Loading

Martin Milan Siempre buscando la belleza esta es mi REIVINDICACIÓN

Se atrevido, se diferente, se poco práctico, se cualquier cosa que asegure tu objetivo y tu visión imaginativa frente a los jugadores seguros, las criaturas comunes, los esclavos de lo ordinario. (Peter Lindbergh)

Hola, este soy yo, alguien que se considera un cazador, pero no cualquier cazador de un indefenso animal, tampoco alguien que se esconde detrás de una mira telescópica acechando a su presa. No, yo no soy de ese tipo de cazadores, mi arma es una cámara, mis presas son el mundo, los momentos, los instantes, la belleza, las miradas, una risa, un gesto.

Camino por calles dejándome seducir por el color, por las formas, por la geometría, el volumen, los ángulos y las rectas que se elevan al cielo. Mi mirada sigue las sinuosas curvas de un cuerpo, las expresiones del tiempo en las caras, de la felicidad, de la tristeza, de momentos trascendentales y de otros no tanto pero igual de hermosos.

El placer que me produce cazar es absoluto, es como poder dejar una huella, un legado, algo que pueda ser intemporal. Durante mucho tiempo me considere un fotógrafo, palabra en algunos casos desprestigiada y carente hoy en día del significado que tuvo cuando me acerque por primera vez a la fotografía.

Hoy en dia ser fotógrafo es saber de técnicas imposibles, saber de los equipos del mercado y estar a la ultima en todo lo que se refiera a este mundo. Compartir miles de millones de fotografías en las diferentes redes sociales pero obtener un "Me gusta" o un comentario que nos agrande el ego... eso parece ser lo que significa ser fotógrafo últimamente y yo no quiero ser eso. Es por ello que me autodenomino cazador visual, amante de las imágenes fijas, de instantes.

A pesar de lo dicho anteriormente si domino algunas técnicas, si tengo unos buenos programas para editar mis pequeñas fotografías, he pasado por algunos modelos de cámara y seguramente hay alguna que deseare pero cuestiones económicas la alejan de mi... soy humano.

Actualmente trabajo con una Olympus OMD EM10 Mark II, una cámara EVIL que siempre puedo llevar encima. Es pequeña, cómoda, ligera pero encierra un gran sensor en su interior. Utilizo app como Affinity Photo, Enlight, Snapseed, Facetune 2, Polar, VSCO y muchas mas. Trabajo con un iPad pro de 12,9 y un Air 2, me gusta que todo funcione bien, no quiero perder el tiempo en configuraciones, en fallos y en errores. Solo quiero sentarme a revelar mis negativos sin que nada me distraiga. La decisión de prescindir de un ordenador proviene de la búsqueda de la comodidad y la libertad. Las tabletas han mejorado muchísimo desde que vieran la luz allá por el año 2010, pero lo mas importante es la calidad de las app de fotografías y sus posibilidades.

Todo esto comenzó cuando yo tenia unos doce años. Ahí me di cuenta que los contrastes me atraían, me gustaba ver cosas que contrastaran, formas, colores, sombras. Salir a la calle era una siempre una pequeña aventura buscando el mas insólito, el mas brillante y fue jugando a esto que llegue a desear una cámara para atraparlo, atrapar esas nubes que pasaban por las paredes de un edificio cuando las miraba en vertical.

Kodak Pocket 110, mi primera camara de fotos con 12 años

Estrenando mi primera camara con 12 años

Pedí una y otra vez que me regalaran una cámara, si nunca había sido un niño caprichoso esta vez se me fue el alma en pedirla. Me regalaron una Kodak Pocket y con ella empece a disparar en unos carretes de 110. Era una cámara de apuntar y disparar, sin velocidades, sin diafragmas, sin exposímetro, era la simpleza del principio fotográfico... aun así cuanta felicidad

Mis primeras fotografías con una Kodak Pocket cuando tenia 12 años

Llegue a la adolescencia y mi interes por todo desperto como una tormenta, todo empezaba a revolucionarse, queria meterme de lleno en la fotografia. Compre libros, una ampliadora, una camara decente, quimicos y papel, cubetas y pinzas comenzaba una nueva etapa en mi vida. Empezaba a beber de la fuente de los grandes nombres de la fotografía, personas que se aventuraban en paisajes inhóspitos, en conflictos, en denuncias sociales, en mostrarnos el mundo

Mis primeros retratos a mis amigos

La fotografia empezó a ser un modo de vida, un modo de dejar mi legado mas alla de la muerte, una forma de ser inmortal. Poco a poco probe muchas disciplinas fotográficas y de esta manera empezó el descarte, el saber que era lo que me motivaba. Poco a poco fui descubriendo que el retrato me apasionaba, que las escenas que ocurrían durante una milésima de segundo contaban historias para el espectador de la imagen. La vida cotidiana era un recurso fantástico, los paisajes urbanos también me atraían, quizás por la geometría, tal vez porque eran obra del hombre.

Momento de la toma y fotografia final

Me fui acercando a otros fotógrafos y compartíamos opiniones, conocimientos y como no disfrutábamos de nuestras fotografías. El tiempo paso y llego la era digital, una era que supuso cambios profundos para la fotografía, como modo de vida, como profesión, como consumidor de fotografías, todo cambio. Antes me recorría las librerías en busca de libros donde poder apreciar la obra de alguien, las exposiciones eran otro medio para ello pero cuando lo digital se impuso teníamos la red para acceder a cualquier artista, a cualquier obra y eso me resulto increíble.

Hoja de contacto de la serie Rayas

Reconozco que hoy en día hay una saturación de imágenes, fotografías que se repiten una y otra vez, imágenes sin alma que son clones de otras que en su tiempo disfrutaron de una, un alma. Ahora parte del tiempo se va buceando entre la mediocridad, entre imágenes donde la firma del autor es mas grande que la propia esencia de la imagen. Donde el pie de fotos son 50.000 datos técnicos, donde el alma… el alma… no, ya casi no tienen alma.

Lo bueno de esta era digital es una comodidad absoluta a la hora de editar y mostrar tu obra, el almacenado de los archivos, la inmediatez al capturar una imagen. A veces tengo nostalgia de los tiempos en que me metía en un cuarto oscuro, embriagado por los químicos, pero reconozco que prefiero esto ultimo solo por el tiempo que gano.

Bueno… esta es un poco mi historia, la historia de este cazador de momentos, de instantes visuales irrepetibles. Espero que la visita a mi pagina te haya gustado, en algunos casos te haga reflexionar, reír o sentir. Mis fotografías te lo agradecen, a ellas les encanta que las miren, que las critiquen, que se enamoren… porque en ellas esta mi esencia, mi forma de ver este mundo, de ver la belleza

Muchas gracias por conocerme un poco mas

Created By
Carlos Martin Milan
Appreciate

Credits:

© Martin Milan 2018. Todos los derechos reservados.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.