El Señorío de Cristo Marcos 3:13-19

Introducción:

A) En estos textos vemos que Marcos presupone ciertas acciones hechas por Jesús en el pasado si necesariamente Marcos tenerlas que narrar aquí detalladamente.

  • Es sabido por los otros evangelios que Cristo llamó a doce.
  • Que fueron llamados en diferentes tiempos, trasfondos sociales y culturales como de oficios.
  • Y que era Su llamado era siempre un llamado al discipulado como también para hacer nuevos discípulos.

B) Así, aunque Marcos en estos textos no presenta detalladamente estos aspectos mencionados anteriormente, lo que sí hace es presentar de forma categórica el Señorío de Cristo en este pasaje.

“Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.” (Marcos 3:14).

El Señorío de Cristo

Los tres puntos a considerar el día de hoy bajo este tema son los siguientes; 1) Cristo llama, 2) Él establece, 3) y Él comisiona a sus discípulos.

I. Cristo llama a sus discípulos (v. 13)

A) Lo que encontramos en este pasaje de Marcos es que el llamado de Cristo es un llamado soberano;

  • (a) “Después subió al monte, y llamó a sí a los que Él quiso...”
  • Mateo 9:9; “Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.”
  • Marcos 2:14; “Y al pasar, vio a Leví hijo de Alfeo, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió.”
  • Lucas 9:59-60; “Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.”
  • Juan 1:43; “El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.”

B) Esto implica que Su llamado es un llamado irresistible;

  • (b) “.... y vinieron a él.”
  • “Y se levantó y le siguió.” (Mateo 9:9).
  • “Y levantándose, le siguió.” (Marcos 2:14).
  • “Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.” (Mateo 4:20).
  • “Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.” (Mateo 4:22).
"y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:" (Marcos 3:15).

II. Cristo establece a sus discípulos (v. 14)

A) El fin de este llamado es nuestra formación personal con Cristo;

  • (a) “Y estableció a doce, para que estuviesen con Él…”

B) Esto implica tener comunión con Dios y con Jesucristo, ésto según aquellos mismos que estuvieron juntamente con Él;

  • “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.” (1 Juan 1:1-4).
"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones." (Mateo 28:18-19).

III. Cristo comisiona a sus discípulos

A) Este llamado a la formación de los discípulos implica también un imperativo de hacer otros discípulos;

  • (b) “y para enviarlos a predicar,”
  • Mateo 28:19-20: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
  • Romanos 10:14-15; “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

B) Esto presupone negarse a uno mismo, tomar la cruz, y seguir al Señor para formar a Cristo en otros;

  • Mateo 16:24; “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”
  • Lucas 9:23; “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.”
  • Mateo 4:19; “Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.”

C) Para nuestra salvación, el evangelio de Jesucristo es suficiente para nuestra justificación ante Dios. Para nuestro discípulado, la causa de Cristo es necesaria para nuestra santificación para Dios.

Conclusión: Nuestro Catecismo de Heidelberg Día del Señor 13, P/R 34:

¿Por qué le llamamos nuestro Señor?

Porque rescatando nuestros cuerpos y almas de los pecados, no con oro o plata sino con su preciosa sangre, y librándonos del poder del diablo, nos ha hecho suyos.

Created By
Iglesia Reformada Cristo Redentor
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.