De 0 a 70.3 Cree en ti mismo

2016 fue un año excelente sin lugar a dudas.

Entre un montón de cambios decidí que quería hacer un Medio Ironman (1.9km nadando, 90km en bicicleta y 21km corriendo), así que cuando vi que iba a haber una fecha disponible en Cascais – Portugal no lo dude ni un segundo, tuve que esperar a que llegara la fecha para inscribirse para que finalmente fuera oficial y pudiera inscribirme. Cuando finalmente llego el día de apretar el botón “Inscribirse” estaba nerviosa, pero sabía que era lo que quería. Sabia (y todavía se) que estoy lo suficientemente loca, u osada llamémosle, para creer que puedo hacerlo. No tengo una base de resistencia muy fuerte como para hacer algo así PERO, si tengo tiempo y mucha determinación.

Cargando habilidades de Triatleta

En el medio de la locura, me mude a Portugal (por esta razón fue que elegí Cascais) y sabía que estaba en el mejor lugar para entrenar para un evento como este. Rutas para salir a andar en bicicleta o a correr, largas playas para ir a correr y hacer natación en aguas abiertas, sierras para poder hacer entrenamientos con intervalos naturales (eso cuando haces una subida muy empinada arriba y abajo varias veces y te destrozas un poco las piernitas), piscinas cubiertas para cuando hace mucho frio ya que en esta época estamos en invierno, la mejor comida sana que quieras elegir, donde quieras cuando quieras y ultimo pero no menor, Goliaz para mis entrenamientos de fuerza. Mejor combinación imposible.

Carrera de Trail "Entre Murallas"

Así que comencé mi entrenamiento, o al menos lo que yo creía era mi HIM (Half Ironman – Medio Ironman) entrenamiento… JA! Eso fue hasta que conozco a un verdadero Ironman! Tiene que haber visto que estaba a punto de romper algo y se apiado de mí, por lo que comenzó a ayudarme con mi programa. Digamos que mi entrenamiento fue de 0 a 10 en menos de una semana! Esto se transformó en levantarse a las 5 am, entrenar dos veces por día, intervalos de bicicleta, intervalos corriendo, transiciones (eso que te lleva de nadar a la bici, y de la bici a correr. Si, las transiciones también se entrenan al parecer!), anotarme en carreras, carreras en la calle, corridas en las sierras, nadar 2 km mínimo cada vez que entraba al agua, nadar en la playa a las 6am cuando ni el sol asoma la nariz!, clases de natación por las tardes…. Trabajar e intentar no quedarme dormida parada!! Pero que puedo decir... adoro mi nuevo estilo de vida.

Playa Manta Rota a las 6am

Entonces, pase de correr un poquito, bici y nadar 400m a… entrar al mar de noche con los pies tan fríos por la arena que no llegas ni a sentir los deditos de los pies, ir a correr por las sierras con lluvia y atravesar caminos desbordados con el agua por la cintura, hacer carreras en subida con una pantorrilla acalambrada desde el minuto 1 hasta la meta final, aprender 20 técnicas de natación diferentes al mismo tiempo, intentar coordinar cuerpo, cabeza, respiración, brazada, patada y no ahogarme en el proceso… Si, ya sé que suena horrible, doloroso y aburrido, pero sabes qué? Todo en la vida tiene su lado positivo. Yo aprendí (y Dios mío, sigo aprendiendo!) a lidiar con el dolor del frio y de los calambres y no irme a casa hasta que la carrera o la sesión estuviera finiquitada. Nado más lento pero estoy aprendiendo a hacerlo de la manera correcta, el tiempo va a pasar de todas formas por lo que mejor hacerlo valer. La lluvia no puede detenerte, tu piel es a prueba de agua, tu ropa y tus zapatos se van a secar y tu teléfono puede ir en una bolsa ziploc. Te acuerdas cuando tenías 5 años y te encantaba salir a chapotear en los charcos de agua y nada te importaba? Por qué no hacerlo también ahora de grandes?

Al final de cuentas, todas estas sesiones me demostraron que todo está en mi cabeza, yo soy la que decide si puedo hacerlo o no. La semana pasada fui a correr una carrera luego de tener un día no tan bueno, no quería correr, pero tengo un entrenador que cree en mí y no quería defraudarlo. Si hay algo que tenemos en esta vida y nadie puede quitarnos, es nuestra palabra, hazla valer. Yo había prometido que iba a ir y así fue, y para mi gran sorpresa, corrí los 10km sin parar y batí mi propio tiempo en 9 minutos. Mi entrenador corrió conmigo, me empujo y me motivo, pero las piernas prendidas fuego eran las mías, el tobillo que dolía era el mío y los pulmones que gritaban por aire eran los míos. Acelere el ritmo y corrí esos últimos 500 metros hasta la línea de llegada como si mi orgullo dependiera de ello, porque así era.

Carrera de 10km en Quarteira

Ayer fui a andar en bicicleta, al principio todo iba súper bien, los kilómetros fácilmente se sumaban a mi GPS, hasta que empecé a sentirme mentalmente cansada, ya no podía controlar mis pulsaciones ni mucho menos mi humor! Yo no soy así pero ya estaba sintiendo la falta de energía. Necesitaba parar y tomar un descanso porque la peor parte se venía, camino en subida. Me ofrecieron irme a buscar y hasta que me llevara algún auto en el camino. No era una opción. Salí en bicicleta por lo que iba a volver en bicicleta, el dolor y el cansancio no iban a frenarme ahora. Tengo un largo camino que recorrer en dirección a mi Medio Ironman y esto es parte del proceso.

Después de 60km en bici y una caída final

Te quiero demostrar, de la mejor manera posible, como con tiempo y determinación se puede ir de 0 a 70.3 (70.3 es la distancia del medio Ironman). Acompáñame durante estos 9 meses de entrenamientos, risas, días complicados, días divertidos, días dolorosos y días grandiosos.

Las cosas no van a simplemente ocurrir por arte de magia, tienes que hacer tu magia primero.

Cree en ti mismo

Created By
Ceci Santos
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.