Loading

Gloria Espósito, la cochabambina de corazón que abraza los sueños de niños en riesgo

Con una sonrisa y energía desbordante, la hermana Gloria Espósito nos recibió en su casa. Es de Connecticut, EEUU, pero se considera cochabambina de corazón. Llegó al país hace 60 años y el mayor tiempo vivió en la Llajta, donde realizó decenas de obras en favor de los niños en riesgo.

El inicio de la charla fue sobre comida, dijo que le encantaba el chicharrón y el refresco de mocochinchi. Para ella el departamento es un lugar especial, al que siempre echa de menos cuando viaja a su lugar natal.

Espósito, ahora retirada de su orden religiosa, comenta que lo mejor de Cochabamba es su gente acogedora y amigable. "Es difícil olvidarlos especialmente a los jóvenes con los que trabajé. Sus deseos de superarse me tocan el alma", expresó.

En 1981 fundó la unidad educativa "San Ignacio de Loyola", en Quillacollo. El establecimiento pertenece a la red "Fe y Alegría" y comenzó con alrededor de 45 estudiantes. En la actualidad, cuenta con más de 900 alumnos y es uno de los más grandes y respetados de ese municipio.

"Estaba lleno de maizales, no había luz, ni caminos. Arrancamos debajo los árboles, luego se construyó aula por aula", recuerda con nostalgia.

"Dar una herramienta a los pobres para mejorarse", es el lema que sigue intacto hasta el día de hoy en el colegio emplazado en alrededor de 13 hectáreas en el sector de Tacata norte. El terreno es compartido con un hogar de huérfanos.

Durante los 37 años de vida de la institución, Gloria vio pasar cientos de estudiantes, muchos de los cuales son ahora profesionales y formaron su familia.

"Nos reunimos siempre. Me visitan todo el tiempo, entran y los pequeños (sus hijos) me dicen abuela", bromea la religiosa, a quien muchos de los jóvenes la llaman "má".

Para ella, que en muchas ocasiones acompañó a varios jóvenes hasta el altar, son más que hijos ya que los vio crecer y lograr sus metas. "Los tuve desde pequeños, los quiero, están en mis oraciones todos los días para que sus hijos no sufran como ellos".

Las ganas de superarse y los sueños que tienen los niños son la razón y el motor que la impulsan a seguir luchando. "Tengo un adolescente, tiene 13 años, estamos aún con las vocales. Todos los días me dice que está aprendiendo y que no será el niño que era antes, eso toca el alma", dice.

La historia de menores de edad que salen de sus casas porque sus padres están en las drogas, alcohol o por la falta de recursos, es común en el hogar. "Acuden allí, quieren aprender a leer y esas cosas no te enseñan en la calle, pero sí en la escuela".

Según Gloria, el contexto actual cambió y la situación política no es lo que era en años anteriores, pero se seguirá luchando porque los niños lo necesitan.

Según cifras del municipio, este año sólo en Cercado hay 649 niños y adolescentes en situación de calle. En 2017 se registró 412. Los principales factores para que se genere esta situación son la violencia intrafamiliar, el entorno familiar destruido y padres alcohólicos.

Redacción: Giuliana Jadín

Vídeo: Gerardo Bravo

Fotografías: Daniel Zubieta Olivera

Created By
LOS TIEMPOS DIGITAL
Appreciate

Credits:

Los Tiempos

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.