molinos impulsados por el viento o el agua. Esto permitió a los españoles llevar un estilo de vida similar al que tenían en Europa ahora en sus extensos latifundios y haciendas.

En las colonias se establecieron empresas dedicadas tanto a la agricultura como a la cría de ganado bovino, porcino y ovino.

Estas tecnologías permitieron la explotación de tierras que en el periodo prehispánico no habían sido productivas.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.