La tauromaquia: ¿un arte en peligro de extinción? Reportaje por Paula Carrasco

Recorriendo las calles de la magnifica ciudad de Córdoba sigo las indicaciones que me dieron: "toma la calle de la derecha, sigue todo recto hasta llegar a una plaza donde verás un arco por el cual deberás de pasar. Finalmente llegarás a la plaza de toros".

Me encuentro en la Plaza de los Califas de Córdoba, lugar que ha sido espectador de inolvidables faenas, que fue bautizado así en honor a los cinco grandes matadores de la provincia: Manolete, El Cordobés, Lagartijo, Machaquito y Guerrida. Siendo cuna de estas leyendas se considera a esta ciudad "el lugar indicado" para empaparse de cultura taurina.

Su historia se remonta a tiempos antiguos... las corridas de toros tenían tal importancia en la provincia de Córdoba que incluso los Reyes Católicos viajaban a verlas. Motivada, al igual que ellos, fue como decidí viajar hasta allí a recorrer sus calles en busca de más conocimiento y respuestas.

El inicio de este arte

Los orígenes de la tauromaquia están en la Edad Media o incluso antes, donde la figura del toro ha sido de gran importancia en diferentes religiones y mitologías antiguas. Los primeros rastros visibles que se pueden apreciar están plasmados en pintura en las cantigas de Santa María, de Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII.

Las corridas de toros son más que un simple espectáculo, es un arte, donde el toro y el matador se juegan la vida noblemente con belleza y bravura. La tauromaquia es sin duda parte de la cultura española y despierta pasiones tanto a favor como en contra. Se habla mucho de la controversia que genera el tema. Los anti-taurinos lanzan duras críticas, huelgas y campañas que provocan plantearse la siguiente pregunta:

¿Deberían de abolirse las corridas de toros, aunque eso suponga romper con siglos de tradición?

Cuando se habla de cultura y tradición se debe de hablar con personas conocedoras del tema y para este en concreto no pude haber encontrado a alguien que diera más en el clavo que Don Augusto Centeno. Este hombre descendiente de una familia de toreros, quien además trabaja en la industria ganadera, comparte su conocimiento y pasión por la tauromaquia. En mi viaje tuve la oportunidad de conocerlo y hacerle un par de preguntas:

¿Considera usted que esta tradición debería de seguir a pesar de los argumentos de los antitaurinos?

La corrida de toros, dice Centeno, no es una fiesta que se creó de un día para otro, son siglos de tradición exportada apaíses como Francia, Portugal e incluso Latinoamérica. "Todo el mundo tiene derecho a dar su opinión y yo no agredo ni me manifiesto con aquellos que opinan diferente del tema, pero mi opinión es que es algo que no se puede perder y no se va a perder".

"¿Qué es para mi la tauromaquia?... Es la plasticidad, es el baile, la bravura, la armonía, es la cultura del sonido. la luz, los factores importantes, la codicia del animal. ¡es arte en su máxima expresión!" -Augusto Centeno

Sumergida en la plática con él, me atreví a preguntarle si creía que en algún punto cercano de la historia la práctica de la tauromaquia podría llegar a desaparecer. Ante tan "inocente" pregunta, se sobresaltó y con emoción en los ojos me hizo parar en seco. "¿Por qué eres tan negativa? Tus preguntas son muy antitaurinas".

Según Don Augusto, estamos en el siglo de los "Antis". Ahora estamos acostumbrados a decir "soy antireligión, antitaurino, anti-esto, anti-aquello" pero que para ser "anti-algo" primero hay que ser conocedor.

explicación breve de una vida dedicada a los toros

Hay diferentes clases de toros, algunos pertenecen al ganado bravo y otros al de consumo humano. Los toros bravos son los que van destinados a las corridas, ya que por su carne tan dura no es posible su consumo. La vida que tienen estos animales es privilegiada pues reciben un trato excelente durante cuatro años.

¿Es forma de tortura hacerlos parte de la fiesta taurina? Son muchos los que se quejan pero pocos los que saben que la otra parte del ganado que va destinada al consumo humano corre una suerte "peor" ya que los métodos utilizados por las industrias ganaderas son aun más crueles. Son los becerros los que mueren a los 6 meses, pero en este caso no hay protestas por parte de los antitaurinos. El toro bravo es un símbolo de belleza y poder y es en aquel lugar, la plaza de toros, donde muestra su destreza y poder luchando noblemente con el matador.

¿La tauromaquia está en peligro de extinción?

A pesar de toda crítica y mala propaganda, el que sabe de este arte nunca le dejará. Es algo que como se ha hecho desde sus inicios, se transmite de generación en generación y sigue adquiriendo fuerza ya que se cuenta con el apoyo de escuelas taurinas en varias partes de España. La Universidad de Córdoba (UCO) es solo un ejemplo de muchos de los lugares donde niños y jóvenes se preparan para convertirse en esta clase artistas. El arte de la tauromaquia tiene siglos de historia y la seguirá teniendo.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.