GRAMALOTE UN PUEBLO QUE vuelve a empezar

Terminó la larga espera para los gramaloteros. Hoy, vuelven a reencontrarse después de 6 años y casi tres meses. Llegan al nuevo casco urbano ubicado en la vereda Miraflores.

La tragedia del 16 de diciembre de 2010, que destruyó al municipio de Gramalote, quedará en la memoria de los gramaloteros. Los momentos de dolor, frustración y desesperanza mueren para dar paso al sueño hecho realidad de cientos de habitantes.

Esta iglesia, la más querida por los gramaloteros, ha sido la construcción que dimensiona la tragedia.

El 11 de marzo de 2017 se convertirá en una fecha inolvidable para ellos, pues será el día en que estrenaron casa y pueblo, algo que no todo el mundo puede vivir. Las 54 familias que regresaron este, harán parte de la historia de Norte de Santander por su valor para recomenzar, esta vez en tierras más seguras.

Los gramaloteros vuelven a encontrarse, a vivir juntos, compartir nuevas experiencias y a revivivir tradiciones, pero esta vez, en su nuevo pueblo, construido con el esmero y la tecnología que ningún otro municipio de Colombia tiene.

Así luce el nuevo casco urbano de Gramalote.

Los gramaloteros recorrieron el municipio antes de la visita del presidente Juan Manuel Santos. En la foto: Carlos Guerrero.

Cerca de 150 de las 1.006 viviendas nuevas que se entregarán en el municipio ya están listas.

Este es el nuevo Gramalote. La foto fue tomada el día de la inauguración.

Las viviendas están construidas sobre terreno firme.

Un espacio amplio que le permitirá a los gramaloteros comenzar de nuevo.

Con el nuevo Gramalote, se devuelven las sonrisas y se aviva la esperanza, porque después de perderlo todo por una falla geológica, de olvidar los malos ratos y recordar los buenos, el pueblo resurge como el ave fénix.

A continuación les hacemos un pequeño recorrido por el nuevo casco urbano, recordando el día en que sus huéspedes recibieron las escrituras.

Lo que queda atrás

En el antiguo Gramalote, en un barrio llamado La Palmita, aún permanecen en pie varias casas, es más, en este sector se reactivó el comercio y viven cerca de 40 familias. Allí también construyen una capilla, pues la comunidad se ha negado a abandonar el antiguo casco urbano porque habían perdido las esperanzas de rehacer sus vidas en un nuevo lugar.

A menos de 10 minutos del antiguo Gramalote, también se encuentran los albergues que fueron habilitados por la diócesis y el Gobierno Nacional para dar un techo a los damnificados con la destrucción, mientras se reconstruía el nuevo municipio. Ahora, quienes estaban hacinados en varios cuartos, vuelven a respirar la paz que solo da la montaña. La tarea, ponerle el alma al nuevo pueblo y reconstruir nuevamente su cultura.

Desde el barrio La Lomita de Gramalote, se pueden observar las ruinas del casco urbano.

En esta foto se puede apreciar claramente el daño que la falla geológica le hizo al casco urbano.

La tristeza e impotencia de los habitantes de Gramalote, al ver que su pueblo se moría, conmovió al mundo entero.

Panorámica de Gramalote que muestra su lenta destrucción en diciembre de 2016.

Los niños gramaloteros de los albergues sueñan con tener un equipo de fútbol.

Las ruinas de la parroquia San Rafael en el antiguo casco urbano.

Aquí funciona provisionalmente el colegio Sagrado Corazón de Jesús, de los gramaloteros.

Así luce el barrio La Lomita, el único que no fue destruido por la falla geológica.

La naturaleza se apodera de los vestigios del antiguo Gramalote.

Hace dos años, La Opinión recorrió las calles de este pueblo, recordando ese 16 de diciembre de 2010, cuando cientos de familias recibieron en la misa de aguinaldo, la fatal noticia: debían abandonar su pueblo.

Así fue la destrucción de Gramalote: lenta, dolorosa. La tierra se movía y se abría consumiento años y años de vida. A la izquierda la Alcaldía y a la derecha la panadería Rico Pan, recordada por los gramaloteros.

Al antiguo Gramalote jamás lo olvidaremos, este es el municipio que permanecerá en el corazón de los nortesantandereanos. Al nuevo Gramalote y todos sus habitantes, mucha suerte en su nueva vida.

Created By
La Opinión Cúcuta .
Appreciate

Credits:

La Opinión

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.