Usted morirá Por: Michelle González Desanti

El tren de Orotina a San José va repleto, acalorado y en el ambiente se escucha un fuerte llanto entre el repicar de los rieles y las voces de los pasajeros.

Ese llanto es el de la bebé que lleva Mercedes Picado entre sus brazos. -"Ay Papito, acordate que antes de irnos tenía 39 grados, ¿Será que le subió la fiebre? No para de llorar." - Exclamó Mercedes a su esposo Enrique.

Si se pudiera desarrollar poderes mágicos, en ese momento Mercedes hubiera deseado el de poder ir volando a las emergencias del Hospital Calderón Guardia o de la Clínica Bíblica para que atendieran rápido a su hija de tan solo 6 meses de edad.

Era agosto de 1959 y Lauren, la bebé enferma, se debatía entre la vida y la muerte a causa de la bacteria Escherichia coli, la cual adquirió por tener un problema de inmunodeficiencia.

-"Lo sentimos, pero lo más probable es que esta bebé muera" decían la mayoría de doctores durante sus pláticas con los padres de Lauren.

A pesar de los pronósticos negativos, Lauren logró salvar su vida. Sin embargo, sus riñones quedaron con una grave deficiencia pues la bacteria los dañó.

INFANCIA HOSPITALARIA

En 1966 cuando Lauren -cuya familia se mudó a San José por su salud- cursaba el primer grado de la Escuela España. Lugar donde por ser zurda le amarraban la mano izquierda al considerarse algo "del diablo" y por lo tanto se volvió ambidiestra, pero también eso le causó mucho estrés y uno de esos días se desmayó.

Todos pensaban que era a causa del estrés que le provocaba la maestra agresora, no obstante, fue de nuevo a causa de su falla renal y esta vez tuvo que ser internada por un año entero en el recién inaugurado Hospital Nacional de Niños. En donde de nuevo le dijeron que no podría terminar la escuela porque moriría antes.

Vivir parte de su infancia en un hospital le marcó la vida, pero también sirvió para que ella ayudara de diversas formas al resto de pacientes que la rodeaban e inclusive para que doctores extranjeros y nacionales como el Dr. Feinzaig pudieran experimentar formas de cura para los niños con deficiencia renal.

A-DOLESCENCIA

-"Ay Loren qué enfermucha que sos".

El dolor marcó su época adolescente al tener que retirarse en múltiples ocasiones de cursos o de asignaciones académicas por causa de sus tratamientos médicos y efectos secundarios de las medicinas.

Además, tuvo que tolerar las burlas y el "bullying" de algunos de sus compañeros del Colegio Los Ángeles que comentaban sobre "la enfermucha", "la flaquita", "pálida" y "la que pasaba faltando y a quien no dejaban ir a paseos". Por dicha muchos de sus compañeros sí la comprendían, le brindaban su amistad y hasta colaboraban con ella cuando estaba enferma.

JUVENTUD CORTA

Conforme pasaban los años y a pesar de los avances médicos, Lauren seguía recibiendo opiniones médicas negativas sobre su caso, en donde en reiteradas ocasiones le decían que no entrara a ninguna universidad ni hiciera planes de noviazgos porque su caso iría de mal en peor y moriría joven.

Durante su juventud tuvo que ir también a ser internada por múltiples padecimientos y una de esas veces logró tener un sueño que sintió como real en donde:

"Yo veía un túnel y al final, donde estaba la luz, una voz me decía que aún no era mi tiempo, que me iba a tocar sufrir mucho pero que iba a poder seguir en la Tierra por mucho tiempo más."

Declara Lauren sobre su "sueño". Al despertar los doctores le explicaron que había estado muerta por un minuto en el cual se le paralizó el corazón y dejó de fluir el oxígeno.

A pesar de los malos pronósticos, Lauren y su familia seguían haciendo caso omiso a las sentencias de muerte y ella decidió entrar a estudiar turismo a la Universidad UACA y a los 25 años conoció a su novio formal con el cuál duró 4 años de relación hasta casarse a los 28.

HISTORIA DE AMOR

-Aló, Loren, vamos a bailar a Infinito. Yo paso por vos.

Así llamó por teléfono la prima Ligia a Lauren en 1983 para verse en una discoteca donde disfrutaban de bailar la música disco, pop y chiqui-chiqui que estaban de moda.

Sin embargo, Lauren no tenía ningún tipo de energía para asistir debido a que se encontraba muy triste por el hecho de pensar que iba a morir y que no iba a poder casarse nunca.

A pesar de esto, Lauren hizo una fuerte oración -ya que ella y su familia siempre han sido muy católicos- y pidió a Dios paz y sobre todo amor en su vida para poder olvidarse de lo malo y disfrutar esa noche con su prima. Pasado un rato dentro de la discoteca, Lauren conoció a Sergio y él y su amigo invitaron a la prima de Lauren y a ella a sentarse.

"Desde ese momento supe que era él." declara Lauren. En septiembre de este año (2017) cumplen treinta años de matrimonio más los cuatro del noviazgo.

Milagro de vida

El 8 de noviembre de 1989 Jean Félix, hermano mayor de Lauren, le donó uno de sus riñones después de una larga espera de hemodiálisis y múltiples tratamientos e intervenciones.

El trasplante significó para Lauren un milagro y una oportunidad para seguir viviendo y para derrotar una vez más los pronósticos negativos que siempre le expresaban.

Aceptar el riñón y tomar un tratamiento de por vida eran solo algunas de las recomendaciones médicas, sin embargo lo más importante fue lograr superar este gran obstáculo de vida.

DOBLE MILAGRO

Además de indicar en repetidas ocasiones la famosa frase "usted morirá", otra de las negativas que daban los médicos era la de la posibilidad de concebir a un hijo.

Sin importar nada, Lauren le pidió a Dios con mucha fe y fuerza y a los 9 años de matrimonio, nació su única hija, ya que por seguridad de su salud se le practicó una operación para no tener más descendencia.

Su hija fue la mejor recompensa luego de vivir una vida llena de sentencias de muerte y de preocupaciones por la salud.

Hoy, Lauren goza de una mejor salud y en este año cumple 28 años de trasplante renal. Lo cual es algo tan milagroso y médicamente inusual que le ha causado aparecer en diversos reportajes médicos e inclusive en el noticiero "Hoy en la noche con Douglas Sánchez" del desaparecido canal 9.

"Los que no creen tal vez digan que es una casualidad, los doctores dicen que no es algo médicamente posible porque no solo he padecido del riñón. Sin embargo, yo sé que mi médico ha sido Dios, El que ha puesto a tan buenos doctores que me han logrado salvar la vida y seguir acá en la Tierra." -Lauren

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.