Sombras de colores by sumomo

Cuando vuelve el frío, hay quien prefiere quedarse en casa debajo de una manta caliente y esperar a que se pase el invierno. Pero nosotras no sabemos estar así, a nosotras en invierno nos gusta viajar, y además Berlín no sabe de hibernar. Tradición y vanguardia se entremezclan casi sin querer, dando lugar a un espectáculo para la vista, que convierte el viaje en una aventura fascinante e inolvidable.

Seguro que el actual alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, no pensaba tras aquella entrevista de noviembre de 2003 para la revista Focus que acababa de definir de la mejor manera posible el Berlín del siglo XXI. Tras ser preguntado si el dinero te hacía sexy, respondió que en la capital alemana se demostraba que no era algo indispensable: “Berlín es todavía pobre, pero muy sexy”. Años después, para las elecciones de 2011, volvió a referirse al encanto de la ciudad para prometer que seguirían creciendo y enriqueciéndose pero manteniendo su espíritu sexy. En la actualidad muchos piensan que ambas cosas se están tornando incompatibles.

Sabía decir algo, pero el país aún estaba lejos.

Han pasado muchos años desde mis primeros contactos con la tierra de los volcanes. Han pasado 20 años y cuando pienso qué me atrajo de ella aún parece un misterio. Estos días, mientras preparo la mochila para viajar a Islandia repaso qué me atrae tanto de este lugar y creo que lo puedo resumir en estos 8 puntos.

Mucho más que pasear

Por éstas y por otras muchas razones, al regresar resulta casi imposible elegir unas fotos concretas, ya que todas ellas encierran una historia, un momento especial y lo que es más, todas llevan detrás una invitación, la inolvidable invitación de las personas que no tienen nada y que pueblan este increíble país.

Berlin, du bist so wunderbar

Este pegadizo estribillo de la canción de Kaiserbase, pseudónimo del artista de Kreuzberg Robert Phillipp, se ha convertido en uno de los himnos de la ciudad desde su creación en 2003. Este indiscutible éxito se ha acentuado gracias a una de las principales cervezas de la capital, la Berliner Pilsner, que utiliza este slogan en la mayoría de sus campañas publicitarias mostrando lo maravillosa que puede llegar a ser Berlín.

La mente de Phillip Kerr

Berlín. Yo adoraba esta vieja ciudad. Pero eso fue antes de que se mirara en su propio reflejo y le diera por llevar unos corsés tan ajustados que apenas podía respirar. Yo adoraba las filosofías fáciles y despreocupadas, el jazz barato, los cabarés vulgares y todos los demás excesos culturales que caracterizaron los años del Weimar y que hicieron de Berlín una de las ciudades más apasionantes del mundo.

Llámalo pálpito

Llámalo un pálpito. De ese modo, si me equivoco, no pareceré un aficionado. -Sigues confiando en lo que dicen tus vísceras, ¿Eh? -Y más ahora que vuelvo a tener algo dentro de ellas, Arthur. Viena es una ciudad rica comparada con Berlín.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.