Loading

Oncocercosis: El Último Foco

Enfermedades que hacen el mundo invisible

Imagínate que no puedes ver la luz del sol, el azul del cielo, o el camino a casa porque te quedaste sin visión. La oncocercosis es una enfermedad desatendida que ocasiona lesiones en la piel y en los ojos, sino se trata puede llegar a causar ceguera.

America Latina es un ejemplo mundial de la lucha contra esta enfermedad. Colombia, Ecuador, Guatemala y México ya la han eliminado. El territorio yanomami compartido por Brasil y Venezuela, es el último reducto para eliminar esta enfermedad también conocida como ceguera de los rios.

El último foco

Para eliminar al último foco de la oncocercosis o cegueradelosrios en las Américas, se administra tratamiento antiparasitario a cerca de 20.000 yanomamis de 2 a 4 veces al año. Desde hace 8 años, Brasil viene aplicando el antiparasitario con el fin de acelerar la eliminación de esta enfermedad. Además, trata a todos los enfermos, busca en la población quienes tienen signos de afección ocular o en la piel, implementa campañas de sensibilización y recolecta moscas en zonas centinela para verificar si contienen el parásito que transmite la enfermedad.

La distancia no es una barrera para llevar salud

Un grupo médico se desplaza a lo más recóndito de la selva amazónica en Brasil donde viven los yanonamis. Médicos, enfermeros y técnicos de laboratorio, entre otros, se trasladan por aire cada mes para atender a la población indígena y prevenirla de distintas enfermedades.

El costo financiero de uso de avión y gasolina es muy alto, el Ministerio de la Salud de Brasil dedica cada año R$ 26 millones o US$ 6 760 000 sólo en horas de vuelo, ya que es la única manera de acceso a este lugar tan remoto.

Los más afectados por la oncocercosis

Las poblaciones indígenas nómadas yanomami que transitan libremente en el área fronteriza entre Brasil y Venezuela son las afectadas por la oncocercosis, también llamada ceguera de los ríos. Su atención en salud, supone logísticamente un alto costo operativo.

El Distrito Sanitario Especial Indígena yanomami ocupa 97.000 km cuadrados de selva amazónica, dos veces más que Honduras, en el estado de Roraima, Brasil, donde viven 319 aldeas y una población de cerca de 16000 habitantes de las etnias Yanomami y Ye’Kuana. En Venezuela, los yanonamis , aproximadamente 16.300, viven en 8.200 Km cuadrados en el Alto Orinoco,en la reserva de la biosfera Casiquiare.

En conjunto, estas dos áreas forman el territorio indígena boscoso más grande del mundo, pero también es una sola tierra para estos indígenas quienes son los más afectados por la oncocercosis

Salud en su idioma

Los agentes de salud indígena que forman parte del equipo de salud que visitan las comunidades yanomamis entre Brasil y Venezuela, se encargan de hablar con las personas de la comunidad y explicarle sobre los medicamentos que pueden tomar para prevenir la oncocercosis. Parte del trabajo consiste en concientizar y dar a conocer a la población los signos de esta enfermedad y cómo prevenirla.

La maldición del Xawara

Los yanomamis llaman a las enfermedades infecciosas Xawara. Estas enfermedades no pueden ser curadas por el xapirí o chaman ya que fueron traídas por agentes externos a su habitat, es allí donde la salud integral brasileña a través de la Secretaría Especial de Salud Indígena (SESAI) indígena entra en acción haciendo un vínculo entre salud ancestral y el sistema de salud estatal.

Los yanomamis deben subsistir en un mundo rodeado por mineros ilegales, fuegos que devastan sus casas y enfermedades nuevas traídas desde afuera. Para poder tratar la oncocercosis es muy importante conocer el cosmos cultural y étnico de los yanonamis. Para ello, en el equipo de salud se desplaza también una antropóloga que se mantiene contacto con el equipo de salud médico estatal y el xapirí o chaman.

Credits:

OPS/OMS

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a copyright violation, please follow the DMCA section in the Terms of Use.